#Noticia

Opinión: Las Élites venezolanas que hicieron fortuna bajo el amparo chavista

¡Guiso para todos! Era la premisa de la mayoría de quienes trabajan en las redes de distribución pública de alimentos, donde a la vista de todos encontraban una manera fácil de ganar dinero a costa de las necesidades del pueblo. Era la época dorada del boom petrolero donde muchos amasaron cuantiosas fortunas aquí un caso particular encabezado por el jefe de Abastecimiento de Mercal Ing. Oscar Enrique Padrón Ostos, quien por casi cinco años desempeño altos cargos multidisciplinario dentro de la red de alimentos bajo la tutela de su presidente de Jorge Luis Rodríguez Torres, para el 2005,
cuatro millardos de bolívares fueron destinados al programa Mercal, con el objeto de “potenciar las compras a los productores regionales” a fin de abastecer de forma “continua y permanente” los establecimientos que integran la red y “favorecer la producción regional”. Por este plan diariamente se distribuyeron 2 mil 500 toneladas de alimentos.
La corporación Casa y la empresa Mercal compraban los productos, los procesaban y los colocaban al servicio de Proal.
Pero que ocurrió realmente con esos recurso:
“El pago de una nómina paralela y la entrega de ticket de alimentación y viáticos a personal ajeno a la empresa, adscrita al Ministerio de Alimentación.”
A través de una contraloría social en Mercal, se descubrió el pago de viáticos por 30.000 y hasta 40.000 bolívares por viajes de trabajo que no se realizaron, y además les estaban pagando a personas que no eran empleadas de la empresa, incluso con la entrega de ticket de alimentación”, igualmente venta ilegal de alimentos con sobreprecio y el robo de mercancía. Además de irregularidades internas con la desviación de alimentos, en Mercal se fueron descubriendo compras masivas de alimentos por parte de vendedores informales que “operan como bachacos”: envían entre 10 y 15 personas a comprar los productos que más escasean como leche, azúcar, aceite y harina, para luego venderlos con sobreprecio en la calle, fue otra forma en que se lucraron los altos jerarcas y directivos en un entramado corrupto,
Desviación de alimentos con precios subsidiados hacia el comercio informal y por el contrabando de extracción hacia Colombia. Todos estos casos fueron denunciados en el Ministerio Público, con más de 820 expedientes en investigación, según datos del Ministerio de Alimentación. generaron pérdidas por más de 169,29 millones de bolívares (26,87 millones de dólares al cambio de 6,30 bolívares por dolar de 2013), según se detalla en el documento anexo de la Memoria y Cuenta del Ministerio de Alimentación. La perdida registrada por esta red de comercios llegó a más de 347,57 millones de bolívares. Mercal como empresa estatal tuvo ingresos por más de 9,10 millardos de bolívares, correspondientes a la venta bruta de bienes; los gastos de operación ascendieron a más de 1,74 millardos de bolívares, presentandose faltantes importantes en los despachos que no pudieron ser justificados. Faltantes de dinero, variaciones o mal manejo de los sistemas –de control- fue la mina dorada donde se lucraron desde la cabeza principal hasta los jefes de las bodegas pertenecientes a la red Mercal.
Hoy ya el tiempo ha pasado cubriendo las huellas dejadas por quienes durante años manejaron bajo la sombras todo este tinglado. Y donde están estos personeros: hablemos de Oscar Enrique Padrón Osto Ingeniero Industrial Abogado que hoy por hoy reside en la ciudad de San Francisco de Quito dedicado a PRESTACIÓN DE SERVICIOS PROFESIONALES como ABOGADO y casualmente dirige una importante ONGs “Migrante Universal”; atrás en Venezuela quedaron las investigaciones que aún siguen su curso a la espera de que la mano justiciera haga su trabajo pero mientras esto ocurre este personaje aprovecha nuevamente para tejer bajo la sombra del olvido otro tinglado y en hora buena caen los nuevos recursos que han sido donados por la comunidad Europea para la atención de los venezolanos…
Y sin ningún pudor ya apresta las baterías para estar primero en la fila de recepción a través de la ONG’s que con mucha astucia chavista logró arrebatarle a sus fundadores originarios…
Y hoy se muestra bajo un perfil muy distinto al ostentado en VENEZUELA como Jefe de Abastecimiento de Mercal.
Hoy se muestra como presidente de una coalición global y fuerte de 6 organizaciones, dirigida por refugiados, y que se conduce bajo el precepto de la importancia de transferir poder y recursos directamente a personas refugiadas. Y con veloz audacia ya presenta un proyecto que pretende apoyar a organizaciones dirigidas por refugiados para fortalecer sus capacidades, y posteriormente vincularlas con actores y donantes influyentes que les ayuden a potenciar su impacto. Así, desde una posición más fuerte, estas organizaciones serán capaces a empoderar otras organizaciones dirigidas por refugiados utilizando los mismos fondos y el mismo modelo. Una nueva cadena de empoderamiento de donde obtener recursos. El negocio de la ayuda humanitaria se expande, una nueva una red de vendedores comerciales y empleados de ONG se confabulan para participar en la manipulación de licitaciones y múltiples planes de sobornos relacionados con los subsidios de ayuda humanitaria.

Chupate esa mandarina decía Oscar Yáñez.

Por Sol de Justicia

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: