#Noticia

Vladimir Putin se quiere perpetrar en el poder de Rusia, Por Howard Amos

Las señales pueden haber estado ahí durante décadas, pero la continua influencia de la KGB sólo llamó la atención de la mayoría de los occidentales en 2016 con pruebas de que Moscú había intervenido en nombre de Donald Trump en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos. Belton se sumerge profundamente en el mundo de los mercachifles postsoviéticos que rodeaban a Trump mucho antes de su candidatura a la Casa Blanca, identificando sus vínculos con la inteligencia rusa y cómo utilizaron las tácticas de la KGB para enredar al futuro presidente en una red de obligaciones financieras. “Al principio, el negocio de Trump probablemente no era más que un vehículo conveniente a través del cual canalizar fondos a los EE.UU.”, escribe Belton, mientras rastrea sus contactos con figuras como el magnate de la construcción Agas Agalarov, el contrabandista de antigüedades Shalva Tchigirinsky, y el comerciante de petróleo Tamir Sapir, quienes “operaban en la penumbra entre los servicios de seguridad rusos y la mafia”. Gradualmente, estas relaciones se profundizaron, y Belton sugiere que “en algún momento Trump se convirtió en una oportunidad política”.

Sin embargo, este no es un libro sólo sobre las operaciones de espionaje de Rusia en el extranjero. Como el título sugiere, el principal foco de atención del “La gente de Putin” es el elenco de poderosos hombres de negocios y funcionarios en el corazón del Kremlin – y lo que hacen con su dinero e influencia. No es de extrañar que casi todos los personajes de Belton tengan antecedentes en la KGB. Está el caso de Igor Sechin, un ex agente de la KGB en África Oriental que trabajó como secretario de Putin en los años 90 (Belton cuenta una anécdota en la que solicita un soborno de 10.000 dólares para su jefe) y que ahora es el jefe del gigante petrolero estatal Rosneft. Está Gennady Timchenko, que estudió alemán con Putin en la escuela de formación de la KGB antes de entrar en el comercio de petróleo y amasar una fortuna de 14.000 millones de dólares. Y está Andrei Akimov, un antiguo agente de la inteligencia soviética en Viena que se convirtió en un jugador clave en la toma por parte del estado de la compañía petrolera privada Yukos y en los laberínticos esquemas financieros utilizados para desviar miles de millones de dólares de los acuerdos de exportación de gas.

Pero Belton va más allá, mostrando cómo incluso esos multimillonarios que a menudo son vistos como más independientes están inextricablemente ligados al Kremlin. Cuenta cómo los propietarios del Alfa Bank de propiedad privada, Mikhail Fridman y Pyotr Aven, emplearon a los familiares de los espías de Alemania Oriental conocidos por Putin y cómo Putin le dijo al multimillonario Roman Abramovich que comprara el club de fútbol londinense Chelsea en 2003. La servidumbre de los negocios rusos se ha puesto de manifiesto incluso durante el brote de coronavirus, ya que las autoridades se apoyan en el superrico para proporcionar decenas de millones de dólares para aumentar la capacidad del sistema de atención de la salud.

Si Belton se extralimita en su descripción de la Rusia de Putin, es quizás para atribuir demasiada influencia a la KGB y a las agencias de espionaje postsoviéticas de Rusia. Ella explica el colapso de la Unión Soviética como un “trabajo interno” de los hombres de la KGB y el ascenso de Putin a la presidencia como una operación cuidadosamente planeada de la KGB. En ambos casos, fueron procesos políticos complejos que implicaban mucho más que las maquinaciones de una cábala de espías. Belton también utiliza fuentes anónimas y pruebas circunstanciales para dar nueva credibilidad a algunos de los rumores más oscuros de la Rusia post-soviética: que Putin estuvo implicado en el asesinato de su jefe de los 90, Anatoly Sobchak, y que su aliado Nikolai Patrushev organizó el asedio terrorista de 2002 a un teatro de Moscú, en el que al menos 170 personas fueron asesinadas, para cubrir a Putin con sangre y “atarlo a la presidencia”. No hay razón para dudar de la crueldad de los antiguos oficiales de la KGB, pero los servicios de seguridad de Rusia están lejos de ser omnipotentes. La corrupción, la incompetencia y la coincidencia son también aspectos de la política rusa.

Mucho más convincente es la exposición de Belton de cómo el régimen de Putin manipula el sistema económico para amasar fortunas personales para su círculo íntimo, crear “cofres de guerra” de financiación secreta, y financiar operaciones de influencia en el extranjero. A través de numerosas conversaciones con banqueros, fuentes del Kremlin y antiguos espías, Putin’s People muestra cómo los socios del líder ruso se apoderaron gradualmente de la economía rusa al despojar de sus activos al monopolio estatal de gas Gazprom, al sacar dinero de las exportaciones de energía y al crear gigantes financieros, como la compañía de seguros Sogaz y el Banco Rossiya, estrechamente controlados por personas del Kremlin. Belton argumenta de manera convincente que este proceso fue instigado por muchos en Occidente, que creían que la integración de Rusia en los mercados financieros mundiales llevaría al país al redil tras el fin del comunismo. En cambio, la cotización en el extranjero de las empresas rusas y la sumisión de los abogados, financieros y funcionarios occidentales simplemente enriqueció a los allegados a Putin, afianzó una versión del capitalismo de Estado y, en última instancia, frenó el desarrollo económico del país. Los banqueros de EE.UU. y Europa estaban “cegados por la avalancha de dinero”, escribe Belton. “Los hombres de Putin habían calculado con precisión que, para Occidente, el dinero superaría todas las demás preocupaciones”.

Cuando las relaciones de Rusia con Occidente se derrumbaron a raíz de la anexión por parte de Moscú de la región ucraniana de Crimea en 2014, el control de Putin sobre la economía rusa era casi total: Occidente había perdido su oportunidad de dar forma al sistema de Putin. “Es todo el dinero de Putin”, Belton cita a un banquero diciendo. “Cuando llegó al poder, empezó diciendo que no era más que el gerente contratado. Pero luego se convirtió en el accionista mayoritario de toda Rusia”. Parte de este dinero ha financiado una vida de lujos para Putin y sus aliados más cercanos, pero según Belton, gran parte de él también se canalizó al extranjero, oculto a la supervisión democrática, para socavar las instituciones de Occidente, desde las elecciones de los Estados Unidos hasta el voto de Brexit en el Reino Unido en 2016 y los partidos políticos periféricos de Europa. Los hombres de la KGB de Putin tienen 800.000 millones de dólares “escondidos en cuentas bancarias en el extranjero”, según Belton.

A principios de este año, Putin anunció una serie de cambios constitucionales que le permitirán seguir siendo presidente hasta el 2036, transformándolo efectivamente en un zar moderno. Pero, ¿cuál será el destino del régimen de la KGB de Rusia? ¿Permanecerá más allá de la muerte de Putin, o su fin está mucho más cerca? ¿Podría, como dijo una vez el padre de mi amigo, “quebrar” a Putin?

Hay pocas señales de un inminente colapso político o de que Putin esté cerca de ser “quebrado” por sus rivales nacionales o por un complot extranjero. Pero la crisis del coronavirus ha hecho que Putin parezca más vulnerable de lo que muchos observadores pueden recordar, y sus índices de aprobación siguen bajando. Los planes políticos del Kremlin se han invertido: Se pospuso un referéndum constitucional y se cancelaron parcialmente los acontecimientos históricos para conmemorar el 75º aniversario de la victoria de la Unión Soviética sobre la Alemania nazi. Belton ofrece algunas predicciones provisionales sobre la longevidad del régimen en “La gente de Putin”, sugiriendo que Putin está condenado a repetir los errores de sus predecesores del KGB. La regla de los hombres del KGB de Putin es “calcificante”, advierte, y se enfrenta al riesgo real de “volverse más frágil cada día”.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: