#Noticia

Opinión: Preguntas del primer cuatrimestre, Por Iván Colmenares


Nos imaginamos que la recaudación del SENIAT como es ya común, debió haber crecido en el 2020, pero lo que no se siente en este país nuestro y adolorido es que hacen con los reales producto de los impuestos y del IVA, de los ingresos del oro y de los otros minerales que salen del destruido y sin doliente Arco Minero. Por eso ¿cómo podrán responder al lapidario twitter de Roberto Lattini, directivo de Fedeagro y dirigente agropecuario de primera línea? Textualmente dice: “Se perdió el ciclo agrícola de verano 2020-2021, al menos en Portuguesa. ¿Causas? Muchas…y casi todas pasan por la responsabilidad del Gobierno y sus representantes. Di algo, Wilmar Castro.
Una encuesta anda rondado por los predios del PSUV, pero no conozco quién la hizo y si está parcializada, pero el comentario es que la encabeza Reinaldo Castañeda, seguido muy cerca por Luis Soteldo. Pero lo más grave es el porcentaje que tiene Rafael Calles en esa medición. ¿Será verdad que apenas llega al 7 por ciento? De ser así, estaría pensando en otros horizontes políticos, aunque en el partido oficialista, la repartición es por bandas o mafias. Lo que extraña es que dos funcionarios que han estado alejados de Portuguesa, tengan más porcentajes que el Gobernador. ¿Tendrá las manos metidas, Wilmar Alfredo? Otra pregunta pendeja. Y tan pendeja es, que en Caracas, dicen que el candidato es el Vicealmirante.
Lo del Matadero Industrial de Ospino que rescatamos sumamente abandonado, en las gestiones de Carlos Barrios y de este servidor, gracias a Teodoro Petkoff cuando era ministro de Cordiplán, es una historia de corrupción e inmoralidad, que debe ser investigada seriamente. El traspaso hecho a la Municipalidad se concretó en una concesión al Consorcio Industrial Ganadero Ospino, pero desde que llegó este régimen, sin ningún mecanismo legal se lo quitaron y con diversas marramuncias, ha hecho sumamente ricos en su momento a los tres alcaldes revolucionarios, con un inmenso inventario de camionetas, fincas, camiones, propiedades, que se pierden de vista. ¿Alguna vez será posible que se abra una investigación que le rinda cuentas a Ospino de las ganancias de esa instalación, porque nunca ha visto ni una acera que diga que fue construida con los dineros del Matadero? Pero el sello, como el de Caín en la frente, lo llevan Amílkar, Geremías y Molina.
¿Quién seguirá creyendo que este pueblo es bolsa? No vota desde que a Nicolás se le ocurrió meterse a usurpador, a pesar de que abulten las cifras. No hay medios de comunicación que diga lo que pasa en el país, con la crudeza de antes, pero en el primer trimestre de este año se registraron 1.423 conflictos sociales. En enero 357, febrero con 481 y 585 en marzo. ¿Por qué protesta la gente? Los cinco factores claves son demandas laborales de distintos sectores y gremios, crisis política, fallas en el servicio de agua potable, distribución del gas doméstico y escasez de gasolina y gasoil. ¿Alguien se acuerda de quien dijo que Venezuela es como un cuero seco? Vean pues.
Las denuncias sobre la corrupción con el tráfico de gasolina tienen a la Policía en el banquillo de los acusados, aunque no se debiera generalizar. En comunicación enviada al Gobernador Calles, al Secretario de Seguridad Ciudadana, general Parra y a la Ministra de Relaciones Interiores, Carmen Meléndez, hablan de una banda liderada desde adentro, incursa en secuestro, extorsión, robo de gandolas y contrabando de combustible. Un supuesto allanamiento del CICPC de Barinas en la DIEP involucra a un supervisor que supuestamente pagó con una camioneta y una funcionaria que con una fuerte cantidad en dólares, negoció su libertad. Hablan de los comandantes de la Policía en Ospino, Guanarito y Biscucuy. ¿Será verdad que el de Ospino tiene cinco camionetas de lujo en su casa, suyas, suyitas? ¿Por qué no actúa, el Fiscal Superior del Estado Portuguesa, Omar Guerrero, que tiene las denuncias en sus manos? ¿Quién se las tiene atada?
Ronald Guevara habla muy bien, pero el refrán le queda como anillo al dedo: no aclare, que oscurece. Se sintetiza en que no hay comida. Tampoco explica las cuentas de su cuñado en la memoria 2020 con respecto a los 148 millones de dólares que para el programa CLAP le envió Nicolás Maduro. Sacadas las ecuaciones, a cada familia en Portuguesa le tocaba una bolsa semanal de comida. Si el CLAP o Recdial llega cada cinco semanas, ¿cuántas bolsas dejaron de repartir? ¿Cuánto de esa millonada de verdes se quedó en el tintero sin gastarse o malguardados?

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: