Opinión

No existen razones, para que pasemos hambre Opinión por @GervisDMedina

¡En pleno y aciago 2020!

¡Lo espeso de la maldad, es alimento frecuente de los débiles! En estos días de angustia, necesidad espiritual y material; enfermedad y crisis mundial. He reflexionado lo siguiente: ¡El único alimento que no se acaba en el mundo, es el amor de Dios! ¡Por lo que, no existen razones para que pasemos hambre! 

Las adversidades que “Dios” permite que sucedan en nuestras vidas no están diseñadas para destruirnos, sino para que podamos elevarnos sobre ellas. Es importante tener un conocimiento esencial del ¿por qué? enfrentamos dificultades, y lo indispensable que son para el desarrollo y éxito en nuestras vidas. ¡Entonces es cuando acontece algún evento o situación que nos aflige, y nos tornamos a “Dios” en busca de ayuda.

“Jesús” dijo: “Yo soy el pan de vida. El que a mí viene, nunca tendrá hambre, y el que en mí cree, nunca más volverá a tener sed”

“David” escribió; “No he visto a nadie justo dejado enteramente, ni a su prole buscando pan”. Esta fue una declaración de carácter general, basada en su propia experiencia; sabía perfectamente que “Jehová” siempre lo había cuidado. Ahora bien, esas palabras no significan que ningún siervo de “Jehová” jamás haya pasado ni vaya a pasar necesidad.

Hubo veces que “David” atravesó momentos difíciles. Una de ellas fue cuando estaba huyendo de Saúl. Como las provisiones se le estaban terminando, pidió pan para él y sus hombres. Así que, en aquella situación desesperada, él se vio buscando pan, pero en ningún momento leemos, que haya tenido que mendigar para comer. David comprobó que Jehová, no lo había abandonado.

En Mateo 6:33, se encuentra la garantía de “Jesús”; él satisfará las necesidades de quienes ponen el “Reino” en primer lugar en su vida. “Jesús” dijo: “Sigan, pues buscando primero “el Reino y la justicia de Dios”, y todas estas otras cosas (comida, bebida y ropa) les serán añadidas”. Pero en otra oportunidad también dijo que, debido a la persecución, sus “hermanos” podrían sufrir hambre. Tal como le ocurrió al apóstol Pablo; él a veces pasó hambre y sed.

¡Jehová nos dice que, seremos perseguidos de varias maneras! De hecho, puede permitir que suframos privaciones mientras contribuimos a desmentir las acusaciones del Diablo. La falta de alimento, es uno de los métodos diabólicos con los que se intenta quebrar la lealtad. “A ustedes se dio el privilegio a favor de “Cristo”, no solo de poner su fe en él, sino también de sufrir a favor de él”. Filipense 1:29.

¡Cuando un huracán azota un lugar, trae consigo mucha lluvia y fuertes vientos, que causan que los árboles que tengan ramas secas e infructuosas, se desprendan y éstas  ya no formen jamás parte de ellos!  

¡Así sucede en nuestras vidas, cuando vienen las aflicciones o adversidades!  Ellas son en realidad muy difíciles para nosotros, pero todo aquello que está seco, muerto e infructuoso en nosotros, es removido y ya no ocupará  un peso o carga, entonces así podremos  fructificar y pasar a otro nivel en la vida.

¡La adversidad es la manera en la cual “Dios” logra nuestra atención! muchas veces el mundo ejerce en nosotros tanta influencia que nos llenamos de tantas presiones, pasiones, estrés, que no escuchamos “la voz de Dios”, alertándonos
de cosas que no son de beneficias para nuestras vidas. 

“Para que podamos estar cerca de ti, para que las necesidades se vayan y vuelva la esperanza, aquí está tu sierva de rodillas aquí estoy Padre amado, gracias Padre amado, gracias Padre eterno” Oraba todos los días nuestra “Santa Laura Montoya” desde las tierras colombianas. 

¡Si no hacemos esfuerzos y sacrificios, nuestro mundo estará lleno de pobres hombres hambrientos y pobres mujeres hambrientas, que aceptan la corrupción como sistema político! Donde el rey es el caos. Por lo que, termino diciendo que cada pueblo tiene el gobierno que se merece y si tenemos un idiota en el Poder como gobernante, es porque quienes lo eligieron están bien representados. 

He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. ¡Dios bendiga a  todos, en especial a los hambrientos!

Gervis Medina

Abogado-Criminólogo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: