Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
Opinión

Yo no fui, nosotros no fuimos, fueron ellos Por el Soc. Ender Arenas Barrios

Cuando el cáncer que mataba a Chávez ya no pudo ser ocultado, Ernesto Villegas, Jorge Rodríguez, Diosdado Cabello y Maduro se dirigieron al venezolano y nos contaron que el cáncer que lo mataba era producto de una mortífera arma biológica que había sido inoculada en el organismo de Chávez por la CIA, el Pentágono, en fin, por el imperialismo Yanki.

Mas tarde, cuando ya Nervis Villalobos y sus secuaces se gozaban los más de cien millones de dólares que supuestamente se habían invertido para resolver el problema eléctrico y se dedicaba a comprar mansiones en España, se produjo el enorme apagón que nos dejó sin electricidad durante seis días, en medio de los cuales se produjeron feroces saqueos y más de 21 muertos en las emergencias de los hospitales venezolanos, otra vez, ahora sin Ernesto Villegas, con la voz cantante de Maduro y con actores de reparto como Jorge Rodríguez, y Cabello se dirigieron al país y nos contaron la historia de que todo lo producido ese 7 de marzo a las 4 y 55 minutos de la tarde de 2019 había sido producido por un ataque electromagnético y cibernético originado por la CIA o el pentágono, en fin, por el imperio Yanki, los mismos actores que habían inoculado el cáncer en el cuerpo de Chávez.

En resumen, pudiéramos hacer un esfuerzo y recordar las 7 y más plagas que le han caído al país desde 1998 hasta hoy y no hay una sola tragedia, un solo evento desafortunado que haya impactado negativamente en la salud económica, política y social del país que no haya contado, según el regimen, con la autoría externa, bien sea del imperio norteamericano o de sus “lacayos” criollos o, también, de una larga lista de bichos como los rabipelados.

Así, todo descontento, movilizaciones de calle, protestas, intentonas de golpe, pero, también la crisis económica y humanitaria, todo, absolutamente todo tiene como responsables a otros (el imperio, los empresarios, los mercenarios, Uribe y Duque, Trump y Biden, pero también, José Prieto, Pedro Pozo, Giovani Escroto, José Ramón Paloma, Pedro Piña, Vicentico Parra y Emma Calderón) pero nunca, nunca, nunca a los que dirigen desde el régimen al país.

Así, el gobierno se ha hecho de una estrategia en la que han sido exitosos: La irresponsabilidad organizada, pues los culpables de todo siempre son otros.

Así llegamos a la explicación que da el informe de la Asamblea Nacional chavista a la diáspora venezolana.

Veamos:

Desde 2014 hasta el día de hoy los venezolanos sintieron una especie de comezón que les recorría todo el cuerpo, muy parecido a lo que sienten algunas especies (incluyendo la nuestra) cuando se les despierta una ganas incontrolables por aparearse, en este caso, nadie lo sabía, pero estábamos siendo bombardeando por un ataque de neurotransmisores que impacta sobre la “corteza cingulada anterior” que como todos Uds. saben  (especialmente la susodicha comisión) es la zona que se involucra en los cambios de comportamiento o cuando se necesita decidir por los caminos a seguir, especialmente si este señala el Tapón del Darién.

La corteza cingulada anterior (¡que nombre!) es una zona que se encuentra encima y alrededor del cuerpo calloso en el lóbulo frontal.

Nadie lo sabía, pero, 7 millones de autómatas (incluyéndome) hicimos maletas, juntamos lo que podíamos, vendimos lo poco y mucho que teníamos (todavía siento nostalgia por mi hornito eléctrico y mi olla arrocera, un verdadero lujo, que fue lo que pude comprar con las prestaciones sociales que me pagó la Universidad después de treinta años como profesor titular).

No había explicación que lograra poder entender la razón por la que algunos, en verdad muchos, sin voluntad alguna empezaron a caminar y caminar y caminar, emularon la hazaña del ejercito libertador atravesaron las trece montañas del sistema montañoso de los Andes. Parecían zombis, escalando las cimas más altas: 

El Ritacuba Blanco en Colombia hasta el Nevado Huascarán en Perú. Otros como muertos vivientes se adentraron en la selva del Darién, otros atravesaron ríos, pelearon contra serpientes, cocodrilos. Mientras que otros y otras (¿me permiten decir otres?) fueron asesinados. Imagínense.

Ahora, se ha revelado todo, gracias a la sesuda investigación llevada a cabo por la “Comisión Especial para Investigar los Crímenes Contra los Migrantes Venezolanos en el Extranjero», que ha llegado a la conclusión de que:

“la migración venezolana fue motivada por una campaña de neurociencia…. (que) manipuló el comportamiento de los ciudadanos haciéndolos emigrar de forma desordenada. Nunca abordan la crisis económica que el país ha sufrido desde el 2014”.

La comisión concluye que:

“La migración en Venezuela no responde a la realidad socioeconómica del país, a la hiperinflación, la inseguridad ni la recesión sostenida desde el 2013 hasta el 2021, sino que fue producto de un ataque con neurociencia para impulsar a los venezolanos a emigrar… (y que) la neurociencia empleada contra la población del país forma parte de una “guerra de quinta generación” contra Venezuela.”

Así que los venezolanos hemos sido víctimas de ataques cibernéticos, electromagnéticos, virus cancerígenos magnicidas, armas de tercera generación, de cuarta generación y ahora de quinta generación todas injerencistas y desestabilizadoras.

Y uno se pregunta si no habrá alguien dentro del regimen que alguna vez, aunque sea una sola vez, vuelva a repetir las palabras del milico que una vez sedujo a la gente diciendo “Yo soy responsable”

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: