#NoticiaInternacionales

El racismo contra los afrolatinos en medios de comunicación hispanos de Miami: “Muy oscuros para triunfar”

Foto: Aymée Nuviola en una escena del documental “A Journey Through Cuban Music”. CORTESÍA PAOLO SIMEON

El racismo contra los artistas afrolatinos ha sido quizás uno de los más engañosos, enmascarados y al mismo tiempo más crueles. El mundo de la música popular ha estado poblado históricamente, y aún lo está, de representantes afrolatinos. Algunos con una extraordinaria carrera han puesto esa música nuestra en un alto a nivel mundial.

Celia Cruz, Totó la Momposina, Susana Baca, Johnny Ventura, Toña La Negra, Benny Moré, Oscar D’León, “Tite” Curet Alonso y Tego Calderón son algunos de esos grandes que el público ha mimado y ha llevado a la cima. Son también los blasones que los países latinos llevan de frente para autoengañarse y decir que la discriminación no es tan fiera como la pintan.

La realidad es que si por su arte llegaron lejos, fue siempre a contrapelo de la sociedad, que muchas veces los condenó a entrar por la puerta trasera de los clubes y teatros.

Aymée Nuviola comenta expresiones de racismo’ BY P.SIMEÓN

El racismo contra los artistas afrolatinos ha sido quizás uno de los más engañosos, enmascarados y al mismo tiempo más crueles. El mundo de la música popular ha estado poblado históricamente, y aún lo está, de representantes afrolatinos. Algunos con una extraordinaria carrera han puesto esa música nuestra en un alto a nivel mundial.

Celia Cruz, Totó la Momposina, Susana Baca, Johnny Ventura, Toña La Negra, Benny Moré, Oscar D’León, “Tite” Curet Alonso y Tego Calderón son algunos de esos grandes que el público ha mimado y ha llevado a la cima. Son también los blasones que los países latinos llevan de frente para autoengañarse y decir que la discriminación no es tan fiera como la pintan.

La realidad es que si por su arte llegaron lejos, fue siempre a contrapelo de la sociedad, que muchas veces los condenó a entrar por la puerta trasera de los clubes y teatros.

Si bien el mundo ha cambiado y el reguetón y el cubatón le han puesto otra cara al panorama, la representación de los afrolatinos en los medios, tanto en Latinoamérica como en Estados Unidos, es todavía minoritaria. Tanto es así que cuando alguno llega lejos, enseguida se convierte en noticia. Son los que rompen barreras, los que abren los caminos, que aún siguen siendo estrechos.

A Amara La Negra un productor le dijo que su pelo era “feo y pajoso”, que era muy oscura para triunfar en el mundo latino y que tenía que cambiar su imagen. A Alexis Valdés le vaticinaron que no triunfaría porque era negro y además tenía “acento gallego”. Cómo se atrevía un cubano que se proponía hacer carrera en el cine y la televisión en Miami intentar imitar el acento del país donde antes había vivido exiliado.

A la cantante cubana Aymée Nuviola, en los comienzos de carrera, un productor de televisión le dijo que escondiera su cabello a cambio de aparecer en su programa.

¿Cómo enfrentan los artistas afrolatinos de Miami el tema de la discriminación? La han sentido en carne propia? ¿Están lo suficientemente representados en los medios? ¿Fueron discriminados en sus países antes de establecerse en su ciudad de adopción?

Estas y otras interrogantes conformaron una conversación con Aymée Nuviola, el animador, humorista y actor Alexis Valdés y el cantante Luis Bofill, quienes expresaron sus opiniones a propósito de la celebración anual del Mes de la Historia Afroamericana, en la que se rinde tributo a las contribuciones y logros de los afrodescendientes en Estados Unidos.

AYMÉE NUVIOLA, CUESTIONADA POR SU RAZA

“La contribución de nuestros músicos al mundo del entretenimiento ha sido muy completa. Solo basta mirar la cantidad de exponentes de todos los géneros que surgen cada año, ya sea en los clubes de Calle Ocho, como en el mundo discográfico”, expresó Nuviola, ganadora del Grammy 2020 por su álbum A Journey Through Cuban Music, tras reconocer el legado de Celia Cruz, Cándido Camero y Chano Pozo, entre otros músicos de la raza negra que abrieron el camino.

La cantante cubana señaló que pese a la buena acogida que han tenido los músicos, la presencia del negro no es frecuente en los programas de televisión en español que se producen en Estados Unidos, algo que no sucede en las cadenas angloparlantes, y que sí incluyen talentos de todas las razas.

“Los canales en español abogan por la eliminación del racismo, pero lo cierto es que la presencia del afrolatino está casi ausente”, afirmó.

Al referirse a su experiencia personal, la intérprete de Rumba de la buena reveló que en ocasiones ha sufrido el rechazo de cierto sector de la comunidad que no ha puesto reparos en ofenderla a través de las redes sociales con mensajes racistas.

En otros casos, ha sido blanco de muchos comentarios ofensivos sobre su matrimonio con su mánager, Paolo Simeón, que es blanco. En cuanto a sus años en Cuba, la cantante dijo que fueron muy duros.

“Siempre me sentí cuestionada por mi raza. Y aunque resulte difícil creerlo, un productor de televisión llegó a decirme que si quería aparecer en su programa tenía que ponerme peluca para ocultar mi cabello natural”, recordó la cantante, luego de señalar que en Cuba existe una gran contradicción entre lo que está institucionalizado y lo que realmente sucede con respecto al racismo.

“La única manera de enfrentar el racismo es siendo exitoso e ignorar mediocridades para mantener a salvo el corazón”, concluyó Nuviola.

ALEXIS VALDÉS, NEGRO CON ACENTO ESPAÑOL

Por su parte, Alexis Valdés recordó que cuando llegó a Miami para hacer su primer programa de televisión, hace varios lustros, luego de haber vivido en España, le comentaron que un presentador del patio vaticinó que no tendría éxito por ser negro y tener acento gallego.

“Desde que llegué recibí un trato supercariñoso de los amigos artistas y técnicos de aquí. Algunos me querían porque fueron amigos de mi padre [el actor Leonel Valdés] y me vieron crecer en la televisión de Cuba”, evocó el presentador, que se considera un privilegiado. “Siempre entenderé el dolor de aquel que por su raza ha visto limitada sus oportunidades.”

En relación a la falta de representación afrolatina en los medios, Valdés dijo que aunque desconoce las estadísticas, piensa que la televisión en inglés ha evolucionado más que la hispana ya que en esta no hay una Oprah.

“En la Cuba de mis principios como actor sentía que ser mulato era una cierta limitación porque los protagonistas siempre eran blancos. Pero desde que estrené el personaje de Bandurria (me di cuenta) de que cuando haces reír pasas por encima de los prejuicios”, dijo el presentador, convencido de que la gente lo valora por lo que hace y no por cómo luce.

“El mundo ha avanzado mucho y este país es ejemplo de ello. Si solo ves películas americanas de hace 50 años te darás cuenta de que el avance ha sido brutal [con respecto a la inclusión de los afrolatinos en los elencos]. La sociedad es un organismo vivo que va pasito a pasito”, aseveró.

BOFILL RECHAZA LAS ETIQUETAS

El cantante cubano se estableció en Miami en 1994 luego de residir cuatro años en Berlín. Tras su incorporación a la orquesta del Café Nostalgia (luego rebautizado como Hoy como Ayer), se dio a conocer como uno de los intérpretes más versátiles de la música popular.

“Siempre enfrento la discriminación con una sonrisa porque considero que es parte de la ignorancia de la gente. Es algo que no es privativo de Miami. Inclusive en mi país podría afirmar que más de una vez me sentí rechazado por mi color”, expresó Luis Bofill, que rechaza la etiquetas relacionadas con la raza.

“Detesto las etiquetas que clasifican a los hombres como afrolatinos, afrocubanos o afroamericanos. Yo me siento cubano y nada más. Que tenga raíces africanas muy lejanas es otra cosa, pero es algo irrelevante, porque uno es como piensa y como se siente”, apuntó.

Al igual que Nuviola y Valdés, el cantante dijo que los negros no están lo suficientemente representados en los medios.

“Es casi imposible vernos protagonizando una telenovela o presentado un noticiero. Ni siquiera dando el estado del tiempo. Pero nadie puede negar el aporte que los negros cubanos hemos hecho a la cultura de Miami y del resto del mundo. Sin nuestra música el mundo sería muy diferente”.

En cuanto al movimiento Black Live Matter, el intérprete tiene una opinión muy concreta.

“No creo que sea un movimiento para reivindicar la causa de los negros norteamericanos, sino más bien un instrumento ideológico de la izquierda con intereses muy definidos. Eso lo diferencia del movimiento por los derechos civiles de Estados Unidos de la década de 1960, que sí se hizo para favorecer a los negros”, concluyó.

AMARA LA NEGRA PROTESTA CONTRA LAS INJUSTICIAS

Amara La Negra es de esos artistas afrolatinos que el racismo de los medios ha tratado de coartar sin conseguirlo. Mientras más la discriminan más fuerte es su deseo de triunfar.

Nacida en Miami de padres dominicanos, su verdadero nombre es Diana Danelys de los Santos, pero a ella le encanta que la llamen Negra, así con mayúscula, que es como escribe su nombre.

“Me gusta que me digan “Negra!”, puso al pie de una foto que publicó hace unos días en su perfil de Instagram en la que llevaba un colorido turbante en la cabeza.

Con unas curvas espectaculares y un rostro perfecto, Amara es negra, es bella y es valiente, porque fue una de las figuras de Miami que más apoyo dio al movimiento Black Lives Matter. Lo hizo desde sus redes sociales, en las que tiene más de 2 millones de seguidores, y también asistiendo a las protestas en el downtown, donde, como era de esperarse por su estatus de celebridad, fue una de las más fotografiadas.

Pero hay que aclarar que Amara no utilizó la situación como gancho publicitario, sino que mostró verdadera indignación por la injusta muerte de George Floyd, la que a su vez destapó otros casos de brutalidad policial contra afroamericanos.

“He hablado en todas las plataformas posibles sobre la injusticia y los problemas raciales en mi comunidad y en la comunidad afroamericana”, dijo en una entrevista con Billboard, explicando que lo hacía porque consideraba que era “su deber unirse a las protestas por los derechos humanos”.

Amara La Negra ha condenado varias veces el racismo en los medios hispanos. Daniel A. Varela MIAMI HERALD

Amara comenzó a los 4 años en la televisión, en programas como Sábado Gigante, y a los 30 años de edad, con una larga carrera que incluye también el crossover al inglés como cantante y participante en el reality show Love & Hip Hop Miami, tiene un anecdotario de frases racistas que le han lanzado a la cara sin miramientos.

En una ocasión se presentó para actuar en telenovelas y le dijeron que tenía un look muy “especial” y que para ella solo había papeles de prostituta, drogadicta, ladrona y esclava.

“Los chicos y chicas negros podemos estar igualmente preparados y nunca nos escogen. Toda mi vida he vivido este tipo de experiencias”, dijo Amara al Nuevo Herald en una entrevista hace unos años.

Cada artista afrolatino tendrá un amplio anecdotario de discriminación, muchos se han convertido en activistas por la causa latina y negra y han defendido sus derechos. Otros no se lo toman a la tremenda y le quitan peso, se escudan en el humor para hacer la denuncia. Pero el racismo sigue estando ahí. Solo se esconde, y de cuando en cuando, saca las uñas para no dejar que la gente ocupe el lugar que le corresponde por su talento, que debe ser siempre la medida de todo.

Fuente: ElNuevoHerald.com

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: