#NoticiaNacionalesSucesos

Tomado de Elvigilanteweb.com: “Mi hija se muere y nadie hace algo por ella” Padres de la joven con una herida abierta en el abdomen claman por ayuda

Los padres de Rosa suplican que a la muchacha la trasladen del Noriega Trigo a otro centro de salud donde tenga mejores condiciones.

Rosa está mal. La vida de la joven de 16 años, quien sobrevive desde hace cuatro meses con una herida abierta en el abdomen en el hospital Noriega Trigo, está en peligro y sus padres no encuentran salida.

Como lo reseñó El Vigilante en exclusiva, Rosa tuvo un parto prematuro hace cuatro meses en La Villa del Rosario. El bebé de siete meses falleció a las pocas horas de nacer y a la joven se le complicó el parto con una apendicitis.

Cuando la trasladaron al hospital Noriega Trigo en el municipio San Francisco llegó en malas condiciones. Su familia es de Barraquitas, un humilde caserío de pescadores en Rosario de Perijá, y no encontró dinero para hacerle los exámenes diagnósticos.

Sin embargo, un día después de su ingreso a Rosa la operaron, pero ya el apéndice se había reventado y su abdomen se contaminó. Según Zoila, la madre de la joven, tuvo septicemia y durante la intervención le rompieron la vejiga.

De ese momento para acá a Rosa ya le hicieron ocho intervenciones, pero la herida sigue abierta y por ahí supura heces y orina. El estado de salud de la joven es delicado, incluso algunas personas dentro del hospital aseguran que no sobrevivirá.

Padres de la joven con herida abierta abdomen suplican ayuda

Zoila y Jorge, padres de Rosa, están desesperados. Desde hace cuatro meses “viven” en las afueras del hospital Noriega Trigo, duermen en el piso y comen lo que encuentran, pero sus esfuerzos están concentrados en recuperar la salud de su hija.

“Nosotros no estamos culpando a nadie, solo queremos que a Rosa la lleven a un lugar donde tenga mejores condiciones para recuperarse”, explica el padre. Además, asegura que su intención no es perjudicar a los médicos o al hospital, solo quieren que su hija se recupere.

Rosa está en estos momentos en una habitación de aislamiento es el área de Emergencia del Noriega Trigo. Es un cuarto pequeño, sin ventilación y sin aire acondicionado.

Parece un pequeño horno, pero no pueden abrir la puerta por el riesgo a las bacterias del ambiente. Sin embargo, a una temperatura como esa se incrementa más la posibilidad de que la herida jamás se cierre.

Cubierta solo con una sabana, su cuerpo está hecho un manojo de huesos. “Ha bajado mucho de peso”, relata Zoila. Rosa permanece adormilada y cuando abre los ojos su mirada divaga sin conciencia. Yo no es capaz de articular frases.

Los padres de Rosa reconocen que han recibido mucha ayuda de la fundación Salva Una Vida, pero la situación va más allá de insumos. “Suplico que algún gobierno nos ayude a llevar a Rosa al Coromoto o a otro lado donde me la salven. Estoy dispuesto a trabajar lo que me queda de vida para pagarlo. Solo quiero que mi hija esté vivía”, suplicó el señor Jorge.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: