Opinión

Opinión: Los británicos contra Venezuela y el asalto al Capitolio por Gian Carlo Di Martino

1-. Postrecitos de Huevos Chimbos:

* El golpista Luis Almagro, secretario general de la OEA, recriminó que dejaran solo a Guaidó, y el narcoparaco Iván Duque, subpresidente de Colombia, está un poco hermético al respecto; no tengo dudas que el apoyo de ese traidor oportunista a Guaidó depende, primero, de la política exterior que sobre Venezuela aplique el presidente electo de EEUU, Joe Biden y segundo, de la falta que le puede hacer en su plan de pedir, para después robarse los dólares de los migrantes venezolanos en Colombia. Ese va a bailar al son que le toque Biden. Ya Trump es historia. Y si no consigue la pelota de dólares que quiere a costa del maltrato a nuestros connacionales, chao Guaidó. A esa oligarquía santandereana lo que le corre por la sangre es billete verde.

* Para los que no lo han leído, reproduzco este candente trino que recojo del Twitter de la Cancillería, y que debió ser la noticia principal en los periódicos de Venezuela y el mundo, pero no lo fue, bueno, ya conocemos el sesgo de los medios al servicio del golpe de estado en la Patria de Bolívar: “Vicepresidenta Ejecutiva, Delcy Rodríguez, denunció que en el acuerdo firmado el año 2016 entre Exxon Mobil y Guyana, se señala un bono por $18 millones, dinero de esa corporación petrolera, para cubrir los gastos legales ante la CIJ, según artículo de prensa”… Yo solo agrego: La CIJ (Corte Internacional de Justicia), es el órgano judicial de las Naciones Unidas. ¿Y que demuestra? Dejo la respuesta a conciencia de cada habitante de este planeta. De todas maneras, cualquier persona informada, sabe que el sol de Venezuela nace en el Esequibo.

* Las agresiones de Guyana contra Venezuela están centradas en el golpe de estado, que se mantiene activo desde el exterior con apoyo de los terroristas de Voluntad Popular, Primero Justicia, Un Nuevo Tiempo y Acción Democrática, acciones que se redoblaron con Trump en el poder y que alimentan emporios energéticos como la Exxon Mobil. Igualmente se enmarcan en los desafueros hamponiles de Guaidó. Recordemos que los planes de este apátrida contemplan llegar al poder y entregarles a los gringos el país, pero antes, en una oscura negociación, a cambio de apoyo, ofreció regalarle a Guyana el Esequibo.

* Zulia lidera la cifra de contagios del covid-19 en Venezuela, donde la curva sigue aplanada y han sido un éxito las medidas de prevención, pero es notable el descuido de la gente en mi tierra con respecto al cumplimiento de las normas contra la mortal enfermedad. Deben usar el tapaboca, mantener el distanciamiento social, la higiene… Quien uno menos cree contagia, no hay que confiarse de nadie por muy familiar y amigo que sea…Lamentablemente se insiste en el beso, el abrazo, el choque de manos y eso no se debe permitir mientras exista el coronavirus.

* Me preocupa que muchas personas caigan en la estupidez de no querer vacunarse contra el covid-19. Algunos por miedo y, otros, porque les causa odio la vacuna Sputnik V rusa que, para que sepan, cumplió exitosamente todos los ensayos y las fases de prueba. De todas maneras, usen la que quieran, pueden aplicarse las gringas, pero hay que protegerse del coronavirus. Ese es y seguirá siendo mi consejo. El papa Francisco calificó tal situación de “negacionismo suicida”. “Creo que desde el punto de vista ético todo el mundo debe vacunarse, porque no solamente pones en peligro tu salud, tu vida, sino también la de los otros”, dijo.

2-. El asalto al Capitolio… El psicópata derrotado Donald Trump demostró ser el criminal más racista, el más supremacista y el más xenófobo que ha pasado por la Casa Blanca. Pareciera que hasta se siente orgulloso de ello. Nunca simuló su odio a los afroamericanos, a los latinos, a los caribeños. Asumió el asesinato de George Floyd como la muerte de un perro, cometió la monstruosidad de despojar de sus hijos a los migrantes y encerrarlos en jaulas y, ni por guardar las apariencias, evidenció un dejo de remordimiento, siempre se comportó como un ser indeseable, detestable, hueco por dentro, carente de sentimientos; y obviamente influyó en la violencia del Capitolio en Washington, pero las causas reales no nacen con Trump, las causas reales se encuentran en el sistema de vida destructivo y autodestructivo que han llevado los gringos a lo largo de su neoliberalismo salvaje, de su historia guerrerista, de sus sangrientas ocupaciones, de su consumismo desenfrenado que mantiene a costa del saqueo y las invasiones a otros pueblos del mundo. Solo piensan en el dinero, nunca en sus ciudadanos como seres humanos. El caso de la DEA es horroroso. De institución policial para combatir el narcotráfico, pasó a ser el cartel de la droga más poderoso del planeta, y para colmo, en su vil negocio inundan a los EEUU sin pensar en el daño que le hacen a su pueblo. Son los mayores consumidores de sustancias alucinógenas y psicotrópicas del orbe. Compran un arma de fuego con la facilidad que adquieren un celular, y lo más grave está en que como es una potencia indiscutible -quizás ya no tanto económica, pero si bélica-, una buena cantidad de presidentes, gobernantes, políticos, los apoyan internacionalmente. El caso de los lacayos que le secundan el golpe de estado contra la revolución bolivariana, tanto en el exterior como en Venezuela, no tiene parangón, son capaces de catalogar las “guarimbas” de democráticas, mientras que el asalto al Capitolio lo consideran hechos terroristas. Se pregunta el presidente Maduro con razón: ¿Cómo en Estados Unidos (el asalto al Capitolio) es sedición, insurrección, odio, violencia, y arrestaron más de 100 personas que les van a meter hasta cadena perpetua, pero en Venezuela (las guarimbas) son protestas de la sociedad civil? … He ahí la clara manipulación e hipocresía de los arrastrados del imperio gringo, apoyados por páginas web de noticias a las que les pagan, para que publiquen las informaciones a favor de sus perversos intereses.

3-. Los británicos contra Venezuela… Las acciones de los británicos contra Venezuela son un asalto pirata en tierra firme. Para ellos -ya no con un ojo tapado, sino de flux y corbata-, el ingrediente político es solo el medio, para quedarse con las 31 toneladas de oro que nuestro país tiene depositados en el banco de Inglaterra. Eso queda al descubierto con la información divulgada por el diario Daily Maverick, en la que se menciona el ilegal financiamiento del Reino Unido a empresas periodísticas como los portales digitales venezolanos Efecto Cocuyo, Caraota Digital, El Pitazo, Fe y Alegría y otras organizaciones delictivas que, actuando bajo la fachada de “ONGs”, apoyan los golpes de estado en la Patria de Bolívar. Una operación milimétricamente calculada. El imperio norteamericano, desde que Chávez llegó al poder y perdió su hegemonía sobre Venezuela, aplicó los mecanismos desestabilizadores practicados en otras naciones del mundo. Desaparecieron físicamente a “El Gigante”, asumió Nicolás Maduro; los actores de la violencia creyeron que era el momento, arremetieron con todo, primero con Capriles Radonski a la cabeza, después con Leopoldo López y, finalmente con “El Rastrojo” Juan Guaidó. Y durante ese criminal proceso, cuando se pensaba en una invasión militar norteamericana, en bombas, balas, el Reino Unido pensaba en dinero, en oro, y tramaba silenciosamente con Guaidó apoderarse de los lingotes que Venezuela posee en el banco inglés. En ese complot, obviamente necesitaban pagarles a panfletos carroñeros como esos medios cibernéticos para que, por una parte, se encargaran de distorsionar las informaciones a favor de los golpistas, tal como lo siguen haciendo y, por otro, sirvan de caja de resonancia de las publicaciones de la canalla mediática internacional al servicio de los promotores de los actos vandálicos en el exterior. Guaidó fungiendo de presidente de fantasía, paralelamente, en Venezuela, con los palangristas Alberto Federico Ravell, Roland Carreño y Edward Rodríguez, entre otros, le “mojaban la mano” a periodistas, influencer, en concatenación con el mismo plan hamponil que busca despojar del precioso metal a la Patria de Bolívar. Los británicos en su codicia y ruindad, no se detuvieron a esperar que pudieran tumbar a Maduro. Lanzaron el zarpazo apenas tuvieron oportunidad, aunque todavía no han logrado apoderarse del oro. A pesar de los siglos, los británicos en el poder no dejan el vicio heredado del pirata Morgan.

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por los valores y conceptos emitidos por el autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: