Opinión

Venezuela víctima mortal del comunismo Por Marlon Jiménez García

Nuestra bella Venezuela, en otrora, país de ensueño, cuna de inmigrantes en un 95% de américa, Europa, y Asia, tierra de oportunidades, de libertades ciudadanas y fundador en el continente de la pluralidad política, de la democracia, y de la conformación de un verdadero Estado de Derecho; es hoy, un país de pesadilla; de ruindad política, económica, social y moral. La emigración es el pan de cada día, sobre todo de nuestro principal talento profesional y laboral y está inmerso bajo la dominación de un régimen dictatorial, que tiene como norte avasallar a todos los factores opositores y contrasta con una política de persecución, de cárcel y de muerte.

Venezuela es un país donde el hambre, la miseria y la muerte, es una filosofía de vida del comunismo imperante, no hay posibilidad de alcanzar calidad de vida, cada día se disminuye el lapso de vida de nuestro pueblo; en la mal llamada 4ta república el nivel de vida de su población aumentó, pasó, desde 1958 a 1998 de 48 años a 72 años, se redujo los índices de mortalidad a todos los niveles del proceso evolutivo del hombre, lo que índica a las claras que nuestra calidad de vida mejoró año tras año; en la 5ta república, con la llegada de la “revolución macabra” de manera revulsiva, la edad de vida  ha decrecido porcentualmente en niveles dantescos. Hoy, el principio de la “primacía de la realidad” es determinante; el régimen cada día reduce, por su impopularidad geométrica, su capacidad de convencer al pueblo, su diarrea verbal produce: escozor, arrechera, malestar físico y espiritual en el ámbito de la convivencia familiar y ciudadana, y una actitud intolerable contra aquellos que juegan demagógicamente con el hambre y con la muerte de la población; acentuada a cada instante, por los salarios insignificantes y la hiperinflación que es enemiga de la paz espiritual.

Venezuela, es un país donde es imposible gozar de calidad de vida, millones de conciudadanos salen como “alma que lleva el diablo” de nuestras fronteras a buscar horizontes distintos y diversos para poder congraciarse con la esperanza de un mejor vivir: salud, medicinas, comida, trabajo, paz espiritual, libertades ciudadanas, ahorro para ayudar económicamente a su familia en el país; es decir, los comunistas socavaron las bases del desarrollo y de las potencialidades estructurales para convertir a los venezolanos en miserables, harapientos y hambrientos (muertos en vida); es decir, en piltrafas humanas

El engendro, el día 14 de abril, manifestó, a viva voz y en cadena nacional, que ellos NO SE VAN DEL PODER NI POR LAS BUENAS NI POR LAS MALAS, ¿qué significa eso?, ¿que los esfuerzos que estamos realizando para lograr un país de democracia y libertades, no valen nada? Ese comentario, tenemos que tomarlo en el escenario donde él está. Está desesperado, no tiene respaldo internacional y cada día crece el rechazo a su régimen, en los pocos países que hasta ahora lo han manifestado. La situación de precariedad del régimen se agrava, porque hasta los cubanos, están a punto de DEJARLE EL PELERO, por las presiones que los chinos y los rusos le están haciendo, para ellos, mejorar las relaciones tensas y peligrosas que tienen con EEUU; y, los cubanos también desean mejorar, las de ellos, a los tiempos de Obama.

Además, el foro de SAO PAULO está consciente que la izquierda tendrá muy poco éxito en lo electoral de seguir este régimen en el poder en Venezuela; cuestión que tendrá efectos en las elecciones de Perú y de Colombia, y hasta en las de España a celebrarse próximamente, igual como las tuvo la semana pasada en Ecuador. La Unidad Nacional, propuesta a realizarse SIN EXCLUSIONES, los pone a tambalear en lo físico como en lo psicológico; si esta se consolida, como esperamos fielmente que ocurra, podemos afirmar: digan lo que digan; no tienen ningún chance, para continuar en el poder; ya sea, como dice el engendro, ni por las buenas ni por las malas.

El comunismo en Cuba, que tiene más de 60 años en el poder, nunca sensibilizó al continente y mas allá, como está ocurriendo hoy; ese adefesio de la IZQUIERDA PROGRESISTA, llamada así, por una cofradía de forajidos que se han aprovechado de ello, que utilizan la palabra PUEBLO para cometer, en nombre de él, sus fechorías; han quedado al descubierto con el caso venezolano; nunca se había visto de manera tangible, los efectos mortales del comunismo sobre un país y su pueblo. El mundo civilizado no sale de su asombro al ver como se destruyó en tan corto tiempo el país más rico del mundo; que transformó a la clase media mejor estructurada del universo, en miserable y ver como se produjo un efecto de inmediato, con la migración causada que, según los especialistas es la más grande, jamás ocurrida, en el mundo, incluyendo las dos guerras mundiales del siglo XX, por la destrucción integral causada.

En Venezuela, es el único país del mundo, donde no hay vacunas para el COVID 19 y tampoco para no morir de hambre; la solución para este coctel macabro, es que el engendro se VAYA PA’L CARAJO SIN REGRESO Y QUE SE LLEVE A LOS DELINCUENTES QUE LO ACOMPAÑAN; en eso, la sociedad civil con todos sus integrantes en acción, somos los protagonistas de esa salida y vamos a contar, para esa gesta patriota, con los militares institucionales, que son la mayoría, para levantar las banderas de nuestra CN y por ende de la democracia y de las libertades ciudadanas.   .

Esperamos lo que viene (que ya está) y actuaremos con gallardía como buenos hijos de Bolívar. Para luego es tarde.

Profesor Universitario

marlons.jimenez55@gmail.com

@marjimgar

caigaquiencaiga.net no se hace responsable por los comentarios y opiniones emitidos por el autor de este artículo

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: