Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#Noticia

Opinión: Dios, más allá de los utensilios Por Richard Serrano

Israel, destruido el templo, tuvo la sensación y la noción según las cuales ya Dios no estaba con ellos. Sutilmente, podemos amarrar su existencia y presencia a «utensilios» de este mundo (de factura humana). Toda creación (humana o no) debería, convengamos, reconocer y contar la gloria de Dios. Tristemente, no siempre se da así.

Por ejemplo, cualquier teología, de la época y tradición que fuere, es un producto humano; un intento por responder a la revelación de Dios, su misterio y lo que ha decidido dar a conocer. Como «utensilio», ninguna teología puede pretender agotar el evangelio o monopolizar a Dios.

Otro ejemplo, la redacción de una constitución es un producto humano, finito, perfectible. Toda constitución, opino, debería respetar los principios que defiendan la vida y la creación toda, y de esa manera honrar a su creador. Cuando se insiste en lo contrario, dañar la vida y deshonrar a su dador, eso en modo alguno significa que Dios dejará de existir y que su presencia nos dejará.

A veces, la historia y sus productos culturales irán en un sentido favorable (a la defensa de la vida y la honra de su Creador), otras veces ocurrirá lo contrario. Ya una y otra realidad se arriba por múltiples y complejas razones y dinámicas, deseables o indeseables. ¡Realidad de un mundo caído! ¿Qué sentir, qué pensar, cómo vivir?

En este tiempo, tildado de post cristiano, ¿qué sentir, qué pensar, cómo vivir? Los intentos de respuestas a estas y similares interrogantes puede que representen la médula de lo sustancial para nuestra fe y misión. ¿Cómo seguir siendo gente de fe? ¿Cómo amar a Dios y al prójimo hoy? ¿Cómo seguir creyendo y viviendo el evangelio? ¿Cómo seguir leyendo y comunicando la Palabra de Dios? ¿Cómo denunciar toda injusticia, venga de donde venga? ¿Cómo amar a todos y ser para ellos el reflejo de la gracia, la verdad, la justicia y la esperanza de Dios hoy?

«El cielo y la tierra están pasando» (con sus «utensilios»), ¡Dios y su Palabra permanecen para siempre! ¡No cambiemos la gloria del Creador por la de sus criaturas!

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: