Opinión

La vacunación masiva de la oposición y las condolencias de Guaidó por los muertos de covid-19 Por Gian Carlo Di Martino

1.- Postrecitos de Huevos Chimbos:

* ¿Qué dirá el infectólogo, doctor Julio Castro, así como todos los médicos opositores que batallan contra el covid-19, y que una vez se ilusionaron con unos 100 dólares mensuales que les ofreció y no les dio Guaidó, viendo que ahora en un nuevo intento de robo con Leopoldo López, de 53 millones 273 mil 133 dólares a la República, el exdiputado golpista Sergio Vergara, quien está a cargo de la maniobra hamponil, deja claro en una grabación que publicó el diputado Jorge Rodríguez, presidente de la AN, que toda esa montaña de dólares no es ni para comprar vacunas ni para beneficio de los galenos, sino únicamente para repartírsela entre ellos, los terroristas ladrones? Bueno, conociendo a la oposición, son capaces de decir que eso es mentira.

* Por fortuna contamos con Nicolás Maduro, un líder a la altura de la revolución bolivariana. Chávez era un visionario profundo, certero. Por eso nos pidió ante su inminente desaparición física, que le diéramos el voto para que lo sustituyera en la presidencia. Y, actualmente, en otra muestra de cómo se gobierna en crisis, Maduro, para dolor de la oposición que quiere ver una mortandad en Venezuela por causa del coronavirus, y de las sanciones y del bloqueo financiero gringo, anunció que tiene el dinero para comprar más de 11 millones de vacunas, y no la AstraZeneca, la que mata a la gente, ¡no!, las más seguras para el pueblo. Antes lo había expresado nuestra vicepresidenta, Delcy Rodríguez. Así que les guste o no a los enemigos, a Maduro y a su comisión multidisciplinaria anticovid-19, hay que aplaudirlos de pie. Y bien duro.

* Imposible ocultar el éxito y la coherencia con la que el presidente Nicolás Maduro* lleva la crisis del covid-19. Por ejemplo, está en sintonía con la Organización Mundial de la Salud y mantiene al mismo ministro para la Salud, doctor Carlos Humberto Alvarado. Ahora, en Brasil, donde aumenta diariamente el contagio, el presidente Jair Bolsonaro, con el cardiólogo Marcelo Queiroga, lleva cinco especialistas en esa cartera desde el inicio de la pandemia. En Ecuador, donde igual brillan por su irresponsabilidad en la lucha contra ese mal, con Camilo Aurelio Salina, van seis; en Perú, otro desastre en materia de prevención, con Óscar Ugarte, suman cinco. Pura improvisación, ineptitud y desaciertos. Deberían pedirle lecciones al presidente Maduro.

* Lo más duro para el Gobierno bolivariano en el combate a la pandemia es enfrentar la campaña de la oposiciónterrorista en contra de las medidas de prevención, y la insensatez con que los presidentes de los países vecinos manejan la crisis del covid-19. En Colombia, al subpresidente Iván Duque no le importa cómo crecen las cifras de muertos, pendiente de su negocio del narcotráfico; en Brasil, Jair Bolsonaro, sigue creyendo que el coronavirus es una simple gripecita y que es preferible que la gente muera de covid-19 y no en confinamiento. No doy cifras, porque la cantidad de contagios y muertos en estos países sube tan rápido, que corro el riesgo de que ya para cuando publiquen mi columna se pueden haber duplicado los casos.

* Se quitó la careta la vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, quien, como pieza clave en la estructura hamponil del narcoestado colombiano, dio la cara por la mafia que integra el narcogobierno santandereano enquistado en el Palacio de Nariño, intentando a través de Twitter, trasladar a Venezuela el ilegal negocio de la droga, cuando ellos tienen inundado al mundo de cocaína, como el país mayor productor del alcaloide en el planeta. Ramírez es una narcotraficante confesa. Hizo su carrera delictiva al amparo de los narcoparacos Alvaro Uribe e Iván Duque, presidente y subpresidente de Colombia. Es casada con Álvaro Rincón, compinche del narcotraficante “Memo Fantasma”; su yerno, Daniel Arturo Álvarez Castaño, fue vinculado con diversos falsos positivos. Pagó fianza en EEUU por su hermano Bernardo Ramírez, condenado por narcotráfico, en fin… La próxima semana ahondaremos más en su amplio prontuario criminal.

* No puedo pasar por alto la eficiencia del Saime pese a la cuarentena y el acatamiento de las medidas de prevención contra el covid-19. Hay que reconocer la labor de Gustavo Vizcaíno, director general del organismo, así como la de Eulalia Tabares, directora de la oficina de relaciones consulares y su equipo de trabajo. Enviaron 1500 prórrogas y pasaportes al Consulado General de Venezuela en Milán en solo cuatro meses. Vizcaíno coordinó un plan para la entrega de la prórroga del pasaporte directamente a la residencia del solicitante que vive en el exterior, está pendiente de la cedulación y de algún mecanismo que implique mejoras al usuario, indudablemente, hace una labor a la altura de las exigencias del ministro y viceministro para Relaciones Exteriores, Jorge Arreaza e Iván Gil, respectivamente. ¡Felicitaciones!

2.- Las condolencias de Guaidó por los muertos de covid-19… Qué podemos esperar de un ladrón terrorista, que se une a gobiernos de otros países para conspirar contra su propia patria, para hacerle daño a su propio pueblo, sin embargo, debemos seguir resaltando su cinismo e hipocresía, porque eso lo ha venido destruyendo políticamente a cuenta gotas, poco a poco, pero sin pausa y con mucha firmeza. Guaidó actualmente es apenas lo que sobre su persona dice la canalla mediática. Los periodistas de los medios de comunicación social al servicio de la desestabilización en Venezuela, lo dejan de mencionar un día y se olvida. Nadie lo recuerda. Y si alguno lo recuerda, lo recuerda por canalla. Y le sobran razones. Cuando los voceros del Gobierno revolucionario dan el balance y suministran las cifras de los muertos que lamentablemente deja la terrible pandemia, esa miseria de hombre es capaz de darle las condolencias públicamente a los familiares de los fallecidos, cuando él es responsable de esas muertes, al robarse los recursos de Venezuela en el exterior. Es más, Guaidó se opuso con una mafia judicial británica, a que el Gobierno bolivariano accediera al oro que tiene depositado en el Banco de Inglaterra, para adquirir las vacunas de inmunizar a la población contra el covid-19. Sencillamente le da la gana de querer robarse el preciado metal, así como ha hecho con los recursos de Citgo en Washington y Monómeros en Colombia. ¿Cómo un ser humano- si es que se puede llamar ser humano- no le importa que muera la gente, así como está muriendo por la pandemia, porque él se quiere quedar con los recursos de la patria en el exterior en complicidad con los gringos y los británicos? Eso es una monstruosidad que se paga caro y la está pagando; cada día es mayor el repudio que suma junto al grupo de terrorista que lo acompaña en ese vil saqueo a Venezuela.

3.- La vacunación masiva de la oposición… No había caído en cuenta de la malévola maniobra que fraguaba la oposición venezolana con respecto a la vacunación general contra el covid-19, hasta que leí una nota que decía que EEUU almacena decenas de millones de vacunas AstraZeneca (la que está matando la gente en el mundo); luego vi otra del exconvicto Manuel Rosales, cabecilla de la organización hamponil Un Nuevo Tiempo, presionando para que se emprendiera cuanto antes una inoculación masiva en el país contra el coronavirus, por supuesto, la noticia por ningún lado hacía mención de que la inmunización a gran escala no había sido posible, por cuanto ellos se han robado con el delincuente Guaidó, el dinero de esa inoculación; bien sabemos que esos bandidos se han metido al bolsillo el dinero de Monómeros en Colombia, de Citgo en Washington, y mantienen bloqueado el oro que Venezuela posee en el Banco de Inglaterra, recursos con los que la revolución preveía comprar el antígeno de todo nuestro pueblo. Y analizando en frío la situación, está bien claro que más allá de la campaña mediática opositora pidiendo vacunación para todos, les rondaba en la mente una piscina de dólares en la que esos bandidos se querían lanzar de cabeza, ansiosos por “ahogarse” en el billete verde. Lean con minuciosidad estos tres aspectos que les planteo y verán. 1) Desde la IV República, los empresarios y comerciantes parasitarios, viajan al exterior a buscar algún equipo, maquinarias, un tornillo aunque sea, y al llegar compran el de segunda, el que está usado o en desuso, descontinuado, la chatarra, y al regresar, lo sobrefacturan y lo venden como nuevo y de última generación y, por vía de esa pillería, se roban cualquier cantidad de dólares. 2) Y esto lo hacen con cualquier rubro, no sólo con maquinarias, por eso cuando leo que EEUU posee millones de dosis de AstraZeneca almacenadas sin hallar qué hacer con ellas, y además veo a ladrones como Guaidó y Manuel Rosales pujando para que se inicie cuanto antes la inoculación masiva, me doy cuenta que pensaban en un gran negocio que les tumbó el presidente Maduro, al oponerse a vacunar a la gente con ese biológico que mata a la gente. Pero, ¿Cuánto no agradecerían los factores económicos norteamericanos, que la oposición terrorista venezolana los ayudara a vender ese “hueso”, almacenado seguramente con fecha de vencimiento y que nadie quiere? ¿Cuántos dólares no les dejaría a los promotores del vil negocio una posible compra- venta de AstraZeneca? 3) De hecho, viendo que ese negocio se les cayó, que por la compra de esas vacunas no les sería posible robar, a través de Sergio Vergara, un exdiputado que firmó aquel documento de la Operación Gedeón con Jordan Goudreau, Guaidó y JJ Rendón, que contemplaba el asesinato del presidente Maduro, pretendieron entonces apropiarse de 53 millones 273 mil 133 dólares que la Oficina de Control de Activos Extranjeros de Estados Unidos (Ofac), les tiene bloqueados a Venezuela. Con el cuento de los gastos del “gobierno interino”, los recursos se repartirían entre el grupo de extremistas que forman parte de Guaidó y Leopoldo López, quienes en la distribución se quedarían con la mayor parte. Para Julio Borges destinaban 5 millones de dólares. A Carlos Vecchio planeaban aumentarle la cuota de dólares, porque le sale muy costosa la residencia que ocupa en Washington y además usa como embajada…Por cierto, el exdiputado Alfonso Marquina -a quien dejaron por fuera del reparto- está pidiendo 180 mil dólares, para el canal Capitolio TV, y si no se los dan, amenaza con denunciar que a Alberto Federico Ravell y a Freddy Guevara le están entregando 5 millones de dólares para comunicaciones, la instalación de falsos positivos, pero principalmente para robárselos… Nadie dude de que el plan Guaidó, es actualmente un plan exclusivamente de robo y saqueo a la nación. ¡Ya basta de que la oposición ingenua, la que los sigue, principalmente la de a pie, siga creyendo en las mentiras de esos bandidos!

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por los comentarios y opiniones emitidos por el autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: