Opinión

Obcecación del engendro y los cubanos Por Marlon Jiménez

Según la RAE, obcecación: es una confusión mental grande que sufre una persona y que le impide razonar o ver las cosas con claridad. La obcecación es el extremo de una tensión producida en el ser humano por una alteración. Puede ser por una discusión o arrebato de ideas en las que se puede originar una serie de consecuencias sin límites. La obcecación es el conjunto de acciones que se toman cuando en un momento de rabia se produce ceguera mental; sin pensar y sin razonar se puede agredir a una persona tanto física como verbalmente. Una persona obcecada no puede concebir una idea dentro de los principios morales que practique, por lo tanto, le perturba su psiquis afectando su humor y su forma de comportarse. Por lo general, una persona que sufre de obcecación no entra en razón ni está dispuesta a entender la idea que no comparte.

Hay diversas formas de desarrollarse en la mente humana, pero todas se originan por pasión. En la política, actúa de sobremanera por la forma como se detenta el poder, generalmente es muy nociva cuando el gobernante es autoritario. En el caso del engendro heredero y de su régimen se da como un hecho la siguiente parábola: “obcecación de un grupo de políticos resentidos que prefieren hundir al país que reconocer que tienen unas ideas equivocadas”. Desde la llegada del engendro al poder, y, por secuencia ideológica, el estreno como asesores de los cubanos, se les ha desarrollado una fatal obcecación de continuar en el poder a como dé lugar, sin importar la forma y la manera – el fin justifica los medios – de realizarlo; por supuesto, la influencia de los Castros en el régimen, ha materializado en la realidad, la pasantía que en los años 80 realizó el engendro en tierras cubanas; donde se le inculcó que mantener el poder no es por ideales ni principios, sino, por factores ideológicos y crematísticos; y así lo ha cumplido fielmente.

Al engendro, ya no le interesa “el chavismo”, de hecho, lo han desaparecido en la práctica, más no así en la retórica (todo muy bien planificado, se burlan del pueblo chavista), que es falsedad pura; lo atractivo es seguir los pasos de Fidel y Raúl (de allí sus visitas permanentes a la isla, cada vez que necesite asesoría) para convertirse en otro tirano más del continente. Su enemigo implacable para ese deseo es la CN, la AN que preside Guaidó, la comunidad internacional y toda la sociedad democrática de nuestro país; sus aliados son el TSJ, la AN fraudulenta, la FAN, el PSUV, el Fiscal ilegítimo y los colectivos armados, todos ellos muy bien “pagados” para sostener el régimen. La obcecación por el poder y por la riqueza ha generado una clase de “utilitarios y mandaderos” sin capacidad intelectual y de mentalidad atrofiada, capaces de ejercer actividades irracionales (alianzas con grupos subversivos y terroristas) para lograr el objetivo planteado por el engendro y los cubanos.

El engendro está a un paso de acabar con la “fachada democrática” del régimen ante el mundo; la presión es tan grande a lo interno y externo, en el sentido, de no reconocerlo como, “pretende”, ser Presidente legítimo, que está a punto de terminar de darle una “patada” (ojalá) a la CN y declararse como dictador, que es la orden que los cubanos han dado. Para ello, la orden dada desde Cuba es “atacar con todo” a los opositores, a lo interno, y denunciar a los organismos internacionales y países democráticos del mundo, de irrespeto a la soberanía nacional y de injerencia a las decisiones de la patria; y por razones lógicas, prepararse para la guerra.

El paso siguiente, es la obcecación represiva, que aunque la han implementado bajo la asesoría de las fuerzas represivas cubanas, la orden es acentuarla; ahora, en momentos que, el pueblo soberanamente está en la calle por la defensa de la democracia y de las libertades ciudadanas; lo que indica que el régimen elegirá, obcecadamente, la vía de la violencia y de la muerte, El otro paso de esta obcecación, es acentuar, también, el proceso inflacionario del país, más racionamientos de agua y de electricidad, acrecentar la falta de gasolina, entre otras malévolas cosas, propias de los regímenes comunistas, para desmoralizar a los venezolanos; y disminuir el radio de acción de los medios de comunicación a través de la censura y la persecución de los comunicadores sociales para que el terror se apodere de su mente, y la migración siga creciendo geométricamente.

Ante esta obcecación y la crisis humanitaria terrible que vivimos; a la sociedad civil y a todos los movimientos políticos y sociales el camino que nos queda, es la calle con llamamientos con valentía y coraje, cada vez más determinantes a “la caída del engendro del poder y la expulsión del país del coloniaje cubano, que coadyuvó con el desmadre estructural”. No hay negociación posible, que permita que el engendro continúe en el poder, quienes lo intenten lo denunciaremos ante el mundo, como traidor a la democracia y a la justicia social. Si quieren guerra, la UNIDAD es la vitalidad de la sociedad para enfrentarlos con éxito. Defender la democracia, que es defender el porvenir de nuestros hijos y nietos, no puede tener óbice, entonces, alerta siempre.

@marjimgar|Profesor universitario|marjimgar@hotmail.com

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por las opiniones emitidas por el autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: