#NoticiaInternacionales

Juan Guaidó insiste en «solución negociada» para Venezuela en Cumbre de las Democracias

El líder opositor Juan Guaidó reiteró el jueves su posición de buscar una salida negociada a la crisis política de Venezuela, al presentar un plan con “cinco acciones concretas” para defender las democracias del avance mundial del autoritarismo.

Guaidó, quien participa esta semana de la Cumbre de La Democracia convocada por el presidente Joe Biden, también abogó en su breve discurso sobre la necesidad de crear un frente multilateral unificado que combata y castigue a los integrantes de los regímenes autoritarios por los crímenes que hayan cometido. Pero pese a sus palabras duras, el dirigente opositor volvió a insistir en negociar con el régimen de Nicolás Maduro, diciendo que “en el caso específico de Venezuela, es necesario comprometerse con la búsqueda de una solución política inclusiva y negociada, que brinde un espacio genuino para todos los sectores de la sociedad”.

Esa búsqueda a través de un proceso de diálogo, que actualmente se encuentra suspendido, constituye un giro de 180 grados frente a los planes con que nació el interinato de Guaidó, quien fue juramentado como el jefe de un movimiento que aspiraba convertirse en una presidencia transicional tras forzar la salida de Maduro a través de protestas masivas en las calles y un incremento de la presión internacional.

Maduro, cuyo régimen logró resistir las presiones, había accedido a participar en una ronda de diálogo con la oposición, pero suspendió el proceso luego que su cercano aliado, el empresario colombiano Alex Saab, fue extraditado a Estados Unidos para enfrentar cargos de lavado de dinero.

Durante su mensaje, Guaidó reconoció que existe la sensación entre algunas personas de que Maduro salió airoso en la gesta contra los líderes democráticos del país al poder pacificar las protestas y sobrevivir las sanciones impuestas por la administración de Donald Trump, pero el opositor venezolano dijo que él no comparte ese punto de vista.

“Algunos piensan que los ‘bad guys’ están ganando, pero yo creo que es exactamente lo contrario. Cuando vemos aquí reunidos líderes de todo el mundo dispuestos a unir esfuerzos para fortalecer la democracia, el mensaje se escucha más fuerte: La democracia tiene quién la defienda, pero debemos hacer lo propio, y más allá de una declaración; es hora de tomar acciones aún más concretas”, dijo.

Además del frente común multilateral para castigar los crímenes de líderes autoritarios y la búsqueda de una salida negociada, Guaidó propuso la adopción de mecanismos para proteger a las fuerzas democráticas y a los activistas de derechos humanos, quienes son víctimas de persecución constante dentro de sus propios países.

Guaidó también abogó a favor de priorizar la denominada justicia de la reconciliación y la necesidad de que los integrantes de los cuerpos policiales acusados de cometer crímenes de lesa humanidad sean llevados a la justicia, señalando que esto es indispensable para la construcción de una paz duradera.

Finalmente, el líder venezolano instó a las democracias del mundo a brindar apoyo a aquellas naciones que están acogiendo a los millones de inmigrantes y refugiados que se han visto obligados a abandonar sus países para escapar de cruentas dictaduras.

Entre éstos éxodos que registra el mundo se encuentra el de los venezolanos, con más de seis millones de ellos deambulando por América Latina, Europa y Estados Unidos para escapar de las crueles condiciones creadas por el régimen de Maduro.

“La dictadura condenó al 76% de los venezolanos a vivir en pobreza extrema, secuestró las instituciones y acabó con el Estado de Derecho, persigue, encarcela y tortura a la disidencia, y por esto hoy es el primer régimen de Latinoamérica investigado por la Corte Penal Internacional por delitos de lesa humanidad”, dijo Guaidó en su discurso.

Por otro lado, Guaidó enfatizó las estrechas alianzas creadas por el régimen con organizaciones criminales y países autoritarios, como China, Rusia, Irán y Cuba. Actualmente, “Venezuela funciona como un ‘safe haven’ o ‘puerto seguro’ para el narcotráfico, grupos irregulares armados, y para países totalitarios, que se han beneficiado al ofrecer apoyo político y financiero a la dictadura, a cambio de activos lucrativos de la nación y posicionamiento geopolítico”, dijo.

Fuente El Nuevo Herald de Miami

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: