Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaInternacionales

#POLÉMICA DECISIÓN: EEUU libera a los sobrinos de Maduro en intercambio de prisioneros

Es un giro radical en la política de EE. UU. hacia Venezuela ordenada por Donald Trump. Con esto Joe Biden busca “respaldar” las negociaciones entre Nicolás Maduro y la oposición.

El gobierno de Estados Unidos aceptó intercambiar a los sobrinos de la esposa de Nicolás Maduro —quienes pagaban una condena de 18 años de prisión en una cárcel norteamericana— por siete ciudadanos estadounidenses encarcelados en Venezuela.

La medida y sus precedentes

La decisión fue calificada el sábado por el presidente Joe Biden como un gran avance en los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para liberar a los estadounidenses detenidos injustamente en el extranjero, pero la medida generó un gran malestar entre los integrantes de la comunidad venezolana en Estados Unidos.

El régimen socialista de Caracas liberó a los cinco integrantes del grupo conocido como los Seis de Citgo que aún estaban bajo su poder —Jorge Toledo, Tomeu Vadell, Alirio Zambrano, José Luis Zambrano y José Pereira— y a dos jóvenes estadounidenses que también estaban encarcelados.

El régimen había liberado a uno de los integrantes de Citgo previamente este año.

A cambio de ellos, el presidente acordó liberar a Efraín Antonio Campo Flores y Francisco Flores de Freitas, dos sobrinos de Maduro que fueron condenados por cargos de drogas en Estados Unidos, dijeron altos funcionarios del gobierno.

Algunos de los estadounidenses liberados habían estado bajo custodia venezolana durante meses, mientras que otros estuvieron encarcelados durante años. Heath, un ex marine de Estados Unidos, había intentado suicidarse, mientras que Khan, recién graduado de la universidad, informó haber sido torturado y sufrir convulsiones.

Comunidad venezolana reacciona

No obstante, la noticia fue mal vista por la comunidad venezolana que reside en Estados Unidos, cuyos líderes calificaron el intercambio como un gran error.

“Esto tiene matices políticos asombrosos. Se trata de un yerno y sobrino de nada menos que Nicolás Maduro, quien no solo es un enemigo declarado del gobierno de Estados Unidos, sino que además pesa sobre él una recompensa de 15 millones por narcotráfico”, dijo el exembajador venezolano ante las Naciones Unidas, Diego Arria.

El exembajador, excandidato presidencial y líder influyente de la oposición también dijo que la medida crea un precedente muy peligroso en el futuro.

“Ahora cualquier estadounidense en Venezuela puede ser arrestado, mañana o pasado, acusado de cualquier hecho falso y utilizado como moneda de cambio en las negociaciones de cualquier venezolano que haya sido arrestado o acusado en los Estados Unidos”, dijo Arria.

Ernesto Ackerman, presidente de Independent Venezuelan American Citizens (IVAC), dijo desde Miami que se asombró mucho cuando primero vio la noticia, creyendo que se trataba de un error, y dijo que la medida crea una situación muy peligrosa.

“No se puede negociar con narcotraficantes. Esas personas no tienen sentido de la moralidad; no siguen las reglas y no mantienen su palabra. Son criminales, y lo que están haciendo con esto es que sea muy peligroso para cualquier estadounidense viajar a Venezuela”.

Otros dijeron que la medida además fue un error geopolítico costoso.

“Esta es una gran señal de debilidad que le transmite la administración al régimen de Maduro”, dijo José Colina, presidente de la Organización de Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (VEPPEX).

“Proporciona un duro golpe contra el intento de los venezolanos de recuperar su democracia, porque al hacer esto, la administración de los EEUU está reconociendo al régimen de Maduro como el gobierno legítimo de Venezuela”.

Los sobrinos de la primera dama de Venezuela, Cilia Flores, apenas habían cumplido con cinco años de la condena que se les había impuesto por tratar de importar 800 kg. de cocaína a Estados Unidos. 

Franqui Francisco Flores de Freitas, de 36 años, y su primo Efraín Antonio Campos Flores, de 35 años, habían sido detenidos en Haití en noviembre de 2015 por la DEA, la agencia antidrogas estadounidense, que llevó a cabo operaciones encubiertas en Venezuela y Honduras para capturarles.

La administración había estado presionando por la liberación de los estadounidenses durante más de un año y una delegación de altos funcionarios viajó a Caracas en marzo y nuevamente en junio para negociar.

Dos estadounidenses retenidos por Caracas fueron liberados previamente bajo la administración de Biden después de la visita de marzo, incluyendo a uno de los integrantes de los Seis de Citgo.

Un alto funcionario de la administración dijo que Biden ha hablado con cada uno de los estadounidenses liberados.

“Estas personas pronto se reunirán con sus familias y volverán a estar en los brazos de sus seres queridos, donde pertenecen”, dijo Biden en un comunicado. 

“Estoy agradecido por el arduo trabajo de los servidores públicos dedicados en todo el gobierno de los Estados Unidos que hicieron esto posible y que continúan cumpliendo con el compromiso inquebrantable de mi administración de mantener la fe en los estadounidenses retenidos como rehenes y detenidos injustamente en todo el mundo”.

Advertencia

El Departamento de Estado, sin embargo, advirtió a los estadounidenses que viajan a Venezuela, o a su región fronteriza en Colombia, que enfrentan un mayor riesgo de secuestro.

Los siete estadounidenses liberados el sábado representan a todos los ciudadanos estadounidenses categorizados oficialmente como detenidos injustamente en el extranjero. Pero se cree que al menos cuatro ciudadanos estadounidenses permanecen bajo custodia venezolana.

“A todas las familias que aún sufren y están separadas de sus seres queridos que están detenidos injustamente, sepan que seguimos dedicados a asegurar su liberación”, dijo Biden.

Con información de AP, DW y ENH

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: