Opinión

Opinión: En Barinas el voto es contra el fraude, Por Rafael Simón Jiménez





En Venezuela hubo recientemente, un proceso electoral para renovar las autoridades ejecutivas y legislativas de estados y municipios, que concluyó el pasado domingo 21 de noviembre con los resultados conocidos en todo el País. En nuestro estado Barinas lamentablemente el gobierno no quiso respetar la voluntad mayoritaria de los ciudadanos, que de manera tan clara, que no pudo ser ocultada por las autoridades electorales, dio la victoria a Freddy Superlano, candidato del denominado G4 o Plataforma Democrática.

El arrebatón fraudulento, puesto en escena desde la misma noche electoral, se consumó una semana más tarde, con la complicidad del más alto tribunal de la República, que en sala electoral, decidió inhabilitar a posteriori al gobernador electo, anulando de esta manera los votos de todos los barineses, y ordenando la convocatoria de un nuevo proceso comicial, que invadiendo de nuevo, expresas competencias del órgano rector electoral, fue fijado para el próximo 9 de enero.

Esta insólita maniobra que enloda un proceso del que el gobierno, por la falta de responsabilidad y patriotismo de los líderes opositores, había ganado tan amplia como inmerecidamente gracias a la división y las pequeñeces que impidieron la unidad indispensable para asegurar la derrota del régimen, busco en primer lugar auspiciar la reacción instintiva de una dirigencia opositora habituada a los llamados abstencionistas y a los caminos tortuosos de la violencia, que la han confinado a derrotas recurrentes y fracasos crónicos, pero que afortunadamente y ojala que ahora para siempre reaccionaron llamando al pueblo barines a redoblar su coraje democrático , y disponerse ahora con mayor fuerza y de manera amplia y contundente a infringirle una derrota al gobierno, y particularmente al imperio de incapacidad, nepotismo y rapiña que los Chávez habían edificado en Barinas por más de dos décadas.

La repetición electoral, de cara al 9 de enero próximo, no puede ser visto por el conjunto de las fuerzas democráticas, como una nueva campaña o un nuevo evento comicial. No. En Barinas como en toda Venezuela hubo elecciones el pasado 21 de noviembre con el resultado conocido, donde resultó electo Freddy Superlano como gobernador del Estado, esa victoria inobjetable fue desconocida y burlada mediante un fraude y un escamoteo a la voluntad de los ciudadanos, cometida por el régimen echando mano a una perversa comandita institucional, de manera que este nuevo proceso electoral, forzado por la adulteración de ese resultado, tiene que tener el signo de una inmensa movilización y protesta ciudadana, a través del voto, para reivindicar la victoria de Freddy Superlano, cuya cara visible visto el ensañamiento del gobierno en su contra, es la figura de Sergio Garrido,con méritos suficientes para encarnar ese liderazgo frente al fraude.

Sería un gravísimo error, de las distintas versiones y variantes de las fuerzas Democráticas, plantearse las elecciones del 9 de Enero en términos convencionales, como si se tratara de una campaña electoral típica, como lo fue la del pasado 21 de Noviembre. Ahora se trata de plantear con Freddy Superlano a la cabeza y Sergio Garrido como figura, un amplísimo frente de barineses contra fraude, sin barreras ni banderas partidistas, sin reeditar las pugnas internas de la diversa y variopinta oposición Venezolana, sin competencias inter partidistas, e incluso llamando a los chavistas de base a incorporarse a esta cruzada democrática y a protestar la imposición de un paracaidista descolorido, que pretende sustituir a sus liderazgos naturales.

Dese el momento en que el gobierno tomó la decisión de “robarse “las elecciones en Barinas, puso en evidencia, lo que cada día aparece más claro, que están dispuesto a jugarse a “Rosalinda “en esa perversa mezcla de “zanahoria y garrote “, es decir de dádivas , halagos, promesas, amenazas y terror que constituye su manera habitual de asumir el tema electoral, y frente al cual solo cabe convocar y movilizar una amplísima unidad de todos los barineses, incluso de quienes se abstuvieron el pasado 21 de Noviembre, para reivindicar nuestra dignidad y nuestro orgullo de pueblo indómito históricamente frente a toda manifestación de opresión y amenaza.

En buena medida los resultados del 9 de Enero, dependerán de la capacidad asertiva y certera de hacer las cosas, debemos descartar de pleno la confianza anticipada en la victoria, la subestimación de un adversario que ha demostrado no ahorrar trapacerías y marramuncias, de un gobierno dispuesto a gastarse “el oro y el moro “utilizando los dineros publica para pretender torcer la voluntad de los Barineses. Lugar privilegiado en las preocupaciones democráticas debe ser la defensa del voto en cada una de las mesas electorales y particularmente en las ubicadas en zonas remotas propicias para el pillaje Electoral.

En Barinas y recalco la idea, no estamos frente a una nueva campaña electoral para elegir gobernador del Estado. No. Eso ya se hizo y allí se eligió a Freddy Superlano como primer mandatario de nuestro Estado. Esta repetición electoral es el producto y resultado de un fraude, de una burla descarada e impune a la soberanía popular, de la adulteración de un resultado prístino y claro, de allí que todo el esfuerzo democrático de cara al 9 de enero debe centrarse en la derrota del fraude, invitando a todos los barineses sin distingos de ninguna especie, a participar de esta cruzada, y votar por Sergio Garrido, para demostrarle a los hampones electorales que BARINAS SE RESPETA.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: