Opinión

Una oscura perspectiva ensombrece al País Opinión por Johnny Galue @CooTur

NOSOTROS

“LO POLÍTICO ESTÁ EN UN GRADO DE DESPRESTIGIO TAL QUE ATENTA CONTRA LA DEMOCRACIA Y CONTRA LA CONVIVENCIA CIUDADANA”

El efecto de la abstención, no solo es que deslegitimasino que ademásabre las puertas al populismos como a las dictaduras, que de quedarse son y serán nefastas para el país. Hay  gobernadores elegidos tan solo con menos del 18 % de la votación, por las mismas maquinarias que detentan el poder desde hace tiempo.

Existe una seria y grave descomposición, en las instituciones del Estado Venezolano. El soporte de los poderes sobre los cuales está configurada la estructura del estado, está en grave crisis.

                La justicia la controlan, se encuentra mercantilizada como lo ha dicho el propio Fiscal General con ocasión a la corrupción, no funciona, la Asamblea Nacional Constituyente no es representativa ni representa a nadie, sobra decir que su credulidad está en cero y el Régimen no gobierna. Tales circunstancias conocidas por todos,  evidencian que actualmente el Estado, perdió VÍNCULOS CON LA SOCIEDAD.

Más grave aún, la política está en un grado de desprestigio tal, que atenta contra la misma democracia.

A esto se suma el hecho, que el poder de las instituciones ha sido y está fraccionado, no solo, en micro-poderes y es el usufructuado de verdaderos vividores. Los resultados electorales los vienen siendo manoseando, por los mismos, desde hace mucho tiempo, y cuando no pueden controlar los resultados, apelan a cualquier subterfugio legal,  para anular los resultados, como es el caso venezolano.  Los contratos públicos y del Estado, tienen nombre, los puestos públicos no se entregan por méritos, sino plegados a intereses particulares,  como otros vicios que igualmente están enquistados en casi  todas las relaciones con el estado, se dan inclusive en las órbitas más bajas, líderes comunales, presidentes de juntas comunales, presupuesto participativos.

La situación esta dada, para la imposición de imposturas, de derecha, de izquierda o militar.  No hay salida, nos tomaron los grupos políticos, desde hace años y se han convertido en sus feudos particulares.

Venezuela tiene gente muy valiosa,  estos no tienen mayor incidencia a pesar de la importancia de lo que están sembrando. Cómo salir, hacerse oír, que debemos hacer para generar niveles de participación más altos que depuren las costumbres políticas, son los interrogantes que nos asaltan con preocupación.

Lo sucedido con la Asamblea Nacional, al crear una Asamblea Nacional Constituyente y antes de ello, con la anulación de los diputados del Amazona sin convocar la misma sentencia del TSJ a elecciones, es muy grave. No lo han entendido los propios diputados, ni los sectores de la oposición, como tampoco la sociedad, y que pretenden ocultar, otros hechos de mayor gravedad.  No lo han entendido, el Tribunal Supremo de Justicia y con ello el Poder Judicial, que nunca habían quedado tan mal, como ahora y no lo ha entendido, ante una sociedad,  que parece no interesarle nada, a pesar que todo lo afecta.

A este oscuro panorama, se le suma una juventud desinteresada totalmente de los procesos políticos. Conectada a las redes pero realmente escéptica de su clase dirigente, sus preocupaciones, no pasan más allá de su propio entorno, lo importante soy yo, el resto no existe.

Al Poder Judicial, como al sector militar, hay que recordarles que les llegó la hora de las decisiones. Hay situaciones que generan interrogantes muy serias. Qué pasó con el dinero recogido con las ayudas humanitarias, donde están las obras que se tenían que terminar y están pendientes, más grave, donde está la plata. Nadie sabe nada, ni el mismo Contralor o Procurador de la República, es necesario redimensionar la crisis, es necesario dejar de descalificar y pasar a los hechos.  

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: