#Noticia

Democracia versus Pandemia

Pasará algún tiempo, tal vez años, antes de que se pueda juzgar el impacto total de la pandemia en las democracias de todo el mundo. El alcance de los daños dependerá de la duración de la crisis sanitaria y de la gravedad de los daños que cause a la economía y a la sociedad.

A finales de marzo, el filipino Rodrigo Duterte presentó un proyecto de ley en el parlamento de su país que ampliaba significativamente sus poderes extraordinarios, supuestamente para combatir el nuevo coronavirus. El proyecto de ley autorizaba a Duterte a redistribuir el presupuesto nacional a su discreción y a gestionar los hospitales personalmente. “No desafíes al gobierno”, gritó en un amenazante discurso televisado. “Perderás”. Seis días después, el Primer Ministro húngaro Viktor Orbán aprobó una legislación de emergencia aún más amplia a través de su parlamento a su medida, que le permitió suspender las leyes existentes, adoptar nuevas leyes y detener a personas que se creía que estaban vendiendo “mentiras” sobre la pandemia o “obstruyendo” los esfuerzos del gobierno para combatirla.

Las tomas del poder de Duterte y Orban en el marco del Covid-19 fueron particularmente flagrantes, pero no fueron en absoluto los únicos intentos de los líderes o partidos autoritarios de utilizar la actual crisis sanitaria como pretexto para restringir las libertades civiles o socavar el Estado de derecho. Los regímenes autoritarios de Bangladesh, Belarús, Camboya, China, Egipto, El Salvador, Siria, Tailandia, Turquía, Uganda, Venezuela y Viet Nam detuvieron a críticos, profesionales de la medicina, periodistas y miembros de la oposición durante la pandemia. Mientras tanto, en democracias recientemente atacadas como Brasil, India y Polonia, los líderes populistas o los partidos gobernantes han aprovechado la crisis para tomar el control de su poder o debilitar a la oposición.

Pasará algún tiempo, tal vez años, antes de que se pueda juzgar el impacto total de la pandemia en las democracias de todo el mundo. El alcance de los daños dependerá de la duración de la crisis sanitaria y de la gravedad de los daños que cause a la economía y a la sociedad. También dependerá de cómo la democracia, en comparación con las autocracias, se vea frenada por el impacto del virus en la salud y la economía, quién ganará la carrera por la vacuna y, más en general, quién -China, Estados Unidos o los países democráticos en general- es considerado el proveedor más generoso y eficaz de bienes públicos mundiales para combatir la pandemia. La medida en que las democracias vigilen y limiten el enorme crecimiento del poder público que acompaña a las emergencias de un país también será un factor de la ecuación, al igual que la capacidad de las democracias establecidas de convocar una determinación colectiva para defender la libertad en todo el mundo en un momento de creciente peligro. 

Todavía no hay suficientes razones para confiar en el marco global de la democracia, y hay muchas razones para preocuparse. La pandemia surgió durante el peor período para la democracia desde el final de la Guerra Fría, y los regímenes autoritarios y aspirantes no perdieron tiempo en utilizarla para expandir y consolidar su poder. El peligro es aún mayor en el horizonte, ya que los gobiernos democráticos han sopesado los dilemas de utilizar las nuevas tecnologías de vigilancia para combatir el virus y celebrar elecciones periódicas en medio de la pandemia. La espiral democrática en curso todavía puede invertirse, pero requerirá la movilización de la sociedad civil, una gestión democrática eficaz de la crisis sanitaria y un liderazgo renovado de los Estados Unidos en la escena mundial.

UNA RECESIÓN DEMOCRÁTICA

La democracia se estaba tambaleando a nivel mundial incluso antes de la pandemia. Según Freedom House, en cada uno de los últimos 14 años, más países experimentaron una erosión de los derechos políticos y las libertades civiles que un fortalecimiento de los derechos políticos y las libertades civiles, invirtiendo la pauta de los 15 años anteriores a la guerra fría. Si bien los golpes militares y ejecutivos contundentes se han vuelto más raros, cada vez más dirigentes elegidos han ido destripando gradualmente las democracias desde dentro. Los políticos que inicialmente llegaron al poder mediante elecciones democráticas -como Orban en Hungría, Hugo Chávez en Venezuela, Recep Tayyip Erdogan en Turquía y Sheikh Hasina en Bangladesh- han abarrotado los tribunales; cooptado otras instituciones independientes; exprimido a la prensa, la oposición política y la sociedad civil; y tratado de subvertir o impedir las elecciones que, de otro modo, podrían eliminarlos. Como resultado, el índice de quiebra democrática en todo el mundo ha aumentado considerablemente en el último decenio hasta casi duplicar el de los dos decenios anteriores. Al mismo tiempo, son menos los países que han hecho la transición a la democracia.

El deterioro de la democracia ha sido particularmente pronunciado en los últimos cinco años (de 2015 a 2019), el primer quinquenio desde 1975 en que más países pasaron a la autocracia que a la democracia, el doble, de hecho. En enero de 2020, la proporción de países con poblaciones de más de un millón de habitantes que reunían los requisitos para ser considerados democracias cayó por debajo del 50 por ciento por primera vez desde el final de la Guerra Fría. Igualmente preocupante ha sido el importante deterioro de las instituciones y normas democráticas en democracias que se creía consolidadas, como la India, y también liberales, como Israel y Polonia; la degradación más sutil y poco notoria de la democracia en Corea del Sur; el constante declive de la calidad de la democracia en los Estados Unidos; y el aumento del populismo xenófobo y la polarización política en las democracias liberales de Europa. Según Freedom House, la democracia ha disminuido en 25 de las 41 democracias establecidas desde 2006.

En resumen, COVID-19 atacó un mundo en el que la democracia ya estaba amenazada. Las crisis de salud pública resultantes permitieron a algunos dirigentes (como Erdogan y Orban) consolidar los poderes autoritarios que ya habían ido acumulando y a otros (como el Primer Ministro Narendra Modi y su partido gobernante Bharatiya Janata en la India) intensificar sus campañas antiliberales contra los críticos, los medios de comunicación independientes y los partidos de la oposición. En otras palabras, la pandemia ha reforzado en su mayor parte las tendencias democráticas negativas existentes, proporcionando a los gobiernos antiliberales un incentivo y una excusa para las tácticas represivas. Los defensores de los derechos humanos han pagado el precio con arrestos, asesinatos y largas condenas de prisión. El virus ha recorrido una franja particularmente mortal de las prisiones, proporcionando a autócratas cínicos y asesinos un arma perfecta para usar contra activistas infatigables que intentan hacerles rendir cuentas.

Vigilancia y Elecciones

Aún puede haber más daño para la democracia antes de que la pandemia termine. En nombre de la gestión de la enfermedad, los gobiernos ya están implementando sistemas de vigilancia y seguimiento que podrían resultar en pérdidas permanentes de privacidad. Las aplicaciones generalmente funcionan accediendo a la ubicación GPS de un teléfono y a su rango de comunicación Bluetooth. Cuando alguien que ha dado positivo en el test de COVID-19 entra en contacto con otras personas, el software alerta a esos contactos y les aconseja que se auto-aíslen. Con la supervisión democrática adecuada y las restricciones, estas aplicaciones pueden ser armas poderosas en la lucha para controlar el virus. Pero sin tales límites, pueden ser usadas para espiar a ciudadanos privados y expandir el control social.

En la India, por ejemplo, muchos temen que una nueva aplicación de rastreo lanzada en abril pueda convertirse en un instrumento de vigilancia masiva para un gobierno ya empeñado en pisotear las libertades civiles. Desde que Modi fue elegido primer ministro por primera vez en 2014, su gobierno ha estado atacando los venerados pilares de la democracia india: la libertad de prensa, la tolerancia religiosa, la independencia judicial y el respeto a la disidencia. Lo más alarmante ha sido la creciente campaña del gobierno de Modi contra la minoría musulmana de la India, que, con unos 180 millones de habitantes, es la segunda mayor población musulmana del mundo después de Indonesia. La narración -que fue impulsada de manera más descarada por los seguidores extremistas de Modi – es que los musulmanes (y a veces los cristianos y otras minorías no hindúes) son “enemigos internos” con lealtad a tierras y pueblos de fuera de la India. Esa narración se ha fortalecido durante la pandemia, alimentada por una vil corriente de desinformación que culpa a los musulmanes y a los dalits de propagar deliberadamente el virus. Modi ha utilizado la crisis de COVID-19 para centralizar la autoridad sobre los ingresos a expensas de los Estados y el parlamento de la India y para arrebatar el control de los gobiernos estatales a los partidos de la oposición. Muchos activistas de derechos y expertos en cibernética temen que su gobierno utilice la aplicación de rastreo de enfermedades, llamada Aarogya Setu, para comprometer la privacidad y vigilar a los opositores.

Aarogya Setu era inicialmente voluntaria, pero como el gobierno suavizó las restricciones de cierre a principios de mayo, hizo que la aplicación fuera obligatoria para los empleados de los sectores público y privado, así como para las personas que viven en las llamadas zonas de contención, áreas con tasas especialmente altas de prevalencia de COVID-19. También requirió que cualquiera que viajara en tren descargara la aplicación. Más tarde, el gobierno tomó las medidas positivas de prohibir el almacenamiento de datos individuales más allá de 180 días y permitir a las personas que soliciten la eliminación de sus datos en un plazo de 30 días. Para aliviar las preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad, también abrió eventualmente el código fuente de la aplicación al escrutinio público (y a la mejora). Sin embargo, persisten las sospechas razonables, y es posible que éstas se reduzcan sólo si la India hace lo que todas las democracias deberían hacer: nombrar a un ombudsman independiente para garantizar que se respeten las normas sobre privacidad, recopilación y uso de datos.

Para cumplir las normas internacionales de derechos humanos, las aplicaciones y tecnologías de rastreo de enfermedades deben basarse en la ley, ser públicamente deliberadas, transparentes, limitadas a la duración de la emergencia y restringidas a los requisitos específicos de la lucha contra el virus. El examen de la tecnología del MIT ha iniciado un importante esfuerzo para estudiar y clasificar las aplicaciones de rastreo de los gobiernos con arreglo a cinco criterios, tales como si son voluntarias o no, si los datos que recogen pueden utilizarse únicamente para fines de salud pública, la rapidez con que se destruyen esos datos y la transparencia de las políticas y el código en que se basan. Con estas medidas, Aarogya Setu clasifica sólo una estrella (para la destrucción de datos).

Las demoras en las elecciones deben ser limitadas en el tiempo y proporcionales al peligro que plantea el virus.

La privacidad no es el único precepto democrático amenazado en la época del coronavirus: la celebración de elecciones periódicas se ha convertido en un enigma logístico. A muchas democracias se les deja decidir qué es lo que plantea la mayor amenaza: celebrar las elecciones en el plazo previsto, cuando la oposición no puede hacer campaña, los trabajadores y los observadores electorales pueden no presentarse y un gran número de personas no se sienten seguras al acudir a las urnas; o posponer las elecciones y perpetuar en el poder gobiernos impopulares que los votantes podrían haber expulsado de otro modo. La elección es sencilla en las democracias establecidas que disponen del tiempo y los recursos necesarios para alterar los procedimientos electorales de modo que los votantes puedan votar con seguridad a distancia, idealmente por correo, o por lo menos en centros electorales totalmente dotados de personal que han sido desinfectados y actualizados para adaptarse al distanciamiento físico. Pero incluso en los Estados Unidos -a cinco meses de las elecciones generales- el voto por correo ha desatado una disputa partidista. Imaginen, pues, cuánto más tensos podrían llegar a ser los comicios en países con instituciones más débiles y servicios postales menos extendidos.

Según International IDEA, una organización intergubernamental que apoya la democracia en todo el mundo, más de 60 países y territorios han aplazado las elecciones a nivel nacional o (mucho más a menudo) subnacional debido a la pandemia. En muchos casos, hacerlo puede haber sido el curso de acción menos antidemocrático. Para evitar que se produzcan tomas de poder autoritarias, la Fundación Kofi Annan ha recomendado que toda decisión de aplazar las elecciones se guíe por normas que el gobierno y la oposición acuerden, que se comuniquen claramente al público y que garanticen la inclusión de los grupos vulnerables. Al igual que en el caso del uso de aplicaciones de rastreo potencialmente invasivas, las demoras en las elecciones deben ser limitadas en el tiempo, basarse en la ley y en la experiencia técnica, y ser proporcional al peligro que plantea el virus.

¿Una renovación democrática?

Proteger los derechos, la privacidad y la integridad de las elecciones durante una pandemia es una tarea de enormes proporciones, pero no es imposible. Requerirá que los políticos, burócratas y miembros de la sociedad civil refrenen su partidismo, se adhieran a un asesoramiento experto sólido y sometan todas las medidas de emergencia a una vigilancia y supervisión desinteresadas.

Antes de la pandemia, la gente con mentalidad democrática de los países que se habían deslizado hacia la autocracia electoral demostró que todavía era posible hacer avances democráticos a través de campañas políticas organizadas. Una campaña de “amor radical” llevó a la oposición a una sorprendente victoria en las elecciones municipales de Turquía el año pasado, y los partidos de la oposición ganaron las elecciones municipales de Praga en 2018 y las de Budapest en octubre pasado.  Incluso en ausencia de un revés electoral nacional, campañas municipales similares que aborden cuestiones prácticas y trasciendan las divisiones políticas pueden limitar la capacidad de los autócratas para consolidar el poder tras la pandemia. La opinión pública también puede ayudar a defender las fronteras deshilachadas de la democracia. El proyecto de ley original sobre poderes de emergencia que la oficina de Duterte envió al Congreso filipino en marzo habría permitido a la presidenta tomar temporalmente el control de cualquier empresa o servicio público de propiedad privada. Pero la resistencia del Congreso y de la opinión pública obligó a Duterte a aceptar un lenguaje mucho más estrecho, que sólo incluía el presupuesto y los hospitales.

En última instancia, el efecto de la pandemia en la democracia mundial estará determinado en gran medida por su efecto en las democracias industriales avanzadas y, sobre todo, en los Estados Unidos. En un momento en que China y otras autocracias están utilizando la pandemia para echar por tierra la eficacia de la gobernanza democrática y pregonar su capacidad superior para hacer frente a las emergencias públicas, los gobiernos libres deben demostrar que están a la altura de las circunstancias. Algunos ya lo han hecho. Irónicamente, la “otra” sociedad china -Taiwán- ha expuesto vívidamente la mentira de que un gobierno competente en una pandemia requiere la extinción de la libertad. Alemania, Australia, Israel, Japón, Nueva Zelandia y Corea del Sur también se han desempeñado bien en la contención del virus. Los gobiernos que han tenido éxito han respondido con prontitud y vigilancia, con pruebas generalizadas y rastreo de contactos, y se han comunicado con su público de una manera transparente y coordinada que pone a los profesionales de la salud en primer plano.

La recuperación democrática global requerirá mucho de los Estados Unidos. Pero primero, el país debe poner su propia casa en orden. Afortunadamente, los suministros de ventiladores y equipos de protección han aumentado rápidamente. Pero todavía falta un liderazgo nacional, con disciplina y visión estratégica. El gobierno de los Estados Unidos no sólo debe galvanizar a su pueblo para que actúe de manera responsable, sino que también debe encabezar el esfuerzo internacional para distribuir equipos de protección y, a medida que estén disponibles, vacunas y medicamentos. Luego, cuando el coronavirus haya sido vencido, los Estados Unidos deben reanudar su liderazgo de las democracias mundiales en defensa de la libertad y contra el autoritarismo, la corrupción y la intimidación.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: