#NoticiaOpiniónReligión

En estos días de cuarentena: Debemos con toda humildad y mansedumbre soportándonos con paciencia los unos a los otros en amor Por Enrique López Alfonzo

En estos días de cuarentena, trataremos sobre nuestra conducta, como debe ser considerada nuestra forma de ser, vivir y actuar en esta situación de crisis con el coronavirus.

En la Palabra de Dios, nos muestra cómo debemos conducirnos para evitar confusión y conflicto dentro de nuestras casas.

Pablo nos muestra en Efesios 4:2 con toda humildad y mansedumbre, soportándonos con paciencia los unos a los otros en amor…

Pero que  significa esto, simplemente: soportarse en tiempos de coronavirus es aguantar y aunque es difícil se puede lograr. 

Aquí dice «con toda humildad», lo cual quiere decir, una mente que no es altiva. Usted sabe que Pablo practicaba lo que predicaba. Es lo opuesto al orgullo y al leer la historia del apóstol Pablo, usted encontrará que él actuó con humildad.

La humildad es una especie de buque insignia de las virtudes cristianas, eso es lo que el apóstol Pablo, nos quiso decir cuando escribió a los Efesios.

El Señor Jesucristo se caracterizó por su humildad. Necesitamos que el Espíritu Santo controle nuestra vida en situaciones como la que vivimos actualmente en esta cuarentena, creando en nosotros una actitud de humildad.

Además de humildad, el apóstol nos habló de mansedumbre, o sea de amabilidad y benignidad de carácter. Pero esa afabilidad no significa debilidad. Hubo dos personas de la Biblia que se destacaron por su mansedumbre. En el Antiguo Testamento fue Moisés, y en el Nuevo Testamento, el Señor Jesucristo.

Esta es la actitud que debemos demostrar los unos con los otros y está reflejada en la Palabra de Dios, es lo justo que tenemos que apegarnos diariamente. 

Cuando observamos a Moisés descendiendo del Monte Sinaí y quebrando las tablas de La Ley, y escuchando lo que le dijo a su hermano Aarón y a los israelitas, no calificaríamos su actitud de amabilidad y benignidad. Pero, Dios así la consideró; y cuando el Señor Jesús se dirigió al templo y expulsó a todos los que estaban allí haciendo negocios ¿actuó con mansedumbre? Por supuesto que sí.

Es que, en la práctica, el sistema del mundo opta por una definición de mansedumbre que la convierte en un sinónimo de debilidad.

La Biblia describe a la mansedumbre como una disposición a cumplir la voluntad de Dios, no importa cual sea el costo. La mansedumbre consiste en inclinarse ante la voluntad de Dios.

El término «soportándonos» es una palabra clave para ser feliz en tiempos de encerronas, toques de queda o cuarentena, ya que debemos en todo momento soportar aun a nuestros enemigos y así también con los obstáculos, que se nos presenten en el camino, para que logremos vencerlos y ocupar el terreno, que el Creador nos ha dado.

Entonces, hablando desde un punto de vista espiritual, vamos dedicarnos en este tiempo a examinar nuestra práctica conducta del diario vivir. 

Para ello, debemos siempre fijar nuestra mirada en como se comportaría nuestro Señor Jesucristo en tiempos con estos, para poder ser capaces de permanecer firmes y andar por los caminos de esta tierra de una manera, que agrade a Dios?.

En esta epístola a los Efesios, esta verdad es evidente. Nosotros, como creyentes, espiritualmente hablando, hemos sido como introducidos como en la tierra prometida. Allí es donde usted y yo vivimos en el día de hoy. O, por lo menos, es donde deberíamos estar viviendo hoy, en el territorio que representa la resurrección.

Por eso, nosotros debemos apropiarnos de esa tierra tomando posesión del territorio para disfrutar de las  bendiciones, que Dios nos ha dado en estos tiempos de coronavirus.

Dios nos ha entregado a nosotros, estos días en nuestra vida aquí en la tierra y tenemos que disfrutarlos, pero ¿como tomar posesión de estas bendiciones en estos momentos malos?.

En otras palabras, tenemos que hacer como nuestros hermanos Israelitas en tiempos de Josué y Moisés, que Dios le dijo que la tierra era de ellos, pero sólo la disfrutarían cuando tomaran posesión de ella.

Ahora, el creyente tiene el privilegio hoy de entrar y ocupar, es decir, de poseer todas las bendiciones espirituales en los lugares celestiales. Sin embargo, las inescrutables riquezas de Cristo deben ser buscadas con un detector espiritual, que es la Palabra de Dios.

Lamentablemente, hay muchas personas en el día de hoy, que no disfrutan de estos momentos, y siguen con una conducta inadecuada y no soportan a los demás.

Si eres así, llegó la hora de cambiar, si quieres ser feliz durante esta cuarentena y el reto de tu vida en la tierra, tenemos que ser un nuevo hombre, como debemos  exhibirnos aquí en la tierra, de acuerdo a la Palabra de Dios.

Ahora, lo primero que tenemos que hacer es convertirnos en hijo de Dios por la fe en Cristo y tenemos que convertirnos en miembros de Su cuerpo, que es la iglesia.

Si no lo haces entonces, estás espiritualmente muerto; porque tienes que recibir primero la vida, que te da Cristo Jesús.

No podemos seguir viviendo con nuestros delitos y pecados. Ésa es la condición de todos los que están perdidos a los ojos de Dios.

Usted debe aprender lo que Dios, le pide que haga y es que usted se convierta en un creyente; y cuando usted mire a su alrededor, sabrá si los que profesan ser cristianos están viviendo como Dios quiere que vivan, es decir soportarnos unos a otros.

O sea, que tenemos que vivir como es digno de la vocación o llamamiento que hemos recibido. Es un llamado a vivir en un nivel acorde con la posición que tenemos en Cristo;  así que vivamos una vida digna del Evangelio.

Andar en la luz quiere decir vivir a la luz de la Palabra de Dios. ¿Cuánto tiempo dedica usted a la palabra de Dios? Si usted tiene hijos, ellos saben cuánto tiempo pasa leyendo la Biblia. También sus vecinos podrían saberlo. Si queremos vivir en compañerismo y camaradería con Dios, tenemos que vivir a la luz de la Palabra de Dios.

En este versículo se incluye también a la paciencia; que es la capacidad para padecer o soportar algo sin alterarse, o la facultad de saber esperar cuando algo se desea mucho.

Finalmente, se exhorta diciendo lo siguiente: Soportándolos con paciencia los unos a los otros en amor. Quiere decir, el controlarse a uno mismo en una actitud de amor. 

Nos despedimos por ahora, como siempre lo hacemos con musica en esta oportunidad lo dejamos con Sana Nuestra Tierra de Marcos Witt:

Enrique López Alfonzo
Periodista Venezolano Independiente 
+584245428120
[email protected]

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: