Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaInternacionalesSucesos

TERRIBLE Un Mexicano descargó rifle contra familia hondureña en Texas: Entre las víctimas hay un niño de 9 años

Más de 250 oficiales de distintas agencias se encuentran en una búsqueda activa del sospechoso.

La ciudad de Cleveland, ubicada en el condado de Liberty en Texas, fue el escenario de una terrible masacre armada. Cinco personas, incluyendo a un niño de 9 años, fueron asesinadas con disparos en la parte superior del cuerpo. Como si se tratara de una ejecución, perdieron sus vidas a manos de un vecino molesto.

Identificaron al sospechoso como Francisco Oropeza de 38 años de edad. De acuerdo con el reporte de las autoridades y los sobrevivientes, el hombre es de nacionalidad mexicana y al momento de los hechos, había consumido alcohol.

Todo ocurrió justo antes de la media noche, en la ciudad que queda a 45 millas al norte de Houston. El hombre había estado disparando en su patio trasero, causando un estruendoso ruido que molestaba a sus vecinos, especialmente en la hora en que se disponían a dormir. Por esta razón, se dirigieron a la casa de Oropesa, para pedirle que dejara de lanzar rondas de disparos.

El hombre se justificó diciendo que estaba en su propiedad pero luego tomó un fusil estilo AR, cruzó hasta la casa de sus vecinos y abrió fuego a todos los presentes, incluyendo a niños. Aunque llamaron a la policía en reiteradas ocasiones, para el momento que llegaron los agentes ya había ocurrido la tragedia y el tirador estaba prófugo de la justicia.

Los oficiales fueron llamados a la cuadra 100 de Walters Road, justo en el área donde terminan los trenes. Se trata de una zona rural, donde es común que las personas disparen sus armas dentro de los terrenos, más nunca se había registrado un evento semejante.

Agente Greg Capers en la escena del crimen. Foto: Los Angeles Times

Cinco víctimas mortales en Texas

El jefe de la policía de San Jacinto, Greg Capers, alertó a la comunidad de Texas sobre la masacre ocurrida. Agregó que era muy probable que el sospechoso siguiera armado, por lo que ampliaron el perímetro de búsqueda a 20 millas de la zona donde ocurrieron los asesinatos.

Las víctimas fueron identificadas como Sonia Argentina Guzmán (25 años), Diana Velázquez (21), Julia Molina (31), José Casarez (18) y Daniel Laso Gizmán (9). Capers adelantó que todos los afectados eran de nacionalidad hondureña. En la vivienda había al menos 10 personas, de las cuales algunas habían llegado al país recientemente.

Sonia Argentina Guzmán y su hijo, Daniel Enrique Laso Guzmán. Foto familiar publicada por CNN

Dos de las mujeres que fueron halladas muertas al interior de una de las habitaciones, tenían sus cuerpos tendidos sobre dos niños. La policía indicó que era un claro intento por protegerlos de los disparos.

Un día después de los asesinatos en la ciudad perteneciente a Texas, la oficina del Sheriff del condado de San Jacinto emitió una actualización del caso y esclareciendo algunos detalles.

“En este momento, hay 4 personas fallecidas confirmadas dentro de la residencia. Se informó que el niño de 9 años fue declarado muerto en el hospital. Había otros 3 pacientes transportados a una facilidad médica, pero su estado no se conoce en este momento” afirmaron en el comunicado.

Por otra parte, informaron todos los cuerpos policiales y organizaciones que están trabajando en la captura de Oropeza, del cual hasta el momento no se tiene rastro.

Uno de los sobrevivientes, identificado como Wilson García, contó a CNN que logró escapar de la vivienda luego de que su esposa fuese asesinada por el sospechoso. Una de las mujeres dentro de la casa le gritó que sus hijos lo necesitaban pues ya habían perdido a su madre.

“Ella vio cuando mi esposa cayó al suelo y se estaba muriendo. Me dijo que me tirara por la ventana porque mis hijos ya estaban sin su madre”, dijo García para el referido medio.

Sin pistas sobre el sospechoso

Más allá de la identidad de Oropeza, las autoridades no han conseguido información adicional que ayude a su captura. James Smith, agente especial del FBI indicó el domingo en una conferencia de prensa, que el hombre podría estar en cualquier lugar.

A través de todos los involucrados, están solicitando apoyo a la comunidad. Adicionalmente, ofrecieron una recompensa de $80,000 por información que conduzca al arresto del sospechoso, en ocasión de hacer justicia por las víctimas.

“Lo consideramos armado y peligroso. Está ahí afuera y es una amenaza para la comunidad”, aseguró Smith.

Por su parte, el agente Capers dijo que al rastrear la zona de los disparos, hallaron algunas prendas y un teléfono celular. Sin embargo, por tratarse de un área boscosa, los perros de la unidad canina que estaban prestando servicio, perdieron la pista del olor.

En todo Texas se mantiene una persecución activa en la que están involucrados más de 250 oficiales de la ley.

Fuente MaimiDiario.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: