Internacionales

Renunció primer ministro iraquí después de dos meses de protestas

El primer ministro iraquí, Haidar al-Abadi, anuncia este sábado ‘el fin de la guerra’ ‎contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), después de tres años, anunció su renuncia.

La decisión surgió después de dos meses de protestas que registran hasta el momento 421 fallecidos. No obstante, los manifestantes aseguran continuar en las calles hasta que otras autoridades dimitan.

El primer ministro iraquí, Adil Abdul-Mahdi, anunció que dimitirá, como respuesta al reclamo del gran ayatolá Alí Sistani, figura tutelar de la política de Irak, pero el anuncio no logró que cesaran las protestas, que en una nueva jornada de represión dejó 21 muertos, los que se suman a los más 400 ya registrados desde que se inició el estallido el 1 de octubre.

Madhi, un independiente, de 77 años, cedió tras dos meses de protestas que exigen la caída del régimen por estar envuelto en corrupción, a este pedido se sumaron las quejas por deficientes servicios públicos y el elevado desempleo y pobreza.

Sin embargo, tras el pedido del ayatolá al Parlamento de retirarle su confianza al Gobierno para evitar “el caos” y más muertos, no se logró frenar la espiral de violencia que azota al país. En el sur, combatientes tribales armados se tomaron las calles para proteger a manifestantes, mientras que hombres vestidos de civil abrieron fuego contra la multitud, según testigos y médicos.

“Nuestro problema no es el primer ministro, ¡queremos que todos los partidos se vayan… es una etapa importante, aunque haya tardado y hayamos tenido que vivir días muy sangrientos”, dijo a AFP Alí Husein, un estudiante de 20 años que se manifestaba en Nasiriya, al sur del país.

En la plaza Tahrir, centro de las protestas en Bagdad, y en sus alrededores, los jóvenes manifestantes soltaron las piedras que tiraban contra la policía y se pusieron a bailar tras el anuncio de la dimisión de Mahdi.

“No abandonaremos Tahrir hasta que todos los corruptos se hayan ido”, dijo un joven.

Ante el creciente número de muertos y heridos, la ONU denunció a la situación como ‘intolerable’

 

Comment here