Internacionales

Opinión: Guerra en Bocadillos Express, Por José Angel Borrego

El solo término infunde pavor. Pero más allá de eso nos divide. Aun lejos del campo de batalla nos atrincheramos con uno de los dos bandos y denostamos del otro. Sea quien fuere el (i)rresponsable de esta lamentable y cruenta realidad nuestra conciencia tiene que estar al lado de la paz. No es momento de buscarle cinco patas al gato ni de estirar el dedo índice para fustigar al adversario. Es la oportunidad de abrir la el corazón hacia la fraternidad que debe prevalecer por encima del odio de clases políticas. Que sepamos, antes del inicio de las hostilidades, no hubo acercamiento entre las partes. No se habló de inconformidades de uno u otro capaces de dinamitarlo todo (literalmente) a los extremos que ahora conocemos. Hablar habría sido más provechoso. Tal vez las partes podrían haber solicitado un árbitro satisfactorio para ambos y dirimir el conflicto en una mesa de diálogo. Así lo han hecho muchos países, de ellos, los más cercanos Chile con Bolivia y Colombia con Nicaragua. ¿Somos los latinoamericanos, mejor gente o más inteligentes? Por una vez creemos que sí.


José Angel Borrego.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: