Opinión

El  Monje de Camoruco por Sergio Márquez Parales: Petro no las tiene fácil

A pesar del triunfo, para Petro parece difícil lograr ser presidente

Después del avasallante triunfo del candidato Gustavo Petro en las “primarias” de la coalición “Pacto Histórico”, al líder izquierdista le falta superar todavía algunos fuertes obstáculos para concretar su llegada al Palacio de Nariño.

Aunque el expresidente Álvaro Uribe asumió la responsabilidad por el revés de su partido, el gobernante Centro Democrático, en las elecciones parlamentarias que se celebraron el fin de semana y en las que la izquierda de oposición consiguió un histórico avance, la mayoría de analistas colombianos consideran que Uribe se encargará personalmente de conciliar con las demás fuerzas políticas del vecino país, para cerrarle toda posibilidad a Petro para que este llegue a ser presidente.

 Los diferentes medios de comunicación reseñaron las declaraciones de Uribe quien entre otros argumentó que: «nos disminuimos en muchas curules. El principal responsable de esa disminución soy yo», expresó el exmandatario pues desde su punto de vista, “las acusaciones afectaron su «reputación» y terminaron incidiendo en las urnas.

Uribe fue el político más votado en las legislativas de 2018, pero renunció al Senado dos años después presionado por sus presuntos líos con la justicia, hecho que fue definitivo para que en las votaciones del domingo pasado, el Centro Democrático pasó de tener 51 a 30 escaños en las dos cámaras del legislativo de 296 asientos, mientras la izquierda, liderada por el exguerrillero y candidato presidencial Gustavo Petro, consiguió una bancada de 41 parlamentarios, su mejor resultado histórico.

«No es un día de fiesta, no estamos en bonanza», se lamentó Uribe en la reunión con legisladores y otros líderes del partido que fundó en 2014.»Hubo días que no pude (participar en la campaña) por las audiencias judiciales», se excusó el exmandatario que ahora se defiende en libertad.

El partido también pagó en las urnas la impopularidad del presidente saliente Iván Duque, quien ganó los comicios de 2018 con el respaldo de Uribe. Su mandato, que acaba el 7 de agosto, es rechazado por un 70% de los colombianos, según encuestas.

En el mitin estuvo presente el exministro Óscar Iván Zuluaga, quien declinó el lunes a su candidatura presidencial para respaldar a Federico Gutiérrez, nominado por una coalición de centro-derecha; sin embargo, Uribe se abstuvo de respaldar a Gutiérrez en la primera vuelta presidencial del 29 de mayo.

«Cualquier candidato al que yo me le acerque ahí mismo le dicen uribista y le ponen un estigma (…) por eso quiero hacer una tarea aplicando aquí el principio (de que) mucho hace el que no hace estorbo», sostuvo el expresidente quien no obstante, cargó contra Petro, favorito en todas las encuestas para ganar la presidencia. «Estamos con un problema muy grave que es Petro. En su vida, siempre con odio, ha hablado de expropiaciones. Ahora lo matiza diciendo democratización, la misma democratización de Maduro en Venezuela», remarcó.

Guyana insiste en consumar el despojo  del territorio Esequibo

Mientras la mayoría de los medios nacionales o internacionales dan cobertura a lo que ocurre entre Ucrania y Rusia; o, a las reuniones entre representantes de la administración Biden-Harris y el gobierno de Nicolás Maduro, Guyana una vez más saca provecho de cualquier evento para insistir en sus pretensiones de despojar a Venezuela del llamado “Territorio Esequibo”.

Y es que tal y como lo había anunciado su Gobierno, Guyana presentó ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sus nuevos alegatos en relación con la disputa fronteriza en curso con Venezuela sobre casi 160.000 kilómetros cuadrados al oeste del río Esequibo, según informó la agencia Efe.

Intenta con esta acción Guyana, dar validez al laudo arbitral de 1899, que sirvió para establecer la frontera entre la antigua Guayana Británica y Venezuela, y que a lo largo de los 123 años transcurridos desde entonces los gobiernos venezolanos no han reconocido como válido; pero que de acuerdo a la opinión de expertos que hacen seguimiento al caso tampoco han desarrollado políticas que permitan recuperar la región, rica en recursos naturales, pero ocupados por los guyaneses.


 El proceso de reclamación mutua entre los dos países, ha pasado por una serie de etapas que han incluido la intervención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), organismo que bajo la conducción de su secretario general, Antonio Guterres, decidió que el caso pasara a ser juzgado por la CIJ, al no llegarse a un entendimiento entre las partes.


 Venezuela no aceptó como válida la mediación del Tribunal Internacional iniciada en el año 2018, por considerar que carece de jurisdicción para hacerlo, y desde entonces se ha mantenido al margen de sus exigencias.


Guyana, entre tanto ha venido contando con el respaldo de la Comunidad del Caribe (Caricom), cuyos líderes, incluyendo al gobierno cubano, le reiteraron su pleno apoyo en su reciente cumbre celebrada en Belice.

Así las cosas, la reclamación venezolana aparentemente se ve cada vez más lejana lo que incidiría en la pérdida no solo de los 160 mil kilómetros cuadrados, sino también de la inmensa cantidad de recursos naturales que se encuentran ubicados a lo largo y ancho de dicho territorio.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: