#Noticia

Los autobuses eléctricos pueden transformar el transporte público de Venezuela dando paso a la posmodernidad



Los pasajeros a bordo de la nueva flota de buses eléctricos, que surcaran la geografía venezolana, harán historia de la posmodernidad del transporte público interurbano.

Un grupo de personas con más de 30 años de experiencia en el transporte colectivo interurbano Venezolano entre ellas José Ignacio, Antonio Méndez, Carlos Duque, Fernando Escalante, Freddy Ozall, Morgan Márquez, Orlando Sánchez, Julián Morales, Óscar Velandria, Pedro Pablo Duque, Ángel Avila, Lcdo. William Moreno Muñoz, Wilson Gamboa, Coronel (Av.) Alexis Cedeño, y el Dr. Luis Augusto Domingos preocupados por la crisis de combustible que atraviesa el país, se han organizado con la finalidad de llevar acabo el desarrollo de un proyecto de transporte colectivo interurbano de movilidad eléctrica principalmente para mejorar la calidad del aire y hacer frente al cambio climático.

Los esfuerzos para fortalecer la seguridad energética mediante la reducción de las importaciones de combustibles fósiles, mejorar la competitividad de las flotas de vehículos y mejorar el transporte público también son factores importantes que han considerado estos expertos.

Las estimaciones de Organización Mundial de la Salud sugieren que cada año 50,000 personas mueren prematuramente en la región debido a la contaminación del aire causada principalmente por el transporte, esto sin considerar la actual situación de pandemia covid19 que como es bien sabido ha mutado en América Latina generando fuertes complicaciones respiratorias.

El sector del transporte en América Latina y el Caribe es la fuente de más rápido crecimiento de emisiones relacionadas con la energía. Si la flota actual de autobuses en por lo menos 15 países se reemplazara inmediatamente con vehículos eléctricos, la región podría ahorrar casi US $ 64 mil millones en combustible para 2030 y evitar la emisión de 300 millones de toneladas de dióxido de carbono equivalente.

El Dr. Luis Augusto Domingos Dos Santos, empresario del transporte y Defensor de los Derechos Humanos explica que El Grupo BID está trabajando con los gobiernos nacionales y locales de la región para liberar el potencial de los autobuses limpios a través del soporte técnico, el financiamiento, la gestión de riesgos y el acceso a créditos. El objetivo del proyecto es ayudar a los países y ciudades a superar las barreras que impiden una mayor adopción de autobuses eléctricos.

Los autobuses eléctricos pueden tener costos más bajos en su ciclo de vida, los elevados costos iniciales siguen siendo un obstáculo. Bloomberg New Energy Finance pronostica que los autobuses eléctricos en casi todas las configuraciones de carga tendrán un costo total de propiedad más bajo que los autobuses convencionales.

Sin embargo, los altos niveles de inversión aún representan un gran obstáculo para los empresarios inversionistas, por lo cual este grupo de empresarios que han tomado la iniciativa en Venezuela de dar el paso de transformar el modelo tradicional del transporte colectivo interurbano por el sistema de autobuses eléctricos solicita respetuosamente al Grupo Banco Interamericano de Desarrollo tomar en consideración su proyecto que por demás es integral, porque abarcará los terminales privados y las paradas inteligentes en las carreteras donde los pasajeros podrán disfrutar de refrigerios incluidos en el pasaje, mientras el autobús esta en reabastecimiento de energía eléctrica para continuar el viaje.

Venezuela tiene algunas de las condiciones ideales para que los autobuses eléctricos ofrezcan sus mayores beneficios en términos de reducción de emisiones, dada la matriz de energía relativamente limpia de la región y el potencial para desarrollar más energía renovable. El país también tiene el mayor uso de autobuses por persona en la región, derivado a que no cuenta con ferrocarriles y la gran mayoría de las ciudades no tienen conexión aérea.

A pesar de tener las mayores reservas de petróleo del mundo, Venezuela está experimentado escasez de disolventes para refinar su propio crudo y así poder suministrar su combustible en el mercado interno. Para inicios de 2021, se estimaba que la demanda nacional de gasolina era de unos 110.000 b/d. El diésel para transporte y generación de energía, entre otros usos, rondaba los 100.000 b/d.

Asegura el Dr. Domingos Dos Santos que una de las principales prioridades de este proyecto es garantizar que el transporte público sea una alternativa cómoda, segura, eficiente y rentable. 

Todo nos indica que las ciudades latinoamericanas son aptas para incorporar el transporte público eléctrico y el Grupo BID está listo para apoyarlas y nosotros nos ponemos a la orden en Venezuela, para emprender este proyecto.

Enrique López Alfonzo

Periodista Venezolano Independiente

+584245428120

elopez03@outlook.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: