Opinión

VERDADES Y RUMORES Por Darwin Chávez: Lecciones del 21N ¿Vaso medio lleno o vaso medio vacío?

ARROGANCIA. Me llega información sobre la conversación sostenida por Manuel Rosales con el derrotado Omar Prieto, previa a la rueda de prensa que dio OP. Definitivamente Prieto es arrogante y conflictivo. Ni siquiera la humillante derrota lo hace cambiar, pues carece de la inteligencia y humildad para entender lo que sucedió. El tipo se considera dueño del Zulia y por eso tuvo los santos corajes de asegurar a Rosales que ni puente, ni puerto, ni aeropuerto quedarían en manos de su gestión, sino que él, escuche bien, él es el “protector natural” y que el se quedará manejando eso. Aunque luego dijo en la RdP que no estaba previsto crear un “protectorado” en el estado. Es comprensible que Omar quiera sacar pecho en medio de la vergüenza política que vivió el 21N, pero de ahí a actuar como “guapetón de barrio” y creerse el protector natural, cuando en realidad es un destructor natural, hay un trecho muy largo. Parece olvidar Prieto que tiene enemigos muy poderosos en los hermanos Rodríguez, Néstor Reverol y Francisco Arias Cárdenas quienes ya deben estar actuando para terminar de sacarlo del juego. Bueno, pero ese tema lo reviso más adelante y con mayor cantidad de detalles. Lo interesante aquí es que Omar no aprende del resultado electoral, ni tiene ninguna formación política real para aceptar que el pueblo no lo quiere.

SORPRESA. La arrolladora victoria de la oposición en el Zulia, con Manuel Rosales a la cabeza, fue objeto de un amplio análisis en Caracas. Incluso para dicha revisión convocaron a algunos dirigentes zulianos y ciertos directores de organismos nacionales. El tema central fue que no consiguen una explicación satisfactoria para entender lo ocurrido. Consideraban que a partir de las maniobras ejecutadas, entre ellas negar la gasolina a los vehículos movilizadores opositores, sería suficiente para impedir el triunfo opositor. El problema es que no tomaron en cuenta que muchos dirigentes del PSUV están tan hastiados de Omar y de algunos alcaldes, que movilizaron votos a favor de la oposición. En medio del encuentro, Maduro quiso matizar lo sucedido alegando chistosamente que con Rosales en la gobernación habría insumos para hacer memes y así burlarse de él. Sin embargo, Diosdado Cabello se encargó de aterrizar a NM. ¿Qué le dijo? Le hizo entender que Rosales podría reunificar a la oposición y promover el referendo revocatorio contra él y si eso ocurría que se diera por revocado. Insistió que no podían subestimar la capacidad política de MR. Luego de las explicaciones de Cabello, Maduro se puso serio y dejó de bromear.

21N. Más allá de los gritos de “yo lo sabía” “lo dije y no me creyeron” de algunos que apostaron al fracaso electoral, del 21N hay lecciones bien importantes que sacar tanto para oposición como chavismo. Muchos, por no decir la mayoría, prefiere mirar resultados totales y no los números en concreto, ya que si miramos la totalidad de votos obtenidos por los dos bandos en pugna veremos como el chavismo sigue cayendo en votos, lo que contrasta con la totalidad de gobernaciones que ganaron. En eso coincido con el amigo Antonio de la Cruz y con el colega Eugenio Martínez, quienes resaltan la pérdida de fuerza del oficialismo. Tomemos el ejercicio numérico que hizo Eugenio Martínez en su muy seguida cuenta de Twitter (@Puzkas). Comencemos con el chavismo tomando como su último evento de referencia las presidenciales de 2018 donde Maduro obtiene 5.988.430, pero en comparación con las parlamentarias 2020 pierden 1.657.042 y el 21N perdieron otros 608.732, para una merma total de 2.265.774 votos. Ya con los resultados de las parlamentarias 2020 se comenzó a evidenciar el desgaste de la maquinaria roja y por eso tomaron acciones como, por ejemplo, la consulta interna para escoger los candidatos a las regionales y municipales, tratando de empoderar a las bases y recuperar fortaleza, pero las manipulaciones que cometió el cogollo con dicha consulta, sobre todo Diosdado, más bien generó mayor malestar. Revisemos ahora a la oposición y partamos con las regionales de 2017 en las cuales obtienen 4.890.398 votos, mientras que en las presidenciales 2018 (en las cuales no participó la mayoría del sector opositor) totalizaron 1.864.783, perdiendo 3.025.615 votos. Luego en las parlamentarias 2020 (también sin la participación de la mayoría de la oposición política) obtienen 1.391.668, perdiendo 473.115 votos adicionales. Cuando se compara con el 21N, la oposición (sin algunos sectores abstencionistas) saca 2.026.238 votos, aumentando 634.570 votos en comparación con 2020. ¿Por qué comparar con los procesos de 2018 y 2020? El punto de la reflexión no es la participación de la mayoría de la oposición partidista, sino la totalización de votos contra el chavismo, por eso vemos que aunque hay una caída al comparar 2017 y 2021, se evidencia una leve recuperación en relación con 2018 y 2020. De ahí la conclusión que ambos sectores están padeciendo de una grave desconexión con el ciudadano, por lo que acumular la mayor cantidad de gobernaciones solo es un golpe de efecto, pero en el fondo el oficialismo viene perdiendo caudal de votos de manera significativa. Eso es importante de resaltar, porque en el caso de lograrse la activación del referendo revocatorio y si por fin la oposición se une, el régimen corre el riesgo de perder el poder porque cada vez tiene menos personas que voten a su favor. Dejemos los números y vamos a lo político. El resultado electoral del 21N no solo muestra el desgaste del chavismo, sino que se evidencian las consecuencias de los errores en la conducción de la oposición. Acaso, ¿el 21N no puede ser tomado como una evaluación al gobierno interino de Juan Guaidó? Yo creo que sí porque el interinato y el G4 son lo mismo. Ahora bien, uno de los mayores errores cometidos por el G4 fue haber tomado tarde la decisión de participar y no haber realizado unas primarias para escoger a los candidatos en la mayoría del país, ya que se empeñaron en imponer nombres como ocurrió en Caracas y Miranda, por solo citar dos ejemplos, lo que abrió las puertas a victorias del chavismo. El fracaso del 21N es la mejor prueba del fracaso (disculpen la redundancia) de la estrategia de la oposición que inició en enero de 2019 o sea del interinato de Guaidó. No haber logrado mejores resultados obliga a reacomodos importantes en la oposición. A pesar de que al día de hoy el G4 parece no tener la fuerza para remover la mata en el interinato, aun parece ser muy necesario que se apliquen cambios en el interinato y Guaidó pase a la reserva. En cuanto a ese punto, si bien es cierto que EEUU ratificó su apoyo y pudiera eso ser tomado como un espaldarazo a Guaidó, en realidad los gringos respaldan es la lucha de la oposición y si hay cambios ellos aceptarían dichas modificaciones. Recuerden siempre que Guaidó es una circunstancia. Ahora vamos al otro lado, pues ahora se dice que Maduro quedó legitimado y tomó aire, olvidando que las conclusiones preliminares de la misión técnica de la UE son tan demoledoras contra el chavismo y sus abusos electorales, que ya Diosdado salió a atacar a los observadores y amenazó al rector del CNE, Roberto Picón. Pero además no olvidemos que sigue vigente la investigación de la Corte Penal Internacional, continúa el juicio contra Alex Saab y “El Pollo” sigue cantando en Europa y pronto lo hará en EEUU.  Haber ganado tantas gobernaciones y alcaldías no le genera tranquilidad al chavismo. Siguen en medio de las mismas dificultades que antes del proceso. En conclusión, el 21N obliga a ambos bandos a realizar profundas reflexiones y modificaciones. El chavismo sigue en una situación compleja. Mientras que la oposición sigue enfrentada y con una urgente necesidad de legitimar liderazgos y ajustar la estrategia.

DESESPERO. Aunque cualquiera pudiera pensar que la “ruta de la desesperación” para Omar Prieto comenzó con el primer boletín que dio el CNE, en el cual dieron como ganador a Manuel Rosales, están un poco errados. Una fuente cercana a OP me cuenta que la desesperación comenzó el domingo entre las 10 y las 11AM ¿Por qué tan temprano? Porque los números que comenzaban a recibir ya mostraban una tendencia abismal a favor de Manuel Rosales y la derrota de OP comenzaba a perfilarse como segura. ¿Qué hizo Omar? La lógica podría indicar que debió apretar la movilización y colocarse al frente de la contraofensiva para ganar, pero no, no hizo eso ¿Qué hizo entonces? Pues comenzó a llamar a sus protectores en Caracas, quienes le dijeron una frase en común. “Si estás perdiendo, entonces jódete”.  A partir del fracaso en sus llamados para que lo protegieran, comenzó el hormigueo y la desesperación se fue acentuando hasta que como último recurso lanzó su angustioso grito para la operación remate, que funcionó pero a la inversa. Luego de oficializada la paliza que recibió, trató de fortalecer su figura con insistentes llamadas a Caracas para que lo designaran como “Protector”. Intentó con su gran padrino Diosdado Cabello quien, al parecer, no quiso hablar con él. Buscó hablar con Jorge Rodriguez, quien supuestamente le negó su apoyo. Luego a través de Fidel Madroñero habló con “Nicolasito” quien le prometió hablar con Nicolás padre, cosa que aparentemente hizo pero tampoco obtuvo una respuesta positiva. En medio del ajetreo de las comunicaciones buscando el premio de consolación, hizo la rueda de prensa para mostrar fortaleza, pero presumo que tampoco le servirá de nada. Hasta el cierre de esta columna más allá de su arrogancia, pareciera que Omar lo perdió todo y sus enemigos tratan de rematar su salida del juego político. Tal como lo comenté en varias ocasiones, su alto rechazo no solo lo arrastró a él, sino que se llevó por delante a muchos candidatos a alcaldes, entre ellos Willy Casanova y Dirwings Arrieta. Si no logra su objetivo de ser protegido por el PSUV Caracas, ¿qué destino le espera? Creo que un riesgoso, solitario y feo desierto político que tendrá que cruzar. ¿Se irá del país? No creo. ¿Podrá llevar una vida normal? Tampoco creo. ¿Qué hará? No tengo idea ya que no es una persona normal.

CANTINFLAS. En Venezuela hay dos dirigentes de la oposición que compiten a ver quién hace mejor de Cantinflas, con el perdón de este famoso y fallecido comediante mexicano. ¿Por qué? Porque sus discursos y acciones están cargadas de inconsistencias, además de muchas idas y venidas. ¿Quiénes son los nuevos Cantinflas? Pues los incoherentes de Leopoldo López y Juan Guaidó. Resulta que ambos son el más vivo ejemplo del político sin posición firme, pues van pa lante y pa atrás con sus mensajes y acciones, además del descarado doble discurso. Por un lado afirmaron que estaban en contra de la participación en las elecciones del 21N, pero por el otro lado su partido Voluntad Popular peleó y hasta berreó por colocar candidatos a gobernaciones, alcaldías, diputados regionales y concejales. Luego salen diciendo que es un proceso electoral sin condiciones, pero mandan a la gente a ir a votar y hasta el propio Guaidó votó el 21N. ¿Quién los entiende? Si estás contra la participación, debes mantener su posición y no andar cambiando de postura de acuerdo como sople el viento. En lo único que no son inconsistentes este par de personajes es en el deseo de continuar al frente del festín con el dineral que ha manejado el gobierno interino.

LECCIÓN. No soy amigo, ni fui parte de los colegas que apoyaron a Willy Casanova, pero debo reconocer que el lunes 22 de noviembre a eso de las 12:44 minutos del mediodía le dio una lección magistral a Omar Prieto. ¿Qué hizo Casanova? Pues que subió un hilo a su twitter personal (@Willy_Casanova) en el cuál no solo admite su derrota, sino que felicita a Rafael Ramírez por su victoria en la contienda a la Alcaldía de Maracaibo y además deja entrever que se comunicó con él para conversar sobre la transición. Luego en un segundo mensaje informa que designó a César Garrido como el enlace para todas las gestiones administrativas correspondientes y en un tercer y último trino explica que dio instrucciones a su equipo no solo para una entrega armoniosa de la institución, sino también para no detener las actividades programas en beneficio de la ciudad. Estos mensajes picaron mi curiosidad y revisé la cuenta de Omar Prieto (@OmarPrietoGob) a ver si había hecho lo mismo y me conseguí con la sorpresa que su última acción (para ese momento) fue el retuiteo de un mensaje de Rafael Lacava a las 2:08AM del 22/11. A modo de chiste, un amigo del PSUV me dijo que en la Residencia Oficial no debió quedar ni un plato, vaso o adorno en  buen estado ante la tremenda arrech… que debió agarrar. Todos los consultados suponen que empezó a señalar a los supuestos responsables de su derrota, sin admitir que la culpa es de él y solo él. Por otro lado, el gran ganador con la derrota de Omar es el propio Willy quien a pesar de haber fracasado en su reelección, queda como el principal referente del PSUV en el Zulia de cara al futuro.

MUERTOS DE LA RISA… Así están dos de los más peligrosos enemigos de Omar Prieto dentro del PSUV: Francisco Arias Cárdenas y Néstor Reverol. Aunque Pancho consume poco licor, me dicen que se tomó varios shot de Tequila “Siete Leguas” acompañado de sus más cercanos, ya que hizo una fiesta, pero no cualquier celebración, sino la fiesta más importante que ha tenido en los últimos años por la humillante derrota de Omar Prieto, desenlace en el cual él tuvo su cuota de participación. Pancho no es para nada fiestero, pero se le veía feliz y además comentando los planes que tiene. Ya está trabajando para regresar al Zulia al rescate del PSUV o mejor dicho para recoger el desastre que deja Prieto. Supongo que el general Néstor Reverol también tuvo su celebración, quizás con el mejor whisky con varios años de añejamiento.

100% DE ACUERDO. Esa es mi posición ante la propuesta pública que hizo Maria Corina Machado, para que el pueblo mediante elecciones seleccione a los liderazgos que deben conducir la lucha de la oposición. Confieso que me sorprendió MCM, porque pensé que su respuesta ante lo sucedido el 21N sería de atacar y de aprovechar la ocasión para decir a todo pulmón que ella tenía razón. Por el contrario saca es carta que podría ser muy útil para legitimar los liderazgos opositores. No es la primera dirigente de la oposición que asoma esa posibilidad, ya que el PCD hizo la misma proposición a comienzos de este año. De lo que no tengo dudas es que se trata de una buena iniciativa para recomponer la lucha. Creo que los resultados electorales impactaron la frágil credibilidad del interinato y el G4, por lo que se requieren cambios urgentes. Por eso un proceso de elección popular sería la vía para darle mayor legitimidad a quienes serían los conductores de la lucha por la libertad de Venezuela. A la idea de MCM agrego que, según mi humilde criterio, el G4 debe dar paso a un cuerpo colegiado integrado por dirigentes políticos (50%) y representantes de los distintos sectores de la sociedad civil (el otro 50%). Hagamos un ejercicio, pensemos que dicho cuerpo colegiado estaría integrado por 10 personas, cinco sería políticos electos por los venezolanos y los otros cinco sería personalidades del mundo empresarial, sindical, social y hasta religioso. ¿Qué hacer con los alacranes? Que se midan en la consulta y si alguno es electo, esa tendencia sería desactivada y viceversa, porque si pierden también quedarían desactivados. Esperemos que esta idea de MCM tome cuerpo, porque hay tiempo, estructura y tecnología para hacer una consulta como esa. Si desean ver el video con su propuesta, se los dejó aquí.

REFLEXIÓN. Perdí la cuenta de las ocasiones en las cuales exhorté de forma muy respetuosa al colega, Juan Carlos Fernández, para que retirara su candidatura y apoyara al abanderado de Unidad. En 2-3 ocasiones respondió mis comentarios a través de WhatsApp y me explicó algunas de las razones que lo llevaron a mantener su aspiración. Al final ocurrió lo que tantas personas le dijimos y fue que quedó en tercer lugar en la votación, con unos 30 mil votos que de nada le sirven en esta su tercera derrota electoral. Lo peor es que hizo tantas cosas que lo dejan mal parado, como ese video dándose ganador el propio 21N y otras tantas acciones que ya no vale la pena recordar. Y ahora gente de su equipo usa a algunos periodistas aliados, para intentar justificar sus acciones resaltando el aporte que le dieron partidos fuera del G4 a la victoria de Manuel Rosales. Casualmente, son los mismos colegas que llamaron “opinadores tarifados” a todos aquellos que no apoyamos a JCF. Creo que el amigo Juan Carlos Fernández no ganó nada y más bien no queda bien parado luego de sus acciones. Por eso a veces llego a dos conclusiones. La primera, que la soberbia no es una buena consejera en política y la segunda que periodismo y carrera política son como el agua y el aceite y por eso no se deben mezclar. ¿Por qué? Porque las acciones como dirigente político pueden acabar muy rápido con lo que como periodista se tarda mucho en construir y ganar, que es la credibilidad y confianza de las personas.

CHILE. Confieso que en la columna previa al 21N no pude incorporar mi visión sobre las elecciones y la coyuntura política chilena, a pesar de que muchos amigos me habían solicitado mi visión de una situación tan particular. Aclaro que no soy experto en política chilena, pero si leo y escucho a muchos que si lo son. Lo primero es que por enésima vez aclaro que es muy difícil que en Chile ocurra lo mismo que sucedió en Venezuela, ya que en este país no hay un Chávez que pueda hacer lo que le venga en gana. Chile es una nación muy fragmentada políticamente y eso ocasiona que los gobernantes deben generar consensos parciales, para poder tomar decisiones y acciones estratégicas. Como se evidencia en otras naciones, Chile está viviendo el agotamiento de un modelo político y la mejor demostración es la aparición de un candidato que se convirtió en un fenómeno electoral a pesar de que vive desde hace dos años en Estados Unidos, no hizo campaña en el país y tampoco pudo votar; pero además está siendo enjuiciado en los tribunales por incumplimiento en el pago de la pensión alimentaria. Con todo y eso, Franco Parisi quedó tercero obteniendo 899.403 votos o sea un 12,80% de la votación, superando a Sebastián Sichel (el otro candidato de la derecha) y a los otros aspirantes de la izquierda: Yasna Provoste, Marcos Enríquez-Ominami y Eduardo Artés. Los candidatos que pasaron a la segunda vuelta que se realizará el 19/12, José Antonio Kast (derecha) y Gabriel Boric (izquierda), representan los dos polos más extremos. El primero le ganó al segundo por 143.313 votos o sea 2.08%, lo que vaticina un final muy cerrado en segunda vuelta. Todo por supuesto va a depender de tres factores. El primero, las negociaciones de los ganadores con los perdedores. El segundo, del deslizamiento de los votos de los candidatos no ganadores hacia cualquiera de las dos fórmulas. Y tercero, en la capacidad para motivar al poco más de 50% de los votantes que no sufragaron, ya que la participación según el Servel fue de 47,19%. Se supone que Sichel se aliaría con Kast, mientras la izquierda se aglutinaría en torno a Boric, siendo aún un misterio el papel de Franco Parisi, quien pareciera tener poco control sobre sus votos, ya que los especialistas consideran que él recibió tal respaldo por ser visto como un candidato antisistema o sea ni de derecha, ni de izquierda, lo que genera dudas sobre su influencia en los votantes. Para ser justos en el análisis, ambos candidatos generan temores. Kast por sus vinculaciones con la dictadura de Pinochet. Mientras que el rol protagónico del Partido Comunista alrededor de Boric levanta miedo. Esperemos a ver qué ocurre de aquí al 19/12. Espero haber contribuido a que entiendan el proceso político que se vive en Chile actualmente.  

MOLESTIA. Me informan desde el Partido Centro Democrático (PCD) que están muy molestos con el G4, pero sobre todo con Primero Justicia. ¿Cuál es la razón? Que no cumplieron los compromisos adquiridos, sobre todo con la candidatura a concejal de Marco Rivero. Hagamos un recuento. A Marco le ofrecieron el puesto 4 en la lista al Concejo Municipal de Maracaibo, pero luego le propusieron ser candidato en el circuito 3 que integran las parroquias Coquivacoa, Juana de Ávila, Idelfonso Vásquez y Venancio Pulgar. Él y su equipo se fajaron duro en la circunscripción y lograron la victoria, pero luego recibieron la desagradable noticia que PJ no había hecho la sustitución o fe de erratas en el CNE, o sea que Marco nunca fue candidato oficial y perdió todo el trabajo realizado. Eso no tiene otro nombre que una absoluta falta de respeto al compromiso que había sido aprobado.

DERROTA NARANJA. Según los cómputos finales, la oposición ganó la mayoría de las alcaldías en el Zulia y de las que perdieron tres tenían a candidatos de Voluntad Popular: Miranda, Guajira y Jesús Enrique Lossada. Eso reafirma el pésimo momento que vive esa organización en el Zulia. Y además ratifica que Lester Toledo es un “pote de humo”, porque el personalmente dirigió las campañas electorales en dichos municipios y el flamante consultor político de supuesto renombre internacional, terminó fracasando aunque termine achacando las culpas a otros. Pero eso no es todo, sino que además hay toda una tormenta interna a nivel de las parroquias. Me cuentan que, por ejemplo, Vanessa Villalobos, coordinadora de VP en la parroquia Coquivacoa está supuestamente echando chispas contra quienes se burlaron de ella y que son parte del Equipo Regional de Activistas. ¿Qué ocurrió? Que le prometieron que sería candidata a concejal y luego su nombre lo negociaron para favorecer a otro. Mucho humo y engaño de color naranja.

COMPARACIÓN. Las comparaciones son odiosas, pero son oportunas en algunos casos. En Chile el sistema electoral es 100% manual y sus resultados pueden seguirse en tiempo real. Incluso el Servel (organismo electoral) permite que los medios de comunicación se conecten con su plataforma y puedan así difundir los resultados al instante. Mientras en Venezuela tenemos, según el chavismo, el sistema electoral más moderno y seguro del mundo, pero los resultados parciales se supieron luego de la medianoche y la web del CNE estuvo más tiempo offline que funcionando todos estos días. De hecho, al cierre de esta columna aún hay cargos sin adjudicar.

CUPO. Por cierto, que será de la vida del diputado suplente, Juan García, y su práctica diabólica de extorsionar a medios y periodistas con el cupo de gasolina. De pronto se queda con el gusto y se mete en el negocio que tanto dinero les dio a personajes como Danilo Vílchez y Ricardo Lugo, entre muchos otros. También es probable que le den una sentadita temporal en la Asamblea Nacional. De lo que si estoy seguro es que a los medios de comunicación es poco probable que regrese, por la pésima imagen que tiene. ¿O se irá a Estados Unidos donde tiene familiares muy cercanos?

CAMBIO DE PIEL. Me dicen que un camaleónico coleguita ya mandó a preparar la mejor torta para llevársela a Manuel Rosales el día de su cumpleaños (12 de diciembre), para reafirmar su excusa de que apoyó a Omar Prieto porque no tuvo más remedio. Una consulta final, ¿los negocios que hizo también fueron porque no tenía más remedio?

Darwin Chávez|@darwinch857|darwinch67@gmail.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: