Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

La falacia de la igualdad Por Luis F Córdoba R.

“El hombre siempre ha recurrido a la mentira, bien para lograr sus propósitos, o para tapar alguna de sus fechorías”

El comunista Karl Marx, quien promovió los pensamientos socialistas, logró enamorar a muchos intelectuales, empezando por Friedrich Engels. También cautivó a líderes después de su muerte, como al tirano y asesino Vladimir Lenin.

Estos personajes consiguieron engañar a la humanidad con sus teorías fantasiosas y discriminatorias, aparte de promover un desastre de rocambolescas dimensiones, que lo estamos viviendo en la actualidad.

Con sus movimientos revolucionarios que buscaban destruir al capitalismo, para así dignificar al proletariado, a la “clase obrera”.

Los socialistas siguen su tarea actualmente en organizaciones como la Internacional Socialista, el Foro de Sao Paulo y cuanto partido liberal progresista que se ve en la actualidad.

Los comunistas y su cacareada búsqueda de la distribución equitativa de la ganancia, han traído como consecuencia la destrucción del aparato productivo en muchos países, abriendo más la brecha entre el empleador y el empleado.

Los países que han caído bajo esta nefasta ideología, se hunden cada día en la miseria, la delincuencia, el tráfico de armas y el narcotráfico.

La falacia de la igualdad… Este canto de sirena es el que emplean líderes sociales para embaucar a sus seguidores. Promesas de igualdad, paz, amor, equidad y máxima felicidad en esos maquiavélicos discursos plagados de demagogia y populismo, hacen que los tontos útiles y los idiotas idealistas caigan en sus redes corruptas y manipuladoras.

La falacia de la igualdad. Esta mentira con verdades idealistas, sólo busca que los pobres de mente, a través del voto, pongan en el poder a esos oportunistas que aman al mercantilismo más que a sus propias madres. La igualdad es utilizada como un anzuelo con una suculenta carnada que cae en las bocas de los hambrientos de envidia y odio social.

Cuando se destruye el capitalismo en una sociedad, esta cae inevitablemente en la pobreza clasificada. Recordar que este estrato también se subdivide en subclases sociales. Están los pobres, los miserables, los mendigos, los muertos de hambre y los paupérrimos. ¿Cuál igualdad social?

Los pueblos no dejan de caer en la falacia de la igualdad, una igualdad que no se consigue en ningún estrato social. En la vida social y económica siempre existirá el más y el menos, el gordo y el flaco, el blanco y el negro, el inculto y el intelectual. ¿Cuál igualdad social?

La humanidad tiene que luchar por un capitalismo que le abra las puertas a las oportunidades, donde el pobre llegue a tener una buena calidad de vida y propiedades; empezando por su libertad.

No dejo de citar a Ayn Rand, filósofa y escritora estadounidense de origen ruso, quien luchó a favor de la libertad y el capitalismo. Ella quien no creyó nunca en la igualdad. Nos dejó dicho: “¿Te sientes miserablemente indefenso y quieres rebelarte? Rebélate contra las ideas de tus maestros”.

Para salvar un país del socialismo y su miseria, hay que empezar por dejar de lado la envidia, el resentimiento , el miedo a los libros y el terror a la independencia. El hombre que es libre y defiende sus ideas, logra entrar al mundo del capitalismo.

“La igualdad no se consigue ni en el cementerio”

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: