#Noticia

Opinión: Recorrido por Latinoamérica, Por César Miguel Rondón



«Salí de Venezuela, para huir de Venezuela pero también a buscar mi país perdido, o mejor dicho, lo que mi país me negó.

En Colombia los vi tan idénticos a nosotros en muchas cosas que creí sentirme en casa. Pero en Colombia la gente convive entre la criminalidad, marcadas clases sociales y una cicatriz ahogada en resentimiento. La producción, el tráfico de drogas y el comercio que lava dinero del narcotráfico están tan arraigados en lo cotidiano que allí todo eso es normal.

En Colombia no hay crisis pero la gente vive tal cual como los venezolanos cuando hemos vivido crisis. La pobreza en Colombia es absurda, pues siempre leemos que es una economía bien posicionada pero tienen más conciudadanos emigrados desde hace décadas que nosotros, regados por todo el mundo que viven en los mismos lugares que los venezolanos pero desde antes y nos confunden como la misma vaina.

De nada sirve que en Colombia haya un PIB alto o baja inflación, porque muchísima gente no puede comprar nada, salvo se endeuden.

Lo peor es el servilismo y la prole que no ve al «patrón» a los ojos, hablan sin levantar la vista.

Un país con gente pobre, con clase media endeudada hasta el techo, un país donde lo chabacano está en todas partes, donde igual te matan para quitarte un celular y los zapatos, pero nadie habla de eso en la prensa internacional.

El país del cobro de vacunas, de los narcos y el gobierno corrupto y en el que te catalogan de Veneco pendejo por dejarte meter esa mierda cubana porqué acá no nos dejamos, dicen ellos, los matamos.

Donde nos dicen: ustedes que eran ricos, sin educación pero ricos ya ni eso. Ahora dicen, somos pendejos, mal hablados, sin educación y pobres.

Fui a República Dominicana, la economía que más ha crecido en la última década en toda América.

En Caracas me preocupaba andar en la calle, usar el teléfono, y siempre, no lo voy a negar, me daban miedo los negros y los tukis, andaba traumatizado, ya me habían asaltado 3 veces y siempre Jordan’s. Dominicana está llena de ellos, Santo Domingo es Higuerote con Edificios. No me sentía seguro en ninguna parte. Esto va a sonar racista pero es como si todo Petare viviera ahí. Andaba con miedo y además el país no es tan seguro como creía.
La pobreza abunda, primero eran los haitianos y ahora también nosotros, todas «las cuero» son venezolanas, eso dicen ellos.
Pero parece que esto no es una crisis humanitaria pues nadie la menciona, la costumbre de décadas de pobreza, ahora están un poco mejor, menos miserables con lugares fantásticos para el turista pero nunca visitados por el ciudadano común, salvo para trabajar de limpieza, vigilancia o como músicos.

Me fui a Ecuador, pues es una economía dolarizada. Creía que allí podría huir de nuestras monedas y economías latinoamericanas mal administradas. Pero es un país con alto costo de la vida, ganas en dólares pero gastas en dólares.

Es como correr en la rueda del hámster, corres mucho pero sigues en el mismo punto, igual nadie quiere volver a la anterior moneda, el Sucre, y los políticos se han inventado sistemas de emisión de deuda aun estando dolarizados y emiten bonos o «Sucres New», así que están medio dolarizados y no dejan las malas mañas en el Banco Central.

En Venezuela en otros tiempos había eso que llaman «movilidad social», en pocos años podías comprar casa, carro y viajar. Los ecuatorianos no viven así, en Ecuador no hay crisis pero casi todos están y se quedan en el mismo punto, quien avanza un poco, lo debe todo.

El dólar es una promesa, pero cuando eres pobre en una economía dolarizada, lo único que cambia es el signo monetario.

En Perú se encuentra la gran promesa de una economía en expansión. El FMI ha dicho muchas veces que es una economía «modelo» para la región. Creo que es mentira, o tal vez soy yo el que no entiende que es una «economía modelo», pues hay mucha, mucha pobreza ahí.

Llegué a un país donde hasta los propios peruanos viven de la buhonería.

La salud es un desastre, la educación es un desastre, el agua y los servicios son un lujo súper costosísimo.

Lima es una ciudad apiñada, cielo permanentemente gris, con gente aglomerada en viviendas estrechas, atestada de barrios feos que a los que llaman «barrios jóvenes», de bloques rojos que no vemos en fotos, nunca, como si vemos las fotos de los barrios de Caracas. Cientos de miles de paisanos que viven en esos barrios mucho antes vivían en urbanizaciones.

Éste es un país árido y de gente desculada, que no entiende de doble sentido, sarcasmos o ironía, eso sí, la comida peruana es la mejor. La cerveza es barata, pero no hay calor, ni playa con son y wawanco caribeño, hay mucha gente sosa.

En Perú todos en el poder son corruptos. Los últimos 5 presidentes han sido procesados por corrupción, la misma miesma corruptíl pero versión inca cola, eso sí, por lo menos eso ocurre.

Chile es el mejor referente latinoamericano donde el liberalismo ha sido exitoso. No les miento, en Chile a muchos venezolanos nos va bien. Muchos encajamos en ese país, donde todo es privado. Ahí hay más o menos eso que le dicen, «verdadero capitalismo» y las cosas funcionan.

El asunto es que todo es privado, costoso y dejas dinero en cada esquina, para cada cosa, y el sueldo se te va rapidito en un altísimo alquiler y servicios. Sientes que trabajas para los demás, sientes que eres una pieza en un sistema donde siempre hay alguien debajo y encima de ti y no queda otra que endeudarte para flotar. En ese país no te puedes equivocar, la ley es severa y la gente es sumisa (no tanto como en Bogotá), no toleran el desorden y la policía es muy agresiva. Los militares son militares, no monigotes como en Venezuela que son el poder que controla al poder.

La gente va derechita, respeta los semáforos y eso no es malo pero a veces no es bueno. Esta economía que no está en crisis no perdona. Si pasas dos meses sin trabajo es imposible vivir, te mueres, literalmente. Si el sueldo no te alcanza pasas hambre, así tal cual. La salud no es la gran cosa, si te enfermas debes hacer cola por semanas en un hospital para que te vea algún médico venezolano, salvo que tengas seguro médico privado.

La universidad también es privada pero estudiar no es para todos los bolsillos, naces pobre y mueres pobre.

En Chile lo que funciona bien es el crédito, puedes vivir bien dejando de por vida tus ingresos pagando cuotas. Esa forma de avanzar es algo que dura años.

Los chilenos quieren cambiar la Constitución y desprivatizar un poco su país, imagino que desean probar a qué sabe la mierda y el bochinche latinoamericano.

Están hartos de su sistema «herencia de Pinochet» dicen y se olvidan que el 80% de los años en democracia ha mandado la «izquierda», jajaja no saben qué coño es la «izquierda» latinoamericana y menos la cubana o venezolana actual, no entienden el peo, se quejan de sus bajas jubilaciones de 300$ pero no saben que en mi país las jubilaciones son de 1$ al mes. Igual, por algo debe ser la inconformidad social o por qué no saben lo que tienen.

Argentina es el país más europeo de América Latina. Es como estar en Madrid o París, eso creía, pero Argentina es el despelote sureño, ese país es desordenado, no es del primer mundo pero pudo ser del primer mundo, lo tiene todo para eso menos la disciplina, tienen la viveza en el tuétano, la inmediatez del hoy, dicen que es el ADN peronista. Nunca he podido entender qué coño es el peronismo, todos los políticos sin importar la tendencia son peronistas, lo fue Menen y lo es Fernández, todos.

Hay inflación y también hay pobres pero no las ves tan fáciles como en Caracas, y es que no hay cerros. Nunca vi fotos de un rancho en Argentina, pero existen y los hay bastantes en la llanura de sus tierras fértiles. Aquí la gente tiene la casa a oscuras de noche para no gastar luz. En el invierno, los que no tienen calefacción o la apagan pasan verdadero frío y luego calor en verano.

En Argentina hay también desabastecimiento, bloqueo, huelgas, piqueteros, corralito, váyanse todos a la mierda, nada tiene solución, sientes por momentos que estás viviendo un remake de Venezuela pero con 10 años de atraso y con el mismo final de la película. La inflación no es tan brutal como en Venezuela pero pega mucho y va agarrando fuerza a la sombra de una deuda eterna e imparable, es un país hipotecado. Vivir es caro y los sueldos no suben, quedando rezagados con la inflación. En Argentina debes acostumbrarte a andar con lo mínimo, todos saben de todo pero no saben nada y al final tú menos que ellos. El deporte nacional pensaba era el fútbol pero no, me equivoqué, es la opinadera. Hay de todo, bueno, malo, bonito, feo pero hay comida y mucha proteína, lo caro acá es la tecnología, el arriendo, la gasolina y el $ sobre todo el $. Pero la gente no vive tan bien como uno creería salvo un grupete, los enchufados y los vivos.

Con crisis y TV bello por lo menos para mí gusto es «Venezuela en Democracia», imperfecta del bochinche pero nuestra, como Radio Rochela, el Mis Vzla de antes, las areperas 24/7 y la pasión por el béisbol. Tal vez el país que salimos a buscar, fue del que nos fuimos, Venezuela.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: