#NoticiaPolítica

Opinión: Raquitismo Rojo, Por Antonio Urdaneta Aguirre

ENTÉRATE Y SÚMATE

ANTONIO URDANETA AGUIRRE
Educador – Escritor
urdaneta.antonio@gmail.com
@UrdanetaAguirre

En virtud de los reiterados sondeos de opinión pública de calificadas encuestadoras del país, hace tiempo he intentado escribir acerca de la pérdida del respaldo popular que hoy acusa el régimen dictatorial que instauró y fortaleció Hugo Chávez Frías; el mismo que ahora imponen Vladimir Padrino López y Nicolás Maduro. Se trata, sin necesidad de mucha explicación, de un modelo político que ha mutado en una dictadura militar nazicomunista, moldeada según los protocolos ideológicos del comunismo stalinista y las más perversas prácticas del nazismo.

En este momento, después de la farsa electoral montada por un supuesto Poder Electoral, al conocer los resultados, inequívocamente inflados, oficializados por el árbitro comicial, considero apropiada la oportunidad para mostrar la radiografía que pone al descubierto la profunda crisis interna que, desde el propio vientre de la mal llamada revolución, parece gestarse el debilitamiento definitivo del monstruoso proyecto de la cúpula criminal de la tiranía.

Los números aportados por el CNE, en los que nadie confía, hablan de un raquitismo rojo, probablemente difícil de revertir. Quedó claro, el 6 de diciembre de 2020, que ese movimiento político que antes se sentía orgulloso de ser “chavista” y que ahora lo apodan “madurista”, perdió todo su arraigo en el pueblo. Tampoco puede decirse que cuenta con instituciones fuertes, porque éstas han desaparecido en esencia. Por otra parte el hambre, el colapso de los servicios públicos y mil calamidades más son demasiadas, y apuntan hacia un rechazo creciente del régimen y sus verdugos, quienes han sumido a Venezuela en la peor tragedia que haya registrado la historia de nuestro país.

Visto así el asunto a la luz de realidades que ya ni el abuso mediático de la dictadura puede ocultar, la única deducción a la que se puede llegar, a manera de conclusión, es que la usurpación, presente hoy en todos los poderes públicos, se mantiene sólo con el apoyo de fusiles y bayonetas. Es decir, son los militares el único sostén del régimen. Sería lógico esperar una sensata actitud por parte de los uniformados o de un importante sector de éstos; porque sobre ellos está cayendo toda la responsabilidad de la terrible tragedia nacional. ¡Tienen frente a sus ojos un espejo que los refleja de cuerpo entero!

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de caigaquiencaiga.net y sus directivos.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: