#NoticiaNacionales

Respuesta ¿Por qué no se regulariza el suministro de combustible en Venezuela?

Con apenas dos refinerías parcialmente operativas, actualmente Pdvsa solo logra producir el 33 % de la gasolina necesaria para abastecer el mercado interno del país

Con reporte de Gabriela Suniaga

Para los venezolanos la escasez de combustible se convirtió en un flagelo permanente. En Carabobo y gran parte del país, entre abril y lo que va de junio, a los ciudadanos les ha tocado padecer de nuevo el recrudecimiento de esta crisis. Tras varios intentos fallidos para surtir gasolina la semana pasada, muchos carabobeños se unieron a las colas desde la madrugada de este lunes de flexibilización de la cuarentena, con la esperanza de obtener uno de los tickets que reparten en las estaciones de servicio para abastecer los vehículos.

En las adyacencias de la estación de servicio dolarizada El Valle, ubicada en la avenida Don Julio Centeno de San Diego, los usuarios comenzaron a llegar a las 3:00 a.m. Xiomara Espinoza es la 91 en la larga fila. Luego de semana y media buscando gasolina, confía en que hoy sí lo logrará. “Amanezco a las 3:30 a.m. y ya hay demasiada cola. Los vecinos son los que me han regalado gasolina para poder llegar aquí a la estación”, dijo. Irse a otro municipio, con el riesgo latente de quedarse accidentada o que la gandola no llegue, no es una opción para ella.

Evaldo Luis Pérez también lo ha intentado en varias oportunidades, pero la suerte no ha estado de su lado. Vive en La Esmeralda y más de una vez ha tenido que devolverse a su hogar porque cuando le avisan que llegó la gasolina, queda en el puesto 150 y no logra pasar. La semana pasada hizo dos intentos y no lo consiguió sino hasta la tercera vez. Agradece que, por ahora, no debe llevar a sus hijos al colegio porque de lo contrario tendría que gastar más combustible.

Ajustarse a una agenda o planificación se hace cada vez más cuesta arriba cuando la falta de un insumo indispensable para la movilización interfiere. Armando Sulbarán perdió su consulta odontológica, pautada para este 7 de junio a las 9:00 a.m. Aunque llegó a las 4:30 de la madrugada, a las 10:00 a.m. todavía no había logrado surtir combustible. Tampoco podrá ir al colegio de sus hijos a buscar los cuadernos de tareas que las maestras entregan cada lunes, en las semanas de flexibilización.

“Estuve dos veces acá en El Valle intentando pero no llegué, quedé muy lejos. Hoy sí estoy dentro de los 120“, narró Sulbarán. Aunque tiene dos semanas sin acceder al combustible y solo le queda litro y medio, detalló que no podrá pagar los 85 litros que lleva su camioneta debido a que el presupuesto que tiene solo le alcanza para 40 litros, que equivalen a 20 dólares.

Déficit de producción supera el 60 %

Iván Freites, secretario de Profesionales y Técnicos de la Federación Unitaria de Trabajadores Petroleros de Venezuela (Futpv), tiene claro cuáles son las causas que originan este flagelo que mantiene azotados a los venezolanos: producción inconstante a causa del notable deterioro de las refinerías; presuntos esquemas de corrupción en la distribución y venta, vinculados a efectivos militares a cargo de las estaciones de servicio; y el desvío de combustible venezolano hacia Cuba.

“Está demostrado que las sanciones no tienen nada que ver con la crisis de combustible en el país. Si no, ¿cómo se explica que el régimen siga enviando diésel hacia Cuba?”, dijo Freites en entrevista con El Carabobeño, desde en Colombia, donde se encuentra asilado tras ser amenazado a finales de 2020 por denunciar las irregularidades que existen en Pdvsa.

Según sus datos, en Venezuela la demanda interna de gasolina es de 120 mil barriles por día (bpd), mientras que la producción oscila entre los 20 mil y 80 mil bpd de forma inconsistente. Actualmente, aseguró, debido a que solo se encuentran parcialmente operativas las refinerías de Puerto La Cruz, en Anzoátegui, y Cardón, en Falcón, Pdvsa apenas está produciendo 40 mil bpd de gasolina, que solo cubren 33 % del consumo total de los venezolanos.

La refinería Amuay, que puede procesar 645 mil bpd, se encuentra fuera de servicio debido a una falla en su planta destiladora. Esa paralización ha afectado la ya mermada producción de su hermana, Cardón, capaz de procesar 310 mil bpd. Juntas conforman el Complejo de Refinación Paraguaná (CRP), el segundo con mayor capacidad del mundo.

En el caso de la refinería El Palito (REP), situada en el eje costero de Carabobo, a pesar de tener una capacidad instalada de 140 mil bpd, desde finales del año pasado no ha producido ni una gota de gasolina ya que, según voceros de Pdvsa, se encuentra en mantenimiento. José Joaquín Vargas, integrante del Estado Mayor de Refinación de la estatal petrolera, informó la semana pasada en una entrevista con WTC Radio que la REP estaría operativa a finales de este mes.

Sin embargo, Freites no es tan optimista. A su juicio, el deterioro acumulado de las plantas es tan grande que prácticamente hay que construir de nuevo el centro de refinación carabobeño, seis décadas después de haber iniciado operaciones. “Por eso todo el que entra para allá (a la REP), sale con las tablas en la cabeza. Saquearon todas las refinerías del país, no solo esa. Para recuperar el CRP, por ejemplo, se requieren mil 100 millones de dólares”, aseveró el vocero de la Futpv.

Horas y días perdidos por combustible

En la estación de servicio Castillito, también en San Diego, estaban surtiendo gasolina este lunes. Raúl Pino iba pasando con sus dos hijos pequeños y al ver la cola decidió incorporarse. “Otros días he hecho la cola y he perdido el día. Ando en recorrido como todos, buscando gasolina a ver dónde hay. Hoy tuve fue suerte y estoy de número 35″, señaló. Para Pino es lamentable que la mayoría de los venezolanos ganen en bolívares y deban pagar la gasolina en dólares.

Leslie Gordon también estaba en la cola de Castillito. La vio corta y se metió. Confesó que evita usar su carro evitando tener que madrugar para acceder al combustible. “No me voy a prestar para dormir en una cola por la inseguridad y todo el riesgo que se corre“, expuso. Su camioneta necesita de 60 a 70 litros y cuando surte solo lo hace con el dinero que tenga disponible en el momento. “Estoy dejando de trabajar, además dejé a mi hija sola en la casa mientras surto gasolina, esto es un tiempo que es perdido para mí”, mencionó Gordon, quien además, ha comprado gasolina en el mercado negro a dos dólares el litro.

En Valencia las colas en la avenida Bolívar ya forman parte del paisaje. En la isla los ciudadanos que esperan por gasolina se sientan a hablar y a esperar que pase el tiempo. Allí estaba Úlises Guevara, quien calificó como un verdadero horror lo que ha vivido en la última semana. “El sábado hice 10 horas de cola en La Ceiba y no logré surtir, me salté a esta (Guaparo) y en dos horas pude echar. Hoy llevo como una hora de espera”, narró. Guevara es abogado y tiene diligencias que hacer en esta semana de flexibilización, pero para él ya este lunes lo perdió en la cola.

A su lado, Sara Guevara también espera. Está agotada ya que está en sus días de postguardia, ella es estudiante de Medicina y necesita la gasolina para ir al ambulatorio a cumplir su rural. Surtirá todo lo que necesite el tanque de su vehículo ante la incertidumbre de cuándo será la próxima vez que logre acceder al combustible.

Ramiro Villalobos trabaja en el área de ventas y explicó que cada día haciendo cola es un día de pérdida. Él desearía que las autoridades detallen en cuáles estaciones habrá o no gasolina para que los ciudadanos no pierdan tiempo.

Desvío de combustible hacia Cuba

La crisis generada por la escasez de diésel es mucho más severa y afecta sectores vitales del aparato productivo nacional. Transportistas de carga pesada, así como conductores del transporte público y privado, pasan días en colas por unos pocos litros de gasoil.

Mientras esto ocurre, de acuerdo a datos de Freites, el envío hacia Cuba de este combustible y otros, como el fuel oil, no ha cesado. Uno de los más recientes fue un cargamento de 160 mil barriles que salió rumbo a la isla en el tanquero Alicia, de bandera cubana. Según información de rastreo marítimo, otros dos buques también salieron de Venezuela con el mismo destino, la semana pasada: Vilma y Sandino.

A comienzos del mes pasado el presidente de la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), Adán Celis, denunció durante un foro virtual que las restricciones impuestas a la venta de diésel, producto de la supuesta escasez, derivó en la expansión de un mercado negro en el que se vende cada litro hasta en cuatro dólares, situación que altera toda la estructura de costos y producción de los empresarios.

El representante de la Futpv, por su parte, fue tajante al señalar que el suministro de gasoil persistirá mientras “continúen enquistadas las mafias de militares que mantienen el mercado negro y se sigan enviando a Cuba cuotas del combustible que necesitan los venezolanos”.

Fuente El Carabobeño

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: