CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaPolítica

Opinión: Los Devaneos de Capriles, Por Juan Francisco García Escalona


La devastación moral del país, sin lugar a dudas es el elemento más difícil de superar, no en balde el régimen ha concentrado sus fuerzas en destruir, toda base ética y moral de la sociedad y de los líderes políticos, para así construir hábilmente una oposición a su propia imagen y semejanza.


La conducta de Enrique Capriles, es una porción real de esa empresa, quien en otrora fuese un líder importante de la oposición venezolana, dos veces candidato presidencial, con capacidad de articular con todos los líderes del mundo democrático, realmente a nivel político lo tuvo todo, y ahora queda reducido plegado a la tiranía, sus acciones reiteradas, lo hace merecedor de un contundente rechazo de todos los sectores de la sociedad.


Su exacerbada ambición, lo ubica en el contexto de colaborador de Nicolás Maduro, intentando dibujar un escenario distinto al de la férrea lucha por recuperar la democracia, promocionando una flexibilización internacional con el régimen que violenta sistemáticamente los Derechos Humanos de toda la población, y quienes han hecho de la persecución, la represión y la tortura una política de estado para acabar con toda expresión de resistencia social organizada, su maniobra lejos de causar tal relajamiento lo ha comprometido por ser la misma un método más del régimen para burlar a la Unión Europea, la OEA, la ONU, el Grupo de Lima, y la política del Departamento de Estado, Norteamericano, siendo su escenario muy complejo, ha tenido que retroceder un poco, en sus innobles intenciones.


Su intento por Legitimar el fraude electoral del 6D, es una puñalada desgarradora para la democracia, a los partidos que han sido usurpados por el TSJ, un dirigente con sus antecedentes que favorezca al régimen, muestra que desde hace mucho ha sido parte de este sistema, que la relación es sostenida, y tiene un calado para algunos inimaginables, la periodista Maibort Petit, es quizás quien mejor ha desnudado los innumerables acuerdos de orden financieros, que elimina las sospechas para convertirlas en argumentos certeros, de quien ha timado al pueblo y a sus electores, haciendo creer que luchaba cuando el nivel de acuerdos es perceptible a la vista de todos.


Incesantemente Henrique Capriles, carga contra Juan Guaido, y el Gobierno interino, ridiculizando a su propio compañero de directiva de su partido: Primero Justicia, Julio Borges, quien es el canciller del interinato, creando también un ambiente pálido para esa organización, quienes asumen un sospechoso silencio que a su vez dice mucho, al ser incapaces de rechazar todo el empuje al fraude electoral y al régimen, por parte de quien es uno sus principales líderes, y que lejos de contribuir con la búsqueda de la democracia y la paz, hace esfuerzos notables para favorecer al factor dictatorial que se intenta desplazar, para abrir cause a la tan ansiada transición, que permita el encuentro de los mejores hombres y mujeres, para la estabilización del país, y la reinstitucionalización del mismo, como única vía posible de iniciar la reconstrucción de nuestro país hoy hecho ruinas. He


La lógica destructiva de la política de Enrique Capriles va en dos vertientes, altamente perjudiciales.


1.Provoca una política internacional, para que el régimen sortee las sanciones, confunda y manipule a la comunidad internacional, dándole oxigeno suficiente al régimen para echar andar el andamiaje político que le permita sostenerse aun más tiempo, en perjuicio del tan sufrido pueblo venezolano.

2.Acaba con la unidad política, abriendo un boquete importante en varias organizaciones partidistas, y sus distintos líderes, empujándolos a participar en un proceso electoral, propio de toda dictadura, sin ningún tipo de garantizas, que goza del rechazo de toda la comunidad internacional.


Visto de esta manera, la conducta del ex candidato presidencial conduce a que se descuide por completo, los dos elementos de crucial importancia para salvar el país, el apoyo internacional- la unidad interna de todos los factores políticos y sociales. Esto queda de manifiesto en sus conductas vastamente difundidas, que han puesto en peligro directo todo el sustrato indispensable de la lucha política por garantizar la vida al pueblo venezolano, asediada por la pandemia, pero agigantada en la posibilidad de destrucción por el hecho de prolongarse la usurpación del poder por parte de Nicolás Maduro.


Afortunadamente, la peligrosa dimensión destructiva del régimen y sus colaboradores en sus diferentes expresiones han sido vencidas, quedando reducidas a un profundo fracaso y rechazo abrumador de todas las clases sociales del país, está pérdida de confianza al falso liderazgo en cuestión ha sido su peor limitante, que ya no podrá soportar, y a su vez, es quizás uno de los principales elementos, para recuperar los ánimos e intensificar la lucha, entendiendo la necesidad de decantar, la perversidad de los falsos líderes comprometidos con la dictadura e incluso las organizaciones políticas débiles, que también cobran el desprecio de quienes sin complejo algunos apuestan todo para liberar a Venezuela.

@jufraga12

Comment here