#NoticiaOpiniónSalud

Humanos tipo cobaya de laboratorio

Vacuna contra Covid-19

Está visto que las políticas de Estado son cosas muy serias como para dejarlas en manos de los políticos.

En España, después de recibir la 1ª dosis de la vacuna, sin ninguna reacción, a muchos se nos ocurre pensar que no nos pusieron “nada” ¿Por qué pensamos así? Quizás porque lo relacionamos con una mentira más de los políticos.

En 10 o 12 semanas corresponde la siguiente dosis, pero … los políticos quieren probar a ver qué pasa si retrasan, un mes y medio o 2, la 2ª dosis a los que ya llevamos puesta la 1ª. Además, quieren también hacer el experimento de poner la 2ª dosis de Pfizer o Moderna a los que ya han recibido la 1ª dosis de la AstraZeneca, sin tener en cuenta la base científica de cada una.

Es decir, los españoles entre 60 y 69 años que hemos recibido la 1ª dosis somos “cobayas humanas” para esas pruebas.

Según diversas fuentes, la vacuna AstraZeneca y la Janssen están fabricadas con el sistema “Adenoviral”, que consiste en inyectar “el virus inactivo”, tal como se trata el virus de la gripe, para que el cuerpo genere anticuerpos por sí mismo. Mientras que la Pfizer y la Moderna se fabricaron con la técnica “ARN mensajero”, que no inyecta virus inactivos, sino que induce a que las células “aprendan” a generar anticuerpos específicos.

¿Está científicamente comprobado que se puede combinar un tipo de vacuna con otro tipo de vacuna? ¿Son compatibles?

A simple vista parece que no. Tienen principios activos diferentes ¿Cómo puede reaccionar el organismo al recibir las dosis combinadas? ¿Una complementará a la otra? ¿O serán antagónicas? ¿O eliminará una el efecto de la otra? Realmente es preocupante ver la ligereza con que los políticos hacen pruebas sobre temas tan delicados que desconocen por completo basados únicamente en el aspecto económico y/o de conveniencia política.

Están experimentando y no tienen siquiera vergüenza en decirlo.

Parece que con el uso de máscara sobre la máscara habitual los políticos se sienten más protegidos al decir y hacer cualquier barbaridad, incluso a contradecirse al poco rato.

Se comportan como los niños cuando juegan a ser químicos haciendo pruebas y mezclas sin “ton ni son” a ver qué sale, con el pequeño detalle de que en estos “juegos” los políticos se pueden llevar por delante muchas vidas.

Como dijo el ex primer ministro inglés al inicio de la Primera Guerra Mundial, David Lloyd George, cuando se le preguntó por qué había nombrado a un civil al frente del Ministerio de la Guerra, en lugar de nombrar a un militar, Lloyd respondió: “Es que la guerra es una cosa muy seria para dejarla en manos de los militares”.

Y así nos va… se podría decir que: Las políticas de Estado son cosas muy serias como para dejarlas en manos de los políticos.

Quienes nos gobiernan, en lugar de ser administradores de los recursos del Estado que deberían servir para maximizar el bien común, parecen ser “actores mediáticos de la política” en pleno ensayo.

Autor anónimo.

Modificado por @ILONKADAS

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: