CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionales

#ASIA Xi Jinping recibe a Maduro en Pekín y anuncia que “elevará” las relaciones con Venezuela

La visita marca la primera vez que ambos se sientan juntos en cinco años, señal de la recuperación de su relación tras años de enfriamiento.

Después de una gira de ocho días arrastrándose por China en busca de un salvavidas económico para su país, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, finalizó el miércoles el viaje en Pekín, donde fue recibido por su homólogo Xi Jinping.

El líder de la segunda potencia mundial abrió al venezolano las puertas del Gran Palacio del Pueblo, el hemiciclo de Tiananmen donde suelen ser recibidos los jefes de Estado, para firmar un nuevo acuerdo que “elevará” las relaciones entre ambos países.

Eso sobre el papel se traduce en una “asociación estratégica integral”, un título simbólico, pero que representa el más alto nivel en la diplomacia china y que alcanza una reducida lista de países donde también están Pakistán o Rusia.

El paso de Maduro por la capital le ha valido al venezolano para hacerse la foto con el poderoso mandamás chino, pero las paradas más fructíferas, en cuanto a buscar financiación para un país arrasado por la inflación, que era a lo que venía, han sido en la ciudad sureña de Shenzhen y en el epicentro financiero Shanghai.

En esta última ciudad, Maduro tuvo un encuentro con la presidenta del banco de desarrollo del grupo BRICS, la ex presidenta brasileña Dilma Rousseff, quien arropó al dictador destacando que el bloque de economías emergentes considera a Venezuela “un socio, un aliado y un amigo”.

Foto: Una pantalla gigante muestra la reunión de Nicolás Maduro y Xi Jinping en Pekín. AFP

China se convirtió en un prestamista clave para Venezuela en 2007, cuando, con Hugo Chávez como presidente, inyectó en el país latinoamericano por primera vez fondos para ambiciosos proyectos de infraestructura y petróleo.

En la década pasada, Pekín, que es el principal acreedor de Caracas, prestó alrededor de 50.000 millones de dólares a Venezuela, que le pagó parte de la deuda con envíos de petróleo.

La visita de Maduro escenifica que ambos países recuperan el buen tono de sus relaciones tras unos años de enfriamiento, y en un contexto actual en el que continúan creciendo las tensiones entre Pekín y Washington.

La reunión entre el líder chino y el venezolano marca la primera vez que los dos se sientan juntos en cinco años.

Durante su viaje, Maduro también trató de ganarse la simpatía del pueblo chino con una visita a una de las consideradas montañas sagradas del país, Taishan, en la provincia de Shandong. Un gesto que agradó a los medios estatales, que dieron una amplia cobertura.

En Pekín, además de la reunión con Xi, el líder venezolano también se vio con el director del Centro Internacional para la Reducción de la Pobreza de China, Liu Junwen, uno de los artífices de los programas de desarrollo que llevaron al país asiático a anunciar hace un par de años que se había erradicado la pobreza absoluta.

Fuente AFP y Diario ElMundo.es

Comment here