#NoticiaInternacionales

Atención: Si eres «gay» no vayas a Medellín Colombia lee aquí ¿Por qué?

Siguen los misteriosos asesinatos de hombres gay en Medellín

Ya van siete casos en lo que van del año y algunos asistían a citas a través de aplicación gay.

El cuerpo de Osvaldo Adolfo Botero Giraldo fue hallado sin vida el 11 de enero de este año en su casa.

Ese martes, el comerciante no llegó a su trabajo por lo que algunos familiares fueron a buscarlo a su vivienda en el barrio La Castellana, en el suroccidente de Medellín.

El hombre, de 45 años, fue hallado muerto y, según el informe oficial de las autoridades, presentaba “surco de presión a la altura del cuello” y le habían hurtado algunos elementos de su apartamento.

De acuerdo con el general Javier Josué Martín Gámez, comandante de la Policía Metropolitana, Botero se habría resistido a un intento de robo por parte de un hombre que entró a su casa y por esta razón murió por asfixia mecánica.

Ese fue el primero de una serie de siete crímenes que hoy tiene en alerta a la ciudad de Medellín, pues se sospecha que habría un ataque sistemático contra hombres de la población LGBTIQ+.

Lo que ha llamado más la atención tras los avances de las investigaciones es que los casos tienen varios puntos en común: han muerto por asfixia o golpes y los casos se han dado luego de citas sexuales o afectivas acordadas por la aplicación llamada Grindr, en la que hombres gay o bisexuales buscan encuentros casuales o amistad.

El 4 de abril pasado, la Alcaldía informó a la opinión pública su preocupación por estos asesinatos. El alcalde Daniel Quintero pidió celeridad en las investigaciones y recompensas de 80 millones de pesos por la identificación y captura de los responsables.

Hay unos hechos muy similares en cómo se viene generando la muerte de estas personas, que están en proceso de investigación. La mayoría han muerto en su residencia o en un hotel y producto de vincularse con personas extrañas a través de redes sociales”, había dicho ese mismo día, el secretario de Seguridad, José Gerardo Acevedo.

Manifestaciones de la comunidad Lgbti en Medellín Foto:Jaiver Nieto Álvarez / ETCE

Por esos días iban seis casos de homicidios. El último había sido el de Hernán Macías López, de 28 años de edad, oriundo de Florencia, Caquetá y quien vivía en Medellín en donde trabajaba como vigilante.

El joven fue hallado sin vida el 31 de marzo en un hotel en el Centro de Medellín por asfixia mecánica, según las autoridades.

Pero los casos siguieron. El pasado 20 de abril fue encontrado muerto José Eduardo Gómez Galindo, de 62 años, quien estaba en un inquilinato del barrio Prado Centro, con una almohada y una cobija sobre su cabeza.

Tras los casos, la población LGBTIQ+ de la capital antioqueña ha hecho tres manifestaciones en la calle Barbacoas (zona gay reconocida en Medellín), en La Alpujarra y en las afueras de la Fiscalía.

“La verdad, muy preocupante porque el asunto se volvió en un tema muy sistemático, sentimos que se vio la vulnerabilidad dentro de las dinámicas de socialización que tiene la población gay específicamente por medio de estas plataformas (…) creemos que eso se ha estado intensificando y sentimos que no han sido suficientes las acciones por parte de la institucionalidad porque si se siguen presentando, algo está fallando”, comenta Robert Andrés Plata Córdoba, codirector de la Alianza Social LGBTI Antioquia.

Hernán Macías López, uno de los hombres asesinado

Aún no se ha determinado si se trata de una red organizada que comete estos asesinatos. Además, para el activista aún no se puede establecer si se trata de crímenes de odio.

“Se nos sale un poco de las manos porque no estamos seguros si esas personas lo hicieron específicamente porque éramos población LGBTI o simplemente por cometer ese acto de homicidio pero muy seguramente tiene algo que ver. Uno dirá que a uno lo citan a un hotel y hasta ahí pero que estén matando tan sistemáticamente a estas personas ya deja algo que pensar y por qué directamente a personas gay”, agrega.

Él mismo fue víctima de hurto en situaciones similares a los hombres asesinados. En el mes de febrero se citó con un hombre tras acordar la hora y el lugar por una conversación en Grindr. El destino fue un hotel en el Centro de la ciudad.

“Cuando llegué al sitio, no encontré a la persona que me había citado sino que al momento de llegar me dieron las llaves de la habitación como si yo hubiera reservado o algo así, no me registraron. Posteriormente llegaron dos tipos a la habitación y me amenazaron, me hicieron quitar la ropa, me quitaron mis pertenencias, me vaciaron las cuentas, me amenazaron y llamaron a familiares y amigos a extorsionarlos”, recuerda.

En un poco más de una hora, los hombres, que se identificaron como parte de una banda del sector de Manrique, le robaron su celular, 500 mil pesos que tenía en su cuenta bancaria y alcanzaron a quitarle 200 mil pesos a uno de sus amigos que fue llamado por los delincuentes, pidiendo dinero para no atentar contra su vida.

Plata Córdoba denunció el hecho y también llamó la atención porque muchos hoteles, sobre todo en el Centro de la ciudad (que prestan servicios como moteles), no llevan controles sobre quiénes son sus clientes.

“No hay registros, entras la hotel y no se sabe quién entró al hotel y las personas que comenten el delito, los criminales como tal, tienen asegurado el lugar”, agrega el activista.

¿Hay resultados?

El viernes pasado, la Fiscalía informó que ya se dio captura de tres personas implicadas en igual número de casos y se encuentran con medida de aseguramiento en centro carcelario por los delitos de homicidio agravado.

Se trata de los presuntos asesinos de Osvaldo Adolfo Botero y de Gustavo Alberto Arango Jaramillo. De este último se informó que tenía 52 años de edad y fue asesinado el 1 de febrero luego de ingresar a un hotel en el Centro de Medellín acompañado de otro hombre. Tenía varias heridas ocasionadas por golpes, según el informe oficial de las autoridades.

La Fiscalía no dio información sobre el tercer capturado ni a qué víctima corresponde.

Luisa Obando, fiscal delegada de seguridad territorial, corroboró que son siete los casos de homicidios y que además ha habidos dos tentativas de homicidios a personas de la población LGBTIQ+ en Medellín, en lo que va de este 2022.

Para las investigaciones, dijo, se conformó un equipo de investigadores y un fiscal destacado en temas de enfoque de género.

“También contamos con un equipo de médicos forenses y un equipo de psicólogos quienes son encargados de hacer una caracterización a profundidad respecto del rol de la víctimas y de los victimarios y de los escenarios de victimización donde produjeron estas muertes y estas tentativas”, explicó en su momento Obando.

De otro lado, la gerenta de Diversidades Sexuales e Identidades de Género, Patricia Llano, dijo que se han sellados dos hoteles en los que han ocurrido estos casos.

“La Gerencia de Diversidades Sexuales e Identidades de Género se encuentra actualmente realizando visitas presenciales a los hoteles, moteles y residencias de alta frecuencia de población LGBTI con el objetivo de articularse con estos establecimientos en pro de la garantía de la seguridad y la salvaguarda de los derechos de la población con orientaciones sexuales e identidades de género no hegemónicas”, informó.

Por ahora, avanzan las investigaciones de los siete casos y sobre todo en los otros cuatro que quedan por resolver, pues la promesa del Fiscal Francisco Barbosa cuando estuvo en Medellín el viernes pasado fue que iban a esclarecer todos estos crímenes en contra de estos hombres gay.

De otro lado, el llamado que hace Robert Andrés Plata es al autocuidado por parte de la población LGBTI: “ahorita que está la alerta hay que ponernos en un autocuidado, ponernos a pensar que nuestra vida vale, que no debemos confiarnos de cualquier persona y en esa caso si abro la app y si quiero encontrarme con alguien, que mínimamente acordemos el sitio entre los dos, que no sea llegar a un lugar impuesto, vernos previamente antes del encuentro, tomarnos una foto y enviar la ubicación en tiempo real a algún conocido”.

Finalmente, los colectivos LGBTI de la ciudad anunciaron que seguirán con las manifestaciones para exigir justicia por estos casos de homicidio y así lo harán el día de la Lgbtifobia que se hará el 17 de junio, así como también durante las celebraciones que se harán en el llamado mes del orgullo que también es en junio.

Sahmir González otro gay asesinado

Las otras víctimas

Juan David López Alzate, tenía 31 años de edad. Fue asesinado el 28 de enero en su casa, en el barrio Antonio Nariño. Le amarraron una correa en el cuello y murió asfixiado.

Sahmir Javier González Sarmiento, 28 años de edad. Asesinado en su casa el 15 de febrero en el barrio Las Acacias. Tenía heridas ocasionadas por arma cortopunzante y murió por asfixia mecánica.

Juan Danilo Bedoya Román, de 30 años de edad. Hallado sin vida en su casa el 15 de marzo en el barrio Las Estancias. Tenía traumas en diferentes partes de su rostro y extremidades.

Fuente: DAVID CALLE
EL TIEMPO MEDELLÍN
EN TWITTER: @davidcalle1

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: