CaigaQuienCaiga.net

InternacionalesPolítica

Opinión: Por qué la democracia es un sistema fraudulento, Por Nixon Piñango

La frase más famosa de Iósif Stalin fue: «considero completamente irrelevante a quien vota o cómo lo hace; pero lo que sí es verdaderamente importante es quien cuenta los votos y cómo lo hace». 

Estas palabras aparecieron citadas por primera vez en las memorias del asistente personal del tirano, Boris Bazhanov, publicadas en 1930, y hacen referencia a la capacidad que tienen las instancias de poder para torcer la voluntad popular en su favor, algo de lo que no solamente los soviéticos adolecieron.

Podemos verlo ahora, en el evento que después de la pandemia china ha acaparado la mayor atención del 2020, las elecciones presidenciales estadounidenses, manchadas por la tinta roja del fraude.

Hasta para un venezolano, acostumbrado a estos menesteres, resulta sorprendente que se hable de la mano peluda de Smartmatic (empresa fundada con el dinero de la corrupción chavista) en el país con las instituciones republicanas más sólidas del mundo.

Pero esto no es más que otro indicio de que la democracia es un sistema demasiado imperfecto, y que no importa dónde y cuándo se ponga en práctica, al final, más temprano que tarde, sus puntos débiles afloran y provocan su desplome sobre las libertades de la gente.

La democracia es un sistema demasiado imperfecto, y que no importa dónde y cuándo se ponga en práctica, al final, más temprano que tarde, sus puntos débiles afloran y provocan su desplome sobre las libertades de la gente.

Pero esto no es más que otro indicio de que la democracia es un sistema demasiado imperfecto, y que no importa dónde y cuándo se ponga en práctica, al final, más temprano que tarde, sus puntos débiles afloran y provocan su desplome sobre las libertades de la gente.

De la representación simbólica a la representación directa

Durante el feudalismo, el poder de un rey se basaba en sus conquistas militares, lo que le volvía una figura ceremoniosa desde la perspectiva ciudadana, un simple elemento para justificar la cohesión territorial. La influencia verdadera y directa sobre la población, entonces, recaía en los señoríos, caudillos con tierras, dinero y poder militar.

En un mundo como ése, el Estado no ejercía una coacción generalizada como lo hizo en la era romana y luego en la era post-monárquica, porque no estaba capacitado para ello. El rey tenía una única función: cuidar del territorio (que consideraba su propiedad privada) para legarlo a sus hijos como herencia. Por eso sus majestades no se metían en la economía mucho más allá de cobrar un impuesto para mantener los ejércitos, endeudarse en épocas de vacas flacas y conceder algún que otro monopolio dentro de ciertos mercados.

En contraposición, un presidente democráticamente electo puede hacerse con muchas funciones amparándose en que no se trata de su voluntad personalísima sino la de quienes le votaron. ¿Esto qué quiere decir? Que mientras un rey sólo podía legitimar sus abusos durante Estados de excepción o guerras, un funcionario público puede hacerlo cuando se le cante y sin consecuencias.


Un presidente democráticamente electo puede hacerse con muchas funciones amparándose en que no se trata de su voluntad personalísima sino la de quienes le votaron.Nixon Piñango


De allí que el voto sea un mecanismo ineficiente para mantener al poder a raya; de hecho es lo que impulsa la hipertrofia de los Estados modernos, que han crecido al punto en que pueden expoliar en promedio un cincuenta por ciento de nuestra riqueza y regular el uso del cincuenta por ciento restante.

A partir de esta cantidad ingente de legitimidad que el voto popular otorga, los sistemas democráticos tienen un mayor potencial totalitario que el de cualquier monarquía feudal. Sólo basta tener el aval de una mayoría simple para que cualquier abuso termine imponiéndose de forma generalizada e inmediata, lo que deja al azar como el único garante de que se mantengan las libertades o instituciones que la han protegido a lo largo de los siglos.

Miremos lo sucedido en los últimos veintidós años en Venezuela: hubo un promedio de una elección por año, o sea, más que en casi cualquier otro país. ¿Resultado? Venezuela es hoy uno de los países menos libres del mundo, pues esos comicios sólo sirvieron para legitimar atentados contra la libertad.

Nixon Piñango Periodista y escribidor

Las opiniones expresadas aquí representan el punto de vista particular de nuestros periodistas, columnistas y colaboradores y/o agencias informativas y no representan en modo alguno la opinión de caigaquiencaiga.net y sus directivos. Si usted difiere con los conceptos vertidos por el autor, puede expresar su opinión enviando su comentario.

Comment here