OpiniónPolítica

Opinión: Veraz…»Una historia de puro dolor», Por Robert Alvarado

Lo peor para una madre es un hijo indiferente, malagradecido y abusivo”. Anónimo

Viernes santo, viernes de dolor, día en que la muerte del crucificado nos deja el rostro afligido de su madre, con el alma atravesada por una espada, como lo profetizó Simeón, causando en María una incertidumbre despejada con la pasión y muerte del hijo amado (El diario de María https://youtu.be/b2yLvl1QL80). Todo ello recuerda que es diferente el dolor cuando una madre entierra a su hijo, la ley de vida o natural dicta lo contrario, así como manda a honrar a los padres, no hacerlo causa desolación en éstos, cual espada que lacera sus almas, circunstancia reprochable que nos coloca ante personas de condición mental y moral anormal, pues sólo un anormal maltrata a sus padres.

Desde esa óptica, sin importar la cultura, religión o tradición, los malos hijos no son bien vistos, se hacen acreedores de calificativos estigmatizantes, severas penas y hasta de maldiciones eternas, simplemente por contradecir la ley natural, que tiene en el amor y respeto a los padres principios inviolables, cuya trasgresión suele derivar en conductas delictivas de origen diferente, unos familiares, contextuales o patológicos, de mayor preocupación son los últimos, por entrañar trastornos que vienen con la concepción, latentes en dos hermanos de ascendencia árabe libanesa, que tendrían como propósito de vida ver morir a sus padres en la indigencia, una perspectiva diametralmente opuesta a la recordada por estos días.

«[…] nuestra historia, de verdad, una historia de puro dolor, [porque] mis hijos Tarek y Bilal [nos] la tienen aplicada a mí, a su papá y a su hermana […] la tienen amenazada, yo le voy a agradecer si usted [Robert Alvarado] (https://www.youtube.com/shorts/Dmn7iJOh6xo) sigue mi caso, para que todo el mundo sepa que clase de hijos cada uno tiene, para que no caigan donde nosotros caímos.»

Quien así me habló fue Ahlam Abou Zeid de Farhat, que a diferencia de María, la madre de Cristo, la consume el dolor que le produce la puñalada trapera que a diario le clavan sus hijos Bilal Farhat Zeid y Tarek Farhat Zeid. Desde hace años la procesión la traía por dentro, justo en la semana mayor decidió hacerla pública, al igual que su determinación de ejercer las acciones legales y/o judiciales que hasta ahora Bilal y Tarek han impedido con amenazas, intimidación, amedrentamiento, control patrimonial y económico, e incluso, lágrimas de cocodrilo y falsas promesas.

«[…] nuestra historia de dolor (https://www.youtube.com/shorts/Dmn7iJOh6xo)  […] que estamos pasando yo, mi esposo y mi hija […] por mis hijos», preciso Ahlam Farhat.

El dolor más fuerte para una madre es la actitud irrespetuosa de sus hijos hacia ella, en sentido más amplio, la ingratitud del hijo es lo peor que pueden recibir los padres, doble faceta de una realidad que acongoja a Alí Farhat y Ahlam de Farhat, padres de Bilal Farhat Zeid y Tarek Farhat Zeid, quienes del irrespeto y la ingratitud, pasaron al abuso y maltrato, al engaño y defraudación, al acoso u hostigamiento, a la violencia, devenida en ilícitos vinculados a situaciones de género. Ergo, no le falta razón al padre, (https://www.youtube.com/shorts/QIKmqwbTZxM) Alí Farhat, al afirmar:

«[…] son desgraciados contra mi persona, contra su mamá, contra mi hija, contra los principios humanos».

Duras palabras del padre de Bilal y Tarek, quienes iniciaron un proceso de interdicción a fin de declararlo incapacitado mental, con el ánimo e intención de no restituirle las propiedades que ambos le robaron ni asumir las responsabilidades que acarrea ese hecho, el cual, analizado por Alí Farhat, apunta a una circunstancia singular: quienes estarían fuera de sus cabales serían ellos, no su padre, que optó por «denunciarlos judicialmente», accionando a tal fin, y, según las sanas costumbres de la comunidad árabe libanesa, sostuvo:

«Ustedes no merecen nada, Tarek y Bilal».

En relación al último, afirmó:

«El tratamiento tuyo es traidor».

Frases lapidarias, reflejan que el ciudadano Alí Farhat está en pleno (https://www.youtube.com/watch?v=abI8Yawu2zY) uso de sus facultades mentales, sintetizó en pocas palabras una condición reprochable hasta en las sociedades delictivas, como la que tendría Bilal y Tarek en complicidad con sus parejas sentimentales, Claudia Elizabeth Jaimes Carmona y Liseth Carolina Chima Cañizales, y subordinados de su entorno laboral, encabezados por la contadora Vilma Josefina Benítez Artigas.

Hechos de maltrato físico y emocional a los padres y sus graves consecuencias, adquieren significado con una frase explicativa: hijos que maltratan a sus padres, como se observa en el caso bajo análisis, con un posible origen genético y/o psicológico, patológico, dirían otros, de lo cual existirían evidencias en un expediente judicial, con decisión favorable al trastornado que amerita el ejercicio de la Revisión constitucional de sentencias definitivamente firmes, procedimiento y figura procesal aplicable en el caso aludido por las notorias contradicciones de la sentencia en cuestión, salvó mejor criterio.

Cualquier información o sugerencia por robertveraz@hotmail.com     robertveraz@gmail.com     grsndz629@gmail.com     o bien por mí teléfono 0414-071-6704 y además pueden leer esta columna en mí página Web: https://robertveraz4.webnode.es/  y sigan mis comentarios y opiniones por @robertveraz en twitter e Instagram. Pueden ver mis videos en YouTube: Tips de @robertveraz. ¡Hasta la próxima semana, Dios bendiga a Venezuela! 

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: