OpiniónReligión

Linaje Escogido: Ovejas de su Prado, Por: José Cándido Viloria


LA SOBERBIA
«Antes del quebrantamiento es la soberbia, y antes de la caída la altivez de espíritu. Proverbios 16:18-19. Mejor es humillar el espíritu con los humildes, que repartir despojos con los soberbios.» Satanás fue echado del cielo por su orgullo (Isaías 14:12-15).


Al desarrollar este tema, que pareciera que no tiene mucha trascendencia, para la humanidad, por cuanto se deja entrever, que los soberbios tienen espacios conquistados, donde solo ellos decantan la vida y su entorno; sin embargo para el mundo cristiano no es tan así, y allí es donde vemos la realidad de quien creó al mundo nuestro Dios, el Cristo redentor, el salvador del pecado de la humanidad; quien mediante su espíritu, puso en salomón en proverbios 8: 13, lo siguiente: El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco. Colocando a la Soberbia dentro de las 4 cosas que el Dios Viviente aborrece con mas fervor, lo que implica que un comportamiento soberbio es abominable a Nuestro Dios; por lo que es necesario hacerse el mea culpa cada quien, en su yo, eres soberbio, cabalgas con la soberbia, practicas la soberbia?; y yo ante el mundo confieso que fui soberbio, eme aquí mi, mea culpa, reconozco que lo FUI, tiempo pasado; luego que el Dios Viviente, me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; y Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos, Salí de ese abismo repulsivo que implica la soberbia; vale la pena que al leer este trazo, te adentres en ti, y te revises si hay en ti alguna Raíz de amargura, que impulse la soberbia, que desborda en un comportamiento reprochable; de ser así confiésalo y pide ayuda al Dios TODOPODEROSO, el sana las heridas y levanta al caído en soberbia, es tiempo de tu mea culpa.
Es la Soberbia un patología, o más bien un rasgo de la personalidad típica de alguien narcisista, egocéntrico y orgulloso; que conllevan a la molestia dañina para las personas que le rodean y que afectar al bienestar emocional de su círculo social, pueda que les parezca contradictorio, a la simple vista, pero la Soberbia en sí, esconde un profundo significado psicológico, relacionado con el miedo, la inseguridad, baja auto estima o conectados con ligaduras o ataduras de nuestros antepasados; sin sonar Arrogante (debo consultar a mi Sobrina Aabeley Caolind, quien se termina de Graduar en Psicología-Clínica, en la Universidad Arturo Michelena de mi Estado Carabobo, A quien felicito desde esta ventana)Sin haber tocado a la profesional, sobre el significado psicológico de la soberbia, puedo abundar en el carácter vanidoso y altivo, ha sido señalado como uno de los pecados capitales, en la cultura occidental y nuestra religión cristiana, Siempre se ha estudiado, desde un punto de vista que definía a estas personas como meros seres egoístas que se creen superiores y más valiosos que los demás. No obstante, algunos estudios han intentado buscar que hay tras esa actitud tan arrogante; Según la psicología, el origen de una personalidad soberbia, puede residir en una gran inseguridad y baja autoestima. Aunque parezca contradictorio, cuando una persona teme ser herida y se siente inferior a los demás puede desarrollar una imagen, con la que mostrarse al mundo de manera segura. Las personas soberbias suelen expresar exageradamente sus cualidades y fortalezas, probablemente lo hacen por miedo, a mostrar sus puntos débiles y ser heridos. Por otra parte, el orgullo y la soberbia pueden ser síntomas de un trastorno de la personalidad narcisista. Este desajuste de la personalidad se caracteriza por una conducta egoísta, vanidosa, poco empática y una incapacidad de tener en cuenta a las personas que le rodean. 
Ahora veamos la definición del significado bíblico de la soberbia, que básicamente se refiere a la altivez, prepotencia y ego, que puede tener una persona, se da cuando está de por medio la superioridad, es alguien soberbio que no cree en la igualdad, que es incapaz de reconocer sus faltas, pues se cree un ser casi perfecto, siempre le gusta sobre salir y lograr lo que se propone, por encima de todo. La palabra de Dios reprueba y aborrece tal acción, lo ve de lejos, lo cataloga como altanería.las personas que están sumergidas en este pecado llegan a ignorar y desconocer a Dios, se vuelven autosuficientes y creyentes en sí mismas, van por la vida actuando desenfrenadamente, y como todo lo malo en la vida, trae deshonra y quebrantamiento. Lucifer fue el primer ser que dio a luz la soberbia, siendo expulsado y avergonzado por su manera vana y lujuriosa de actuar, como podemos ver al principio la soberbia da valentía, para aventarnos a dar el primer paso, pero después nos enlaza y nos llena de ambición a tal punto de convertirnos en personas repugnantes y dominantes ante nuestro prójimo, nos quita los derechos de convivir y de amar, pues nos hace creer que somos seres superiores e indispensables en el mundo.
La Soberbia de tu corazón te ha engañado, tú que moras en las hendiduras de las peñas, en tu altísima morada; que dices en tu corazón, quien me derribara a tierra. Abadias 1:3 Ahora yo, Nabucodonosor, alabo, ensalzo y glorifico al Rey del cielo, porque Sus obras son todas verdaderas y justos Sus caminos. Él puede humillar a los que caminan con soberbia.

La soberbia, en ocasiones es usada como sinónimo de orgullo, es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás; El orgullo es disimulable, e incluso apreciado, cuando surge de causas nobles o virtudes, mientras que a la soberbia se la concreta con el deseo de ser preferido por otros, basándose en la satisfacción de la propia vanidad, del yo ego; derivando otros términos o tipos de soberbia, como la gloria vana, vanagloria o cenodoxia, también denominada en las traducciones de la Biblia como vanidad, que consiste en el engreimiento de gloriarse de bienes materiales o espirituales impermanentes o injustificados que se poseen o creen poseer, deseando ser visto, considerado, admirado, estimado, honrado, alabado e incluso halagado por los demás hombres, cuando la consideración y la gloria que se buscan son individuales exclusivamente; La cenodoxia engendra además otras actitudes, como la filargiria o amor al dinero (codicia) y la filargía o amor al (poder), o sinónimos como la altivez, altanería, arrogancia, vanidad, etc; pero veamos nuestra propia condición evaluativa de uno mismo, reflejadas en la jerarquía de las necesidades humanas, describe la necesidad de aprecio, que se divide en dos aspectos, el aprecio que se tiene uno mismo (amor propio, confianza, pericia, suficiencia, etc.), y el respeto y estimación que se recibe de otras personas (reconocimiento, aceptación, etc, hasta la celebridad y la adulación, acto pecaminosa como ya lo vimos en la edición pasada.
El alcance de la soberbia nos lleva hasta el narcisismo, siendo este el amor desproporcionado que dirige el sujeto a sí mismo tomado como objeto su yo desproporcionado,​ Alude al mito de Narciso, amor a la imagen de sí mismo, que raya, en un enamoramiento de sí mismo o vanidad basado en la imagen propia  de su ego; el cual procede del antiguo mito griego sobre el joven Narciso, de especial hermosura, quien se enamoró insaciablemente de su propia imagen reflejada en el agua; además del narcisimo también nos lleva a la  humillación, quizás la parte más álgida de este comportamiento del hombre insensato; y  se define como cualquier tipo de acto que denigre pública o personalmente a un ser humano, al igual que su cultura, su dignidad, su sexo, su origen étnico, su religión, su pensamiento, su nivel económico, y sus etcéteras; que de alguna manera se convierten en formas de tortura que van acompañadas de humillaciones públicas que buscan perjudicar la dignidad de la persona, a tal punto que se puede considerar a la humillación, como una forma de tortura pasiva, que viola los derechos humanos. La humillación es considerada como una forma de acoso, especialmente aplicada en la persona considerada débil, donde el soberbio monta todo o descarga todas su carencias; aflorando sus patológica conducta, que refleja el desorden de la personalidad, como trastorno narcisista, una necesidad excesiva de admiración y afirmación, de tal modo que el narcisismo puede ser asociado en forma directa la soberbia; que términos negativos la soberbia es una actitud orgullosa que caracteriza a aquellas personas envanecidas de sí mismas. Genéricamente se la define como la sobrevaloración del respecto a los otros, para superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo o situación, o bien en alcanzar una elevada desvalorización del contexto. También se puede definir la soberbia como la creencia de que todo lo que se posee es superior, que se es capaz de superar todo lo que digan o hagan los demás, o de superar los prejuicios. La soberbia incita a la persona a valorarse demasiado, enorgulleciéndose y creyéndose capaz de hacer cualquier cosa por encima de los demás e incluso de sus propias capacidades, de las circunstancias o mejor dicho los contratiempos que se presenten. Esta idea deriva directamente en que el soberbio ponga en detrimento a las demás personas, debido a que piensa que sus capacidades o que su valor no se equiparan al suyo, por lo que se lo considera arrogante.
Ahora veamos como el orgullo, toma relevancia en este entramado, que puede también entenderse como la autoafirmación y reivindicación de lo que uno es y del grupo o colectivo al que se pertenece; Genéricamente se define como la sobrevaloración del Yo, respecto de otros por superar, alcanzar o superponerse a un obstáculo, situación o bien en alcanzar un estatus elevado e infravalorar al contexto. También se puede definir la soberbia como la creencia de que todo lo que uno hace o dice es superior, y que se es capaz de superar todo lo que digan o hagan los demás. También se puede tomar la soberbia como la confianza exclusiva en las cosas vanas y vacías y en la opinión de uno mismo exaltada a un nivel crítico y desmesurado (prepotencia), es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás, sobrevaloración del yo respecto de otros, es un sentimiento de superioridad que lleva a presumir de las cualidades o de las ideas propias y menospreciar las ajenas; Popularmente, se llama también soberbia a la rabia o al enfado, que muestra una persona de manera exagerada ante una contrariedad; siendo considerado por la Biblia y por la Teología como uno de los siete pecados capitales, en Levítico 26:19 da cuenta: «Y quebrantaré la soberbia de vuestro orgullo, y haré vuestro cielo como hierro, y vuestra tierra como bronce; como también en Números 15:30 «Mas la persona que hiciere algo con soberbia, así el natural como el extranjero, ultraja a Jehová; esa persona será cortada de en medio de su pueblo.»; al igual que en Deuteronomio 17:12, «Y el hombre que procediere con soberbia, no obedeciendo al sacerdote que está para ministrar allí delante de Jehová tu Dios, o al juez, el tal morirá; y quitarás el mal de en medio de Israel.»
Veamos pues que en cada situación donde la biblia menciona la arrogancia, el orgullo o la soberbia, es como un comportamiento o una actitud que Dios detesta. La biblia nos dice que aquellos que son arrogantes y tienen un corazón soberbio, son una abominación para Él: «Abominación es al Señor todo altivo de corazón; Ciertamente no quedará impune» (Proverbios 16:5). De las siete cosas que la biblia nos dice que Dios odia, los «ojos altivos» es lo primero que se menciona (Proverbios 6:16-19). Jesús mismo dijo, «Lo que sale del hombre es lo que lo contamina», y luego pasa a enumerar las trece características de quienes están fuera de la gracia de Dios, con la arrogancia siendo considerada juntamente con la inmoralidad sexual y el homicidio (Marcos 7:20-23); sin embargo hay dos formas griegas de la palabra arrogancia que se usan en el nuevo testamento, que esencialmente significan lo mismo. Huperogkos significa «hinchazón» o «extravagante» tal como se usa en «palabras infladas» (2 Pedro 2:18; Judas 1:16). La otra es phusiosis, que significa «inflar el alma» o «arrogancia, orgullo» (2 Corintios 12:20). Corresponde a los creyentes el reconocer que ser arrogante o tener una actitud presumida, es la antítesis de la piedad (2 Pedro 1:5-7). La arrogancia no es nada más que una clara demostración del sentido de prepotencia de una persona (2 Timoteo 3:2). Es similar a la mentalidad de «todo es sobre mí» que dice: «El mundo gira en torno a mí» (Proverbios 21:24). En lugar de la arrogancia, la biblia nos enseña lo contrario. 1 Corintios 13:4 dice, «El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece». Los cristianos están llamados a demostrar el amor; la arrogancia, Orgullo o Soberbia, es la antítesis de ese amor. Romanos 12:3 dice, «Digo, pues, por la gracia que me es dada, a cada cual que está entre vosotros, que no tenga más alto concepto de sí que el que debe tener, sino que piense de sí con cordura, conforme a la medida de fe que Dios repartió a cada uno»; NO OLVIDEN este DETALLE, No podemos ser arrogantes y al mismo tiempo tener una humildad piadosa; Ser presumido y tener esa actitud de «yo soy mejor que tú», huele a intimidación y destruye nuestras relaciones con los demás. Sin embargo, Jesús nos enseñó a poner a los demás por encima de nosotros: «sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos. Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos» (Marcos 10:43-45). Si nuestras actitudes son arrogantes, no vamos a servir a otros. Por ultimo el gran apóstol Pablo, hizo eco de estos mismos sentimientos en su carta a la iglesia en Filipos: «Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo» (Filipenses 2:3). Este es un gran contraste entre la naturaleza competitiva de nuestro mundo de hoy, y sin duda no deja espacio para que seamos arrogantes. Donde el mundo nos empuja a esforzarnos para llegar a la cima, independientemente del costo, y para estar orgullosos cuando lo hacemos, Jesús nos ordena ser diferentes: «Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido» (Lucas 14:11; cf. Santiago 4:6). Nuestro principal objetivo, en cualquier nivel de éxito mundano que tengamos, es glorificar a Dios (Colosenses 3:17, 23), pero ajo con esto, respecto a nuestras actitudes hacia Dios y nuestro prójimo, Dios nos da dos promesas, y no las tengan en poco; En primer lugar, que el arrogante será castigado (Proverbios 16:5; Isaías 13:11), y, en segundo lugar, «Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos» (Mateo 5:3). Porque, en verdad, «Dios resiste a los soberbios, Y da gracia a los humildes» (1 Pedro 5:5; cfr. Proverbios 3:3 lo que sella un comportamiento para el cristiano, insertado dentro de la sana doctrina, que procura servirle a Dios y no así mismo; pero además de lo ya mencionado el espíritu de Dios, deja plasmado a los largo de los 66 libros, su carácter frente a la Soberbia y sus practicantes, en una abundante bibliografía el rechazo a ese abominable comportamiento; veamos en Salmos 138:6, Porque el SEÑOR es excelso, y atiende al humilde, mas al altivo conoce de lejos. En Proverbios 8:13, El temor del SEÑOR es aborrecer el mal. El orgullo, la arrogancia, el mal camino y la boca perversa, yo aborrezco. En Jeremías 50:31, He aquí, estoy contra ti, arrogante, –declara el Señor, DIOS de los ejércitos– porque ha llegado tu día, la hora en que te castigaré. En Proverbios 6:17, ojos soberbios, lengua mentirosa, manos que derraman sangre inocente. en Amós 6:8, El Señor DIOS ha jurado por sí mismo, ha declarado el Señor, Dios de los ejércitos: Aborrezco la arrogancia de Jacob, y detesto sus palacios; por tanto entregaré la ciudad y cuanto hay en ella. En Santiago 4:6, Pero El da mayor gracia. Por eso dice: DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS PERO DA GRACIA A LOS HUMILDES. En 1 Pedro 5:5, Asimismo, {vosotros} los más jóvenes, estad sujetos a los mayores; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato mutuo, porque DIOS RESISTE A LOS SOBERBIOS, PERO DA GRACIA A LOS HUMILDES. En Isaías 2:12, Porque el día del SEÑOR de los ejércitos {vendrá} contra todo el que es soberbio y altivo, contra todo el que se ha ensalzado, y será abatido. En Isaías 23:9, El SEÑOR de los ejércitos lo ha planeado para abatir el orgullo de toda hermosura, para humillar a todos los nobles de la tierra. En 2 Samuel 22:28, Salvas al pueblo afligido, pero tus ojos están sobre los altivos {a quienes} tú humillas. En Salmos 31:23, ¿Amad al SEÑOR, todos sus santos! El SEÑOR preserva a los fieles, y retribuye plenamente a los que obran con soberbia. En Daniel 4:37, Ahora yo, Nabucodonosor, alabo, ensalzo y glorifico al Rey del cielo, porque sus obras son todas verdaderas y justos sus caminos; El puede humillar a los que caminan con soberbia. En Lucas 1:51, Ha hecho proezas con su brazo; ha esparcido a los soberbios en el pensamiento de sus corazones. En Ezequiel 7:24, «Por tanto, traeré a las más perversas de las naciones, que se apoderarán de sus casas; y haré cesar el orgullo de los poderosos y sus santuarios serán profanados. Salmos 18:27, Porque tú salvas al pueblo afligido, pero humillas los ojos altivos. En Salmos 119:21, Tú reprendes a los soberbios, los malditos, que se desvían de tus mandamientos. En Salmos 94:2, Levántate, Juez de la tierra; da {su} merecido a los soberbios. En Proverbios 15:25, El SEÑOR derribará la casa de los soberbios, pero afianzará los linderos de la viuda. En Isaías 10:12, Y sucederá que cuando el Señor haya terminado toda su obra en el monte Sion y en Jerusalén, {dirá:} Castigaré el fruto del corazón orgulloso del rey de Asiria y la ostentación de su altivez. En Jeremías 13:9, Así dice el SEÑOR: «De la misma manera haré que se pudra la soberbia de Judá y la gran soberbia de Jerusalén. En Zacarías 9:6, Un {pueblo} bastardo habitará en Asdod, y yo destruiré el orgullo de los filisteos. En Salmos 22:29, Todos los grandes de la tierra comerán y adorarán; se postrarán ante El todos los que descienden al polvo, aun aquel que no puede conservar viva su alma. En cada uno de esto versículos de la biblia a demás de Dios, establecer su carácter, plasma la resistencia, y la abominación hacia los Soberbios, Orgullosos, altivos y Narcisos; lo que es suficiente evidencia, del porqué Dios, ama y protege a los Humildes de corazón, está en nuestras manos ser amados o aborrecidos por Dios; para quienes somos temeroso a Dios, adentrados en la sumisión y obediencia, entendemos y comprendemos el alcance de la promesa del Dios TODOPODEROSO, estamos apercibidos por su palabra, razón por la Cual repudiamos a la Soberbia y nos sometemos en Humildad bajo sus alas en plenitud, gozo, en Espíritu y Verdad.

JOSÉ CÁNDIDO VILORIA
DULCE SERA MI MEDITACIÓN, ME REGOCIJARE EN JEHOVÁ.





Comment here

A %d blogueros les gusta esto: