Regiones

Mafia derrota al General y su Plan “Catanare”: Vuelven las enormes filas para cargar gasolina en Zulia

Zulianos volvieron a vivir el tormento de aprovisionar combustible. Muchos ayer pasaron el día en largas filas y no pudieron lograr el objetivo. Regresaron también las denuncias de que deben pagar sobornos para cargar combustible, en un nuevo capítulo de las fallas de suministro de combustible.

El jefe de la Zodi-Zulia, por primera vez en mucho tiempo, había logrado minimizar el problema. La solución duro muy poco. Las mafias y todos los intereses que se mueven alrededor demostraron quien manda en Zulia y nuevamente se impone la tortura para “echar gasolina”, a menos que pagues muchos bolívares, dólares o pesos.

Derrotado el General Rios Urbano, aún los marabinos se preguntan ¿Qué pasó? ¿Por qué regresaron las colas? ¿Quién manda en Zulia?

Es que este negocio toca muchos intereses, entre otros, de sectores policiales y militares, beneficiarios y promotores del problema.

Los “catanares” volvieron a circular y con ello las largas colas, como observa en este vídeo tomado ayer por nuestro director en la autopista circunvalación número 1.

Increíble pero cierto

El país de la OPEP, que tiene las mayores reservas de crudo del mundo, con cuatro (4) refinerías, sufre oleadas de escasez de gasolina por el menor procesamiento en las refinerías debido al bajo bombeo de crudo, pero además las instalaciones sufren por la falta de repuestos y mantenimiento.

El consumo de combustible en Venezuela se calcula en 190.000 barriles por día (bpd), según datos de la estatal petrolera PDVSA citados por el líder sindical petrolero, Iván Freites, quien agregó que el consumo real sería de unos 100.000 bpd porque el resto se contrabandea a países vecinos o va a Cuba, estrecho aliado del presidente Nicolás Maduro.

Testimonios

“Le pagué 40 dólares a un guardia nacional en una bomba(estación de servicio) del municipio San Francisco para que me llenara el tanque de gasolina”, dijo Ana María Ojeda, una comerciante de 56 años. “No aguanté más, tenía seis días intentando” cargar combustible en una zona cercana a la ciudad petrolera de Maracaibo, en el noroeste del país, agregó. En este municipio, también denuncian la existencia de una estación gasolina manejada por los concejales “chavistas” y ellos deciden y manejan el tema del combustible, quien recibe y quien no.

Mary Guerra, gerente de una estación de servicio al norte de Maracaibo, dijo que los camiones de combustibles llegan interdiarios con unos 14.000 litros, lo que solo permite surtir unos 30 litros a unos 450 autos. “Pero las colas de esta semana ya superan esa cantidad de carros”, agregó. Luego de la medida de retiro de los “catanares” (carros viejos de mucho consumo) extrañamente muchas estaciones dejaron de recibir el despacho diario.

De los 23 estados del país, la situación de escasez es más grave en seis de ellos, como Zulia, cuya capital es Maracaibo, y Táchira, también fronterizo con Colombia, así como en Bolívar, limítrofe con Brasil, dijo una fuente del sector.

Aunque presentan fallas, son menos graves en el centro oeste del país y las autoridades mantienen el suministro en Caracas y zonas cercanas, agregó la fuente.

En San Cristóbal, en el estado Táchira, Luis González, un panadero de 41 años, dijo que llevaba tres días en una gasolinera y que en las noches teme mientras aguarda su turno.

Además que llegue un camión “con combustible ya no es garantía porque a veces solo trae 14.000 litros y solo marcan (llenan) 150 vehículos”, agregó González parado al frente de su vehículo modelo Ford Fiesta, el 180 en la fila de espera.

“Me siento insatisfecho como venezolano, no es justo, porque aquí nos exponemos a que nos roben una batería, un caucho y hasta la vida”, señaló.

En Bolívar, el gobierno local implantó un plan de surtir gasolina en tres municipios donde los chóferes pueden llenar sus tanques solo dos días a la semana con un máximo de 40 litros.

“Cuando estaba a punto de llegar se acabó el combustible. Ahora debo esperar 48 horas más para poder echar gasolina, eso significa que los niños no van a la escuela y que no podemos movernos en caso de una emergencia”, dijo Aquiles Adames, un administrador de 38 años, que esperaba en una estación en Puerto Ordaz, en Bolívar.

Ni el Ministerio de Comunicación ni PDVSA respondieron de inmediato una solicitud de comentarios.

En Zulia, el plan de “PICO Y PLACA”, resultó en un rotundo fracaso.

El tema que sigue en el ambiente para muchos ¿Por que no internacionalizar un precio que la mayoría paga?

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: