CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionalesSalud

#SALUD Estudio alerta un riesgo de inflamación cardíaca con la vacuna Pfizer contra el COVID-19 Fuente: The Epoch Times en español

La mayoría de los casos de miocarditis y pericarditis posvacunación se encontraron en adolescentes de entre 12 y 17 años

El riesgo de ciertas complicaciones cardíacas “aumentó significativamente” después de las dosis de ARNm contra el COVID-19 de Pfizer, según un nuevo estudio realizado en Tailandia.

El estudio revisado por pares, y publicado en la revista Vaccine el 20 de enero, analizó la incidencia de miocarditis y pericarditis dentro de los 30 días posteriores a la vacunación contra la COVID-19 en personas de entre 5 a 40 años.

La miocarditis es la inflamación del músculo cardíaco llamado miocardio, mientras que la pericarditis se refiere a la hinchazón e irritación del pericardio, un tejido delgado en forma de saco que rodea el corazón.

Los investigadores analizaron datos de salud obtenidos de las bases de datos nacionales de vacunas y reclamaciones de seguros médicos de Tailandia.

Observaron “un riesgo significativamente mayor de miocarditis y pericarditis” entre las personas a las que se les inyectaron tres dosis de la vacuna de ARNm contra el COVID-19 de Pfizer.

Los investigadores no pudieron confirmar tales riesgos entre las personas que recibieron dos inyecciones de Sinopharm y una de Pfizer.

Como las inyecciones de Pfizer son vacunas de ARNm que producen la proteína espiga de COVID-19 para desencadenar una respuesta inmune, “existe la posibilidad de que la proteína espiga pueda tener una reacción cruzada con las proteínas involucradas en la contracción del músculo cardíaco”, sugirieron los investigadores.

Por el contrario, la vacuna de Sinopharm es una vacuna de virus inactivado en lugar de ARNm.

“Nuestros hallazgos se alinean con los resultados de grandes estudios realizados en países occidentales, que indican un mayor riesgo de miocarditis y pericarditis, particularmente entre varones adolescentes, después de la vacunación (de Pfizer)”.

Tamaño del estudio
Se analizaron los datos de salud de más de 10.5 millones de personas, de las cuales 7.59 millones recibieron inyecciones de Pfizer, mientras que 2.91 millones recibieron la combinación de Sinopharm más Pfizer.

Hallazgos de miocarditis

  • En total, se identificaron 220 casos de hospitalización por miocarditis entre ambos grupos dentro de los 30 días posteriores a la vacunación. Los hombres representaron el 70.1 por ciento de los casos.
  • De los 220 incidentes, 215 fueron del grupo que tomó solo Pfizer; 144 de los 215 casos de miocarditis entre el grupo que solo recibió Pfizer ocurrieron después de la segunda dosis de la vacuna. El grupo que tomó la vacuna combinada solo registró cinco casos de miocarditis.
  • Se registró una muerte en el grupo vacunado.
  • La mayoría de los casos de miocarditis post vacunación ocurrieron en adolescentes de entre 12 y 17 años y fueron diagnosticados dentro de los siete días posteriores a la vacunación, según el estudio.

Hallazgos sobre la pericarditis

  • Se identificaron 50 casos de pericarditis dentro de los 30 días posteriores a la vacunación, y 44 incidentes correspondieron a hombres. Al igual que ocurre con la miocarditis, los individuos entre 12 y 17 años fueron los más afectados.
  • De los 50 casos, 47 fueron del grupo que solo recibió la inyección de Pfizer, y 26 de esos 47 casos ocurrieron después de la segunda inyección. El grupo combinado solo registró tres casos de pericarditis.
  • No se informaron muertes en los grupos vacunados.

El estudio no menciona ninguna fuente de financiación.

Sin embargo, los autores declararon que “no se conocen intereses financieros en competencia o relaciones personales que pudieran haber influido en el trabajo presentado en este documento”.

Peligros de las vacunas
El alto riesgo que plantean las vacunas contra la COVID-19 se destacó durante una conferencia de prensa celebrada el 11 de enero por el Grupo de Estudio de Problemas de Vacunas de Japón.

“Una revisión sistemática de la literatura reveló algunos hechos sorprendentes”, dijo durante la conferencia el profesor emérito Masanori Fukushima de la Universidad de Kyoto.

“Miles de artículos informaron efectos secundarios después de la vacunación, que afectan a todos los órganos sin excepción, desde la oftalmología hasta la medicina general y la psiquiatría. … Este tipo de informes sobre los efectos secundarios de los medicamentos o similares no tiene precedentes”.

El grupo está trabajando en un artículo que se publicará próximamente.

Según sus conclusiones, “la tasa de mortalidad por leucemia ajustada por edad aumentó” tras las campañas de vacunación. “Y hay hallazgos significativos para el cáncer de mama, el cáncer de ovario, etc.”.

Los eventos adversos relacionados con el cerebro “aparecieron en abundancia” y fueron “innumerables”, dijo Fukushima, señalando informes de trastornos mentales, síntomas psiquiátricos, depresión, manía y ansiedad. Como mencioné anteriormente, la medicina todavía está en desarrollo”, concluyó.

Obstáculos para informar la verdad
Si bien los médicos japoneses están “esforzándose mucho” por sacar a la luz los peligros de las vacunas, se enfrentan a “diversos obstáculos”, afirmó Fukushima.

“Existe el sentimiento de ‘¿por qué informar algo como los daños causados ​​por las vacunas?’ Hay interferencias. Tales acciones en sí mismas obstaculizan la libertad académica. Y en algunos departamentos académicos se está censurando”.

El profesor Yasufumi Murakami de la Universidad de Ciencias de Tokio dijo que “el mecanismo por el cual se producen los efectos adversos se comprende bien: la espiga es tóxica”, refiriéndose a la proteína de las vacunas de ARNm.

“Hay casos que ocurren dentro de una o dos semanas después de la inyección, pero también hay muchos casos que aparecen después de uno o dos años”, dijo, indicando las consecuencias negativas a largo plazo de las vacunas.

A principios de enero, el Cirujano General de Florida, Dr. Joseph A. Ladapo, pidió que se detuviera el uso de vacunas de ARNm contra el COVID-19, señalando problemas de seguridad, incluidas preocupaciones sobre los contaminantes del ADN. Expresó su preocupación de que el ADN de las vacunas pueda integrarse en seres humanos.

A principios de enero, el Cirujano General de Florida, el Dr. Joseph A. Ladapo, pidió detener el uso de las vacunas de ARN mensajero contra el COVID-19, señalando problemas de seguridad, incluyendo preocupaciones sobre contaminantes de ADN. Expresó su preocupación de que el ADN extranjero en las vacunas pueda integrarse en los sujetos humanos.

“La integración del ADN plantea un riesgo único y elevado para la salud humana y la integridad del genoma humano, incluido el riesgo de que el ADN integrado en los gametos del esperma o del óvulo pueda transmitirse a la descendencia de los receptores de la vacuna de ARNm contra el COVID-19”, dijo su oficina en un boletín del 3 de enero.

“Si no se evaluaron los riesgos de la integración del ADN para las vacunas de ARNm contra la COVID-19, estas vacunas no son apropiadas para su uso en seres humanos”.

Fuente: The Epoch Times en español

Comment here