#Noticia

Fin de mundo en Brasil: Pastor evangélico “concelebró” Misa

El Obispo de Jundiaí (Brasil), Mons. Vicente Costa, anunció que tomará medidas adecuadas luego de conocerse que el Miércoles de Ceniza un pastor evangélico “concelebró” la Santa Misa y comulgó.

Este 17 de febrero, fecha en que en Brasil inició la Campaña de la Fraternidad, el sacerdote de la Congregación de los Misioneros de São Carlos (Carlistas), P. José Carlos Perroni, y el pastor de la Iglesia Presbiteriana Unida de Brasil, Francisco Leite, celebraron la Eucaristía en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús.

“Este año, la Campaña de la Fraternidad es ecuménica, impulsada por varias iglesias cristianas”, señala el P. Perroni al presentar al pastor.

La Campaña de Fraternidad (CF) se celebra en Brasil durante la Cuaresma y cada cinco años se realiza de modo ecuménico, como en este 2021. Lleva por título “Fraternidad y diálogo: compromiso de amor” y el lema es una frase de la Carta de Pablo a los Efesios: “Cristo es nuestra paz: quien de ambos pueblos hizo uno”.

La concelebración se registró en un video que también muestra al pastor leyendo un pasaje de la Plegaria Eucarística, eleva la Sagrada Eucaristía durante la oración del Cordero y recibe la Comunión.

En un comunicado, Mons. Costa señaló que esta concelebración “ocurrió en rebeldía, sin mi conocimiento y consentimiento” y, “por lo tanto, ya se están tomando las debidas medidas canónicas administrativas aplicables a este caso”.

El Prelado pidió que “permanezcamos unidos en la fe en Jesucristo, nuestro Señor, y en la práctica de un ecumenismo sano y auténtico”.

Sobre las concelebraciones, el Código de Derecho Canónico establece en su canon 908 que “está prohibido a los sacerdotes católicos concelebrar la Eucaristía con sacerdotes o ministros de Iglesias o comunidades eclesiales que no están en comunión plena con la Iglesia católica”.

Además, el texto de la Normae de gravioribus delictis señala en su artículo 3 que uno de “los delitos más graves contra la santidad del augustísimo Sacrificio y sacramento de la Eucaristía reservados al juicio de la Congregación para la Doctrina de la Fe” es la concelebración “con ministros de las comunidades eclesiales que no tienen la sucesión apostólica y no reconocen la dignidad sacramental de la ordenación sacerdotal”.

Harumi Suzuki

ACI Digital

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: