#Noticia

Opinión: Mientras el gigante duerme, Maduro hace y deshace en Venezuela, por Rafael Osío Cabrices y Raúl Stolk

Maduro puede seguir adelante en su esfuerzo por cerrar todas las brechas en el casco de su barco y seguir navegando a gusto en Venezuela, siempre y cuando encuentre la respuesta…

“El plazo de 72 horas se considera la última oferta del TSJ para la AN, que expira el 13 de junio, antes de nombrar (para la junta del CNE) a las cinco personas que informamos en el PRR de la semana pasada: tres rectores de tendencia del PSUV, la Jueza del TSJ Indira Alfonzo, la actual rectora Tania D’Amelio, y la Jueza del TSJ Gladys Gutiérrez; y dos rectores de tendencia opositora, Luis Emilio Rondón (en su lugar se nombró al hermano de Bernabé Gutiérrez) y Rafael Simón Jiménez”.

Lo que deja claro que nunca quisieron acatar lo que la comisión decidió. La decisión ya estaba tomada. Además, según una fuente del PSUV, Diosdado Cabello estaba presionando mucho para la inmediata designación de la junta del CNE, independientemente del plazo, ya que cree que la correlación de apoyo internacional cambiará a su favor una vez que se celebren las elecciones.

Fue un pequeño paso adelante y veinte pasos atrás para la oposición ya que esto crea más división entre los partidos del G4.

Y luego…

Mientras la oposición intenta recuperarse del golpe de la AD, el TSJ da otro golpe. El tribunal de Maduro intervino la junta de Primera Justicia y entregó el control a José Brito-uno de los diputados pícaros de la AN que intentó instalar una junta parlamentaria paralela. Y en cuanto al Voluntad Popular, el partido de Leopoldo López, parece que el jurado está -literalmente- quieto, ya que el TSJ está averiguando qué cámara debe darles el golpe de muerte.

Hasta ahora, al menos ocho partes han sido intervenidas por el TSJ.

Por supuesto, se podría argumentar que el TSJ está violando la Constitución además de que no tiene legitimidad, que esto no anula a los partidos, y que podrían seguir con sus asuntos reuniendo a sus partidarios como si nada hubiera pasado. Pero podrías hacer el mismo argumento contra la presidencia de Maduro, y a favor de la administración de Guaidó. Pero esto plantea la pregunta: ¿quién controla el territorio?

Y hay una cosa más. ¿Y si hay militantes descontentos en estos partidos? Y no estamos hablando del liderazgo, estamos hablando de los gruñones de rango medio. Gente cansada de las estructuras monolíticas de los partidos políticos venezolanos, y que no ven soluciones efectivas y movimiento en sus filas. ¿Qué pasa si son capaces de acumular suficiente gente para reunir partidos paralelos (no sólo juntas paralelas) y celebrar una elección que incluya al PSUV y a todos los grandes partidos políticos? ¿Sería esto suficiente para argumentar ante la comunidad internacional que un parlamento elegido utilizando este CNE ilegal es legítimo? Bueno, tal vez no antes de los EE.UU. Pero, antes de esta nueva China alcista… ¿Antes de Rusia? ¿América Latina? ¿Europa?

Lo que ha quedado claro es que, por el momento, no parece haber una solución intermedia. La idea de una desescalada del conflicto político y de utilizar el poder internacionalmente reconocido de la oposición para mediar en el levantamiento de sanciones y el reconocimiento del gobierno, simplemente se desvaneció. El chavismo duplica su estrategia de dividir y conquistar, y parece empeñado en demostrar que cualquier poder que la oposición tuviera en las instituciones gubernamentales era sólo porque lo permitían. Y la oposición se quedó en El Mal Lugar, con pocas posibilidades de reunir a un electorado que olvidó que los políticos deben hacer política.

Ganando en las tres arenas, hasta ahora

El régimen está organizando sus recursos de fuerza y coerción en tres magnitudes diferentes, según los niveles de riesgo en tres ámbitos distintos: el riesgo de disturbios públicos entre la población común, el riesgo de competencia política de la oposición y el riesgo de presión externa de los aliados de la oposición en el extranjero.

El riesgo de disturbios públicos es manejable, hasta cierto punto, si el régimen conserva su capacidad de mantener la protesta bajo control con la fuerza que puede aplicar con sus actores armados, y maneja las variables que hacen que la gente proteste, especialmente los servicios públicos y los alimentos. Aquí es donde las cosas se ponen más difíciles (más para los venezolanos comunes, que para el régimen), porque la falta de agua, gas de cocina, energía y gasolina se mantendrá. Sin embargo, al facilitar las medidas de confinamiento -incluso cuando los casos de COVID-19 se están disparando en estos momentos- el régimen está dando espacio a la población para que siga encontrando su sustento y, por lo tanto, reduciendo el riesgo de disturbios públicos, porque en un país con esas condiciones económicas, el confinamiento es más peligroso para la capacidad de supervivencia de la mayoría de las personas que el coronavirus. La apertura de las ciudades y las carreteras también permite reforzar el relato propagandístico de la gasolina iraní que viene a reiniciar el país, rompiendo el asedio de los Estados Unidos. Así que la gente seguirá protestando por la falta de agua, energía y gas para cocinar, pero eso no es lo mismo que un levantamiento general. Este tipo de protesta es más pragmática (bloqueemos esta carretera y obliguemos al gobierno local a proporcionarnos agua al menos durante un día) y no representa un riesgo político; sin embargo, es una carga para las capacidades disminuidas de las fuerzas de seguridad. Más protestas que atender, significan más gasolina para los camiones de la policía, y la gasolina es ahora el recurso más valorado en la amplia lista de bienes escasos en Venezuela.

El chavismo duplica su estrategia de dividir y conquistar, y parece empeñado en demostrar que cualquier poder que la oposición tuviera en las instituciones gubernamentales era sólo porque lo permitían.

Aún más fácil es la arena de la competencia política, aquella en la que el chavismo opera para reducir las posibilidades de ser desplazado por un actor político nacional. Aquí, el régimen está cerrando una fase de borrado de las amenazas domésticas creadas en enero de 2019 cuando Juan Guaidó prestó juramento como presidente interino. La cohesión y el impulso de protesta que la oposición adquirió en ese momento, y especialmente sus posibilidades de producir una ruptura dentro de las Fuerzas Armadas, están casi desinfladas ahora. El liderazgo se ha ido, con poco apoyo en las encuestas, e incapaz de movilizar las protestas. El fracaso del 30 de abril y el incidente de Macuto mostraron que la oposición no tiene influencia en el ejército. Las fuerzas centrífugas inherentes a la alianza de la oposición trabajan de nuevo para disolver los vínculos existentes bajo la presión de la realidad: la oposición fracasó y la democracia está muerta. Las próximas elecciones parlamentarias son una cuña más para dividir lo que queda de la oposición y tiene un potencial muy alto de desplazar a Guaidó de la Presidencia de la República, y devolver la AN al PSUV. Esto significa no sólo sacar a Guaidó del cuadro, sino también acceder a la aprobación del parlamento para préstamos y contratos con compañías petroleras extranjeras, por ejemplo.

Esto nos lleva a la tercera arena: la presión del extranjero. El régimen chavista lo ha estado probando y ha descubierto que los aliados de Guaidó no suelen andar con rodeos. Maduro puede seguir adelante en su esfuerzo por cerrar todas las brechas en el casco de su barco y seguir navegando a gusto, siempre y cuando encuentre la respuesta, sobre todo actuando y viendo algunas cuestiones estratégicas: ¿Qué hará la “comunidad internacional” con respecto a un nuevo AN controlado por los chavistas, o con respecto a la detención de Guaidó? ¿Cuánta atención recibirá Venezuela en el contexto de la pandemia y la necesidad económica de recuperarse? ¿Qué hará Joe Biden con Venezuela si es elegido presidente en noviembre?

Si el régimen puede controlar la población en un escenario de desastre económico en curso y la propagación de COVID-19, como parece que lo hará, y si también puede seguir destrozando a la oposición en tribus inconexas con varios grados de agresividad contra el régimen, pero con un mínimo de agencia para hacer cualquier cosa, Maduro puede transitar despreocupado durante varios meses.

Sólo queda un problema real: los mares, que son inseguros para el petróleo venezolano, para las drogas exportadas por personas muy cercanas a Maduro, y para los empresarios como Walter Ruperti o Alex Saab. Ruperti, un conocido armador, ha estado cerca de la revolución desde los días previos a la huelga petrolera de 2002, cuando ofreció algunos buques para exportar el petróleo cuando los buques de PDV Marina permanecen anclados por sus capitanes rebeldes. En las últimas semanas, se dice que ha vuelto a participar en otro rescate, enviando buques para ayudar a la sancionada PDVSA, exponiéndolos a las represalias de la OFAC. Y Alex Saab, el principal socio del conglomerado de empresas oscuras detrás de CLAP, y probablemente el hombre de negocios más importante de todo el mundo para Nicolás Maduro, fue capturado este mismo fin de semana en Cabo Verde cuando se detuvo para reabastecer su avión privado, entre Teherán y Caracas. Ahora, este tesoro humano de información y conexiones permanece en custodia, solicitado por los EE.UU.

Así que vimos el nombramiento de un nuevo CNE, la detención en medio del Atlántico del inestimable amigo de Maduro, y una agresiva toma de posesión de los partidos de la oposición entre el viernes y el martes. Muchas cosas pueden suceder en Venezuela en cuatro días… pero dentro de algunos parámetros de viabilidad. Podemos esperar más incidentes relacionados con las sanciones y las órdenes de arresto contra personas relacionadas con el régimen. Podemos esperar manifestaciones en las calles y la ira en los medios sociales, y la fuerza bruta contra ellos. Pero en este momento, es muy improbable que veamos algo tan extraordinario como lo que ocurrió en enero de 2019. Maduro ganó en la jugada a corto plazo. Logró sobrevivir a la alianza entre el presidente de la AN, los cuatro principales partidos de la oposición y los más de 50 Estados que reconocieron a Guaidó como presidente legítimo.

Ahora, Maduro está siendo preparado para el juego a largo plazo.

Vía: Caracas Chronicles

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: