CaigaQuienCaiga.net

#Noticia

Por qué Putin no quiere que la democracia gane en Bielorrusia

Bancamiga

¿Vladimir Putin está a punto de invadir Bielorrusia? Esta pregunta ha dominado los debates geopolíticos desde que estallaron las primeras protestas en pro de la democracia en el país hace tres semanas, tras unas elecciones presidenciales bielorrusas profundamente defectuosas.

El propio Putin ha dado la respuesta.

Hablando con la televisión estatal rusa el 27 de agosto, anunció que ya se había formado una reserva de fuerzas de seguridad rusas y que se desplegaría en Bielorrusia si la situación “se descontrola”. En otras palabras, Putin está dispuesto a usar la fuerza si es necesario para apoyar a su compañero dictador Alyaksandr Lukashenka.

Los preparativos de Putin para desplegar los servicios de seguridad rusos son sólo una parte de la actual intervención del Kremlin en la vecina Bielorrusia. Como las protestas se extendieron en los días siguientes a la votación presidencial del 9 de agosto, Moscú supuestamente envió aviones cargados de trabajadores de la televisión rusa para reemplazar al personal en huelga de la televisión estatal de Bielorrusia y dirigir los esfuerzos de propaganda del régimen de Lukashenka. El impacto de esta aparente toma de poder es ahora demasiado evidente en los mensajes del gobierno, ya que los funcionarios bielorrusos, incluido Lukashenka, se hicieron eco del lenguaje del Kremlin y se refirieron a los manifestantes en favor de la democracia como agentes extranjeros a sueldo, inadaptados sociales y nazis.

Mientras tanto, Rusia también está proporcionando a Lukashenka un considerable apoyo diplomático y económico. El Kremlin ha pedido a la comunidad internacional que se abstenga de cualquier interferencia en los asuntos internos de Bielorrusia, mientras que Moscú ha acordado esta semana refinanciar una deuda de 1.000 millones de dólares a Rusia. Entre bastidores, los aviones del gobierno ruso, que suelen estar reservados a altos funcionarios del Kremlin, han realizado numerosos vuelos a Minsk desde que comenzó la crisis, lo que ha provocado especulaciones sobre las consultas de alto nivel y la participación de asesores de seguridad rusos en la coordinación de los intentos de Lukashenka de reprimir las protestas.

El apoyo cada vez más abierto e intransigente de Putin a Lukashenka representa un golpe potencialmente mortal para el movimiento de protesta pro-democracia de Bielorrusia, a pesar de los esfuerzos de los líderes de la protesta por evitar ofender al Kremlin. Durante la campaña electoral, la figura de la oposición y candidata presidencial Sviatlana Tsikhanouskaya se negó repetidamente a comentar cualquier cuestión geopolítica que pudiera alarmar a Moscú o que indicara una inclinación a replantearse los estrechos vínculos de Bielorrusia con Rusia. En cambio, insistió en que el movimiento de oposición estaba únicamente preocupado por poner fin a la dictadura de Lukashenka y llevar la democracia a Bielorrusia.

Hablando con los miembros del Parlamento Europeo a través de un enlace de vídeo el 25 de agosto, Tsikhanouskaya explicó una vez más esta postura neutral. “La revolución en Bielorrusia no es una revolución geopolítica”, declaró. “No es ni una revolución anti-rusa ni pro-rusa. No es ni anti UE ni pro UE. Es una revolución democrática. La demanda de los bielorrusos es simple: una elección libre y justa”. Lamentablemente para Tsikhanouskaya y los millones de bielorrusos que actualmente protestan contra los 26 años de dictadura de Lukashenka, esta simple demanda de elecciones democráticas es exactamente el motivo por el que Putin se siente obligado a intervenir.

Tsikhanouskaya no ha sido el único en argumentar que Rusia no tiene nada que temer del levantamiento que se está produciendo actualmente en Bielorrusia. Gran parte del análisis de los expertos sobre una posible intervención del Kremlin se ha centrado en las muchas y buenas razones por las que es poco probable que una Bielorrusia post-Lukashenka se aleje de Moscú. Además de subrayar el punto de vista de Tsikhanouskaya sobre la ausencia de cualquier sentimiento anti-ruso dentro del movimiento de protesta, la mayoría de los comentarios han subrayado los numerosos lazos que unen a los dos países. Desde el punto de vista económico, Bielorrusia y Rusia están profundamente integrados en formas que requerirían años de dolorosos reajustes para desenredarse. Desde el punto de vista social y cultural, Bielorrusia es posiblemente la más cercana a Rusia de todas las ex repúblicas soviéticas.

Estas observaciones son técnicamente correctas, pero subestiman los instintos autoritarios que dan forma a la política exterior en la Rusia de Putin. La principal preocupación del Kremlin no es si un nuevo gobierno bielorruso mantendría la pertenencia del país a la Unión Euroasiática liderada por Moscú o continuaría refinando el petróleo ruso destinado a los mercados europeos. Por el contrario, la prioridad principal de Putin es impedir que la democracia se afiance en lo que él considera el corazón imperial ruso de la antigua Unión Soviética. La idea de que la dictadura de Lukashenka ceda el paso a un gobierno democrático en Bielorrusia ya es bastante mala; la perspectiva de que esto se produzca mediante una revolución del poder popular en las calles de Minsk es, literalmente, la peor pesadilla del Kremlin y debe evitarse a toda costa.

El temor de Putin al poder popular se remonta a sus años de formación como oficial de la KGB destinado en Alemania Oriental durante la Guerra Fría. Como testigo de primera mano de las primeras etapas del colapso soviético en Europa Central, más tarde relataría su horror ante la inacción del Kremlin. Cuando el joven Putin buscó refuerzos para contrarrestar las crecientes protestas anti soviéticas en Dresde en diciembre de 1989, se le dijo: “Moscú está en silencio”. A lo largo de sus 20 años de reinado, Putin se aseguró de que Moscú no volviera a callar. Todo lo contrario, de hecho. El gobernante ruso se ha convertido en un defensor de déspotas asediados en todo el mundo, y en ningún lugar más que en su propio patio trasero geopolítico.

Esta aversión a la democracia también tiene sus raíces en el interés propio pragmático. Por mucho que se hable de índices de aprobación estratosféricos, Putin sabe que su régimen depende en última instancia de la fuerza. El modelo putinista no sobreviviría en un entorno político verdaderamente competitivo, por lo que las elecciones rusas están rutinariamente amañadas, los partidos de la oposición genuina están prohibidos y los principales medios de comunicación del país son objeto de una vigilancia despiadada. Estas precauciones revelan la verdad detrás de las afirmaciones del Kremlin sobre el apoyo público. Después de todo, un presidente popular que gobierna por consentimiento no necesita reunir un vasto estado policial y silenciar a todos los opositores.

Con el clima político interno firmemente bajo el control del Kremlin, la mayor amenaza al régimen de Putin proviene de los vecinos post-soviéticos de Rusia. Este fue el factor clave que motivó la decisión de Moscú en 2014 de intervenir militarmente en Ucrania, y es la razón por la que Putin ha dado ahora su pleno apoyo a Lukashenka en Bielorrusia. Como naciones eslavas que son vistas por muchos rusos como virtualmente indistinguibles de su propio país, tanto Ucrania como Bielorrusia tienen un enorme potencial para desencadenar movimientos pro-democracia dentro de Rusia.

El Kremlin no se hace ilusiones respecto de la impopularidad del profundamente desacreditado régimen de Lukashenka, pero no se puede permitir que Bielorrusia se convierta en una historia de éxito democrático que pueda inspirar llamamientos a un cambio similar dentro de la propia Rusia. No puede repetirse el efecto dominó que comenzó en Berlín en 1989 y que llevó rápidamente a la desintegración de toda la URSS.

Con el futuro de su régimen en juego, no debe sorprender a nadie que Putin haya optado por respaldar a Lukashanka hasta la médula. Sin embargo, este enfoque conlleva enormes riesgos propios para el Kremlin. En muchos sentidos, el movimiento de protesta de Bielorrusia ha colocado a Putin en el equivalente geopolítico de un “zugzwang” de ajedrez, en el que cualquier posible próximo movimiento empeorará su posición.

Al anunciar su disposición a utilizar la fuerza en apoyo de Lukashenka, Putin se está alineando en oposición a los millones de bielorrusos que consideran al dictador como ilegítimo. Esto podría convertir al aliado más cercano de Moscú en un adversario y obligar a los bielorrusos a reconsiderar sus actitudes previamente positivas hacia Rusia, de la misma manera que la agresión rusa desde 2014 ha llevado a los ucranianos a rechazar los lazos más estrechos con Moscú en favor de la integración euroatlántica. El temor de Putin a la democracia ya ha llevado la influencia rusa en Ucrania a su punto más bajo desde hace cientos de años. ¿Cometerá ahora el mismo error en Bielorrusia?

A corto plazo, la intervención de Putin probablemente permitirá a Lukashenka aferrarse al poder. Sin embargo, el dictador de Bielorrusia está ahora sentado en un trono de bayonetas rusas. Como el predecesor de Putin, Boris Yeltsin, observó una vez, es difícil sentarse en un trono así por mucho tiempo. En cambio, las actuales medidas de Moscú para apuntalar a Lukashenka probablemente sean la primera etapa de una respuesta rusa en evolución a los acontecimientos en Bielorrusia.

La sociedad bielorrusa ha experimentado un despertar democrático de proporciones históricas en los últimos meses. No puede haber un retorno al viejo status quo. Esto es tan evidente en Moscú como en Minsk. Mirando hacia el futuro, el Kremlin probablemente estaría feliz de sacrificar al odioso Lukashenka siempre y cuando pueda jugar a ser el rey en una transición controlada.

Por encima de todo, no debe haber un triunfo del poder del pueblo. Esto significa contener el actual movimiento de protesta y robarle impulso, con las botas rusas en el suelo si es necesario para hacer el trabajo. Sólo entonces puede comenzar la búsqueda de un acuerdo político agradable.

La intervención de Rusia en Bielorrusia ya está en marcha y tiene el potencial de escalar dramáticamente. En la atmósfera combustible de las protestas prodemocráticas de Bielorrusia, Moscú podría verse pronto obligada a intervenir y a desempeñar el indeseado papel de opresor. Esto tendría consecuencias desastrosas para los intereses rusos en Bielorrusia y más allá, pero en lo que respecta a Putin, es un precio que vale la pena pagar si impide otro avance democrático en su puerta.

Peter Dickinson es el editor del Ukraine Alert Service del Atlantic Council.

Artículo de Peter Dickinson en Atlantic Council

Comment here