Caiga-Quien-Caiga-Tu-fuente-de-noticias
#NoticiaNacionalesPolítica

Consultor Anibal Sánchez ¿Qué se viene en el 2022 para Venezuela? ¿Un cambio de relaciones, político o económico? 

No es retórico pensar que se abre un nuevo modelo de relaciones Gobierno – Oposición, a partir de las elecciones municipales y regionales de noviembre, se configura un nuevo mapa político y una nueva forma de relacionarse entre los factores nacionales, aunque no así con los internacionales y esto marcará el campo económico.

Las perspectivas del país en los últimos años, habría estado marcada por la Política, electoral, pero el 2.022 tendrá la tilde en el campo económico,  para el cierre del año el gobierno ha podido hacerse de  ingresos por las remesas, de las exportaciones petroleras y otros minerales. Los cuales son colocados en los aliados políticos que le quedan en el mundo como Rusia, China, Turquía e Irán y otros que se arriesgan a pesar de las sanciones.

Los más optimistas no vislumbran una mayor conflictividad social, auguran un año 2022 con un crecimiento económico que podría llegar cerca del 10%, con tasa de hiperinflación y devaluación controlada, pero a partir de una dolarización. “De ahí que se empecinan en medir el repunte por aumento del consumo interno” mientras otros lo ven en el repunte de los Bodegones Concesionarios Restaurantes y Casinos.

Para el analista y parlamentario Aníbal Sánchez Ismayel “El referendo revocatorio promovido con otro interés como él aglutinador” puede convertirse en otro acto divisionista entre la oposición, éste traza una ruta de un solo canal, como en anteriores casos ha ocurrido con los escenarios de diálogos con mediación internacional.

Habrá una oposición que lo promueva y otra que va a preferir esperar al 2024, sin obstruir a los primeros se administran porque en esta oportunidad así como fue cuatros años atrás el desgaste será de un solo lado. “esto terminará en una mayor confrontación y polarización dentro y fuera de la oposición” estamos lo que vemos poco probable el lograr los 4.5 millones de manifestaciones para activar y luego superar el umbral de 6.5 votos con lo que fue electo el presidente.

Recordemos que en noviembre la participación de un alto número de candidatos de distintas fuerzas, sumado a la presencia de observadores internacionales, no logró mejorar la participación; se impuso la táctica del fraccionamiento opositor, lo que le sirvió al gobierno para llevarse la mayoría de los cargos a elegir.

Este juego de dividir y vencerás no es nuevo, en las tácticas políticas electorales y para inicio del 2022 se evidencia de nuevo en las elecciones de Gobernador de Barinas donde están al menos unos seis candidatos inscritos y en campaña; en un tablero creado por fuerzas externas e internas, que se nutren de la confrontación y revanchismo.

Este pudiera ser el único evento electoral, que se afronte el año 2022 y es de carácter local, lo que no tiene mayor relevancia en las expectativas sobre lo que pudiera venir para el País, que como vaticinamos al inicio del análisis estará marcado por las nuevas relaciones entre factores políticos o económicos, explicó Sánchez.

Se pueden presentar tres escenarios a nivel socio económico, los que indudablemente ejercerán menos o mayor presión en el campo político, van desde un Retroceso, con el retorno de los controles como el de precio o al uso de divisas, las expropiaciones y un avance en el tablero al socialismo. En las circunstancias actuales es poco probable la radicalización el Gobierno ha logrado un clima o ilusión de paz si se compara del 2017 al 2019; ensayaron con ciertas libertades económicas y saben que se les transformaron en un saldo político, para un sector.

El segundo escenario el de la continuidad, encontrando un clima de estabilidad a finales de años no hacen mayores anuncios, “como vaya viniendo vamos viendo” pero aún en esta situación deberán explicar las cifras de ingresos extraordinarios por otras fuentes, y aumentar la producción petrolera, apostando a que los precios no caigan de los $60 por barril.

Este cuadro está condicionado al manejo y las operaciones que se puedan ejecutar mientras persistan o se flexibilizan algunas de las sanciones; el crecimiento económico y el producto de ingreso bruto tendrá poco crecimiento, acompañado siempre de la devaluación e hiperinflación. “No se puede apostar al aumento de los niveles de consumo en Venezuela sin mejoras en los niveles de ingresos de otros sectores” señaló Sánchez.

El escenario más optimistas o de recuperación económica, el que podría tener un 30% de posibilidades de ocurrencia; dependerá de la atracción de inversionistas; en este campo se dieron unos pasos con la ley de Zonas Económicas Especiales, como las decisiones políticas a raíz del Bloqueo; en la mayoría de estos instrumentos se juega con las promesas de retorno de una estabilidad, entregando beneficios fiscales.

Para los economistas consultados este modelo sólo tendría éxito si se juega dentro de una economía dolarizada, donde el Bolívar Digital queda anclado a éste por medio de otra figura. Lo que se traduce a lo largo en la activación del aparato productivo, mayor número de empleos, de los niveles de ingreso. “Cualquiera sea el tablero la intervención extranjera es decisiva en pro o en contra, pero al estar signado el 2022 como un año de cambios económicos, se parte de que no habría cambios políticos en la conducción del país”

Aunque estemos convencido de que los venezolanos podrían ser la principal fuerza motora para lograr un cambio, esto solo sería posible organizados, motivados y compartiendo una misma visión de país; las experiencias de años anteriores nos debe dejar que esto es solo posible con un movimiento integrador nacionalista, lo que obligatoriamente lleva a la discusión de un nuevo modelo de relaciones entre los distintos factores internos y externos, acotó –

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: