#Noticia

Opinión: Una, entre tantas, de Felipe Gómez Álvarez, Por Wilfredo Briceño

Siendo Felipe Ministro de Agricultura y yo su secretario, fuimos a Carora a inaugurar unas Ferias Agropecuarias. Al regresar a Caracas e incorporado a las labores del Ministerio, recibí uno de los insultos o regaños, mejor, mas duros que he recibido en mi vida. Felipe me regañó como nadie me ha regañado, quizás, en la vida; y todo porque en esa gira de 2 días, yo pasé, sin darme cuenta, viáticos por tres días. Increíble. Para el un día de más de viáticos, era robar el Estado. Y ciertamente es robar al Estado. Pero Felipe no hacia distinción entre robar lo correspondiente a un día de viáticos o robar un millón de dólares.

¡Impresionante! Salí de su despacho, cabizbajo, derrotado, avergonzado; sólo tenía 25 años, y el mejor Ministro, el mejor del Gabinete me botaba por una burda confusión. Recogí mis cosas y redacté mi renuncia. A los 30 minutos me llamó y me dijo, sin mirarme a la cara: estos dos puntos van para la próxima cuenta del Presidente. Yo recibí los expedientes y salí; antes de dejar el despacho, me dijo con voz fuerte y sin mirarme siquiera: ten cuidado para la próxima, mucho cuidado, de acá me botarán por incapaz, pero jamás por ladrón. ¡Todo por un día de viáticos! Ese era Felipe Gómez Álvarez. Que faltan hacen en este País hombres y mujeres como el. Claro que los hay. Bravo por Felipe y por todos los que son como el.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: