#Noticia

Consejos al usar las redes sociales, Por Karla Guzmán Guzmán

Las redes sociales tomaron un lugar protagónico en nuestras vidas. Obtenemos un buen retrato y ya queremos colgarlo en nuestros diferentes perfiles. Los “me gusta” se convirtieron en una especie de grado de “aceptación” que todos deseamos lograr. Por supuesto, también tienen muchos beneficios. Nos permiten interactuar y comunicarnos con familiares o amigos, seguir los pasos de nuestro artista favorito y conocer las promociones de nuestra tienda de confianza. ¡Seguir los que aquí les dejamos!

Ocho recomendaciones para el uso de redes sociales

1  No creas en todo lo que ves. ¡Este punto es muy importante! El deseo de ser o tener lo que vemos a través de una pantalla puede ser motivo de inspiración; pero, también de frustración y depresión. El feed de cada persona muestra lo que quiere que los demás vean. ¡Es momento de aprender a ver la realidad!

Aunque algunos tengan más posibilidades o comodidades, no están exentos de problemas, duelo o infelicidad. No subirán una foto llorando o sufriendo, ¿no lo crees? Por esto, debemos desarrollar una “mirada excéntrica”. Tomar lo positivo y continuar. No se dejen llevar por la ilusión de “vidas perfectas”, cuerpos sin celulitis o dientes blancos. Aprendamos a ver las redes sociales como lo que son: una ventana de conexión con otros usuarios en donde cada uno comparte lo que considera más acorde; la foto más favorecedora o el estándar de familia inalcanzable.

Si todos entendiéramos este precepto se disiparían muchos casos de depresión, bullying y suicidio. ¡Son más de los que imaginamos!

Cuida tus contraseñas de seguridad. Podría parecer algo “sobreentendido”. Sin embargo, nos descuidamos en este punto. Solemos colocar la misma clave para diferentes perfiles sociales y, en ocasiones, respaldarlas en sitios poco seguros.

No aceptes a desconocidos. Antes que nada, debes asegurar la privacidad de tus perfiles y comprobar que no sean de dominio público. Por otro lado, no se trata de ser inseguras pero, es poco probable que el hermano perdido de Jason Momoa nos añada sin razón alguna. O en el caso de los caballeros, la prima hermana de Amber Heard. Podría pasar, ¿por qué no? No obstante, es muy seguro que se trate de una cuenta falsa. En la gran mayoría de los casos, quienes lo hacen buscan obtener información personal. Podrían ser extorsionadores, secuestradores o en el mejor de los casos, la nueva pareja de tu ex. Evalúa muy bien cada detalle: ¿tienen amigos en común? ¿cuenta con suficientes fotografías? ¡No te confíes!

Utiliza la verificación de dos pasos. Puede resultar tedioso si sueles conectarte desde diferentes dispositivos pero, puede ahorrarte muchos dolores de cabeza. Las estafas por usurpación de identidad están a la orden del día. ¡Toma medidas!

No compartas información personal. Evita añadir tu ubicación en tiempo real (en el caso de restaurantes, parques o sitios públicos en general). Tampoco muestres tu dirección, la del colegio de tus hijos, su insignia  o los objetos de valor que tengas en casa.

Enseña a los niños a usar las redes sociales con cautela. Explícales los riesgos de chatear con personas de la red y que cualquiera podría esconderse tras un seudónimo falso. También es importante que sepan cuan cantidad de seguidores tienen sus artistas favoritos y que, generalmente, cuentan con un perfil verificado. Por tal motivo, “Soy Luna” no se comunicará con ellos tan fácilmente y, de ser así, deben acudir a sus padres. Algunas bandas delictivas se han valido de la inocencia de los niños para engañarlos y hacer de las suyas.

Establece horarios para navegar. Las notificaciones son ese “llamado constante” a volver a las diferentes plataformas sociales. Desactívalas o de plano ignóralas. De esta forma, evitarás pasarte el día viendo cada nueva publicación que realice alguno de tus amigos.

No uses este medio para arreglar asuntos personales. Por ejemplo, si quieres confrontar a tu pareja por alguna diferencia, espera a hacerlo frente a frente. Las redes sociales y servicios de mensajería pueden dar un tono equivocado de lo que quieres expresar. Tampoco te acostumbres a reprender a tus hijos por este medio. No reemplaces la comunicación verbal.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: