#NoticiaInternacionales

¿Justicia? El mayor asesino de niños de la Historia saldrá de la cárcel en Colombia

Luis Alfredo Garavito, que mató a unos 200 menores, quedará libre después de que la Corte Constitucional haya tumbado la cadena perpetua para crímenes contra menores

Ha sido el mayor violador y asesino de niños de la Historia. Calculan que mató a unos doscientos pequeños, pero el colombiano Luis Alfredo Garavito podrá salir de la cárcel dentro de dos o tres años, gracias a las rebajas carcelarias que ha ido acumulando desde el año 2001, cuando le condenaron a cuarenta años.

A pesar de su caso y del peligro que supone que alguien de su perfil quede libre, la Corte Constitucional de Colombia acaba de eliminar la cadena perpetua para los autores de “homicidio en modalidad dolosa y/o acceso carnal que implica violencia”.

El pasado jueves, en una polémica decisión, argumentó que encerrar a alguien de por vida “puede constituir una pena cruel, inhumana y degradante, prohibida por los instrumentos internacionales, toda vez que se anula la esperanza razonable y efectiva de salir de la prisión y se margina definitivamente al individuo de la sociedad”. La decisión fue respaldada por seis magistrados mientras que los tres restantes emitían sus respectivos salvamentos de voto.

“¿Cuántos garavitos más se necesitan para que ese país entienda que a ese tipo de conductas solamente le corresponde una sanción de esa proporción?”, preguntó Iván Duque tras conocer el fallo. Su gobierno logró sacar adelante una ley que revisaría las penas cada veinticinco años, si bien nunca un preso podría pasar más de medio siglo encarcelado.

El Gobierno lo consideraba un paso necesario porque en Colombia se suceden todo tipo de crímenes contra menores de edad. El año pasado, Medicina Legal recibió un promedio de 42 denuncias al día de abusos sexuales a niños, pero solo el 10% llegan a juicio y la impunidad alcanza el 94%, según Alianza Niñez. Y el Instituto Penitenciario de Colombia registra 1.055 internos abusadores que son reincidentes.

En lo relativo a homicidios, entre los meses de julio y agosto, cabe citar los de Samuel David Soto, de 18 meses, muerto a golpes por su padrastro; igual suerte corrieron Jeisson Esmid Cruz, de 5 años, y Maximiliano Estrada, de veinte meses. Y en Valledupar mataron a los hermanos Paéz, de 13 y 15 años, por evitar que violaran a su madre.

“Lo más grave del fallo es que la Corte Constitucional pasa por encima del artículo 44 de la Constitución, que dice que los derechos de los niños prevalecen sobre los demás“, explica a El MUNDO Yohana Jiménez, activista defensora de la infancia. “Ahora tenemos que visibilizar a Garavito, anunciar que va a quedar en libertad pronto, hacer un frente común y ver la manera de evitarlo. Una vez toque la calle, nadie puede garantizar que no vuelva a violar y asesinar niños“.

DEFENSORES Y DETRACTORES DE LA CADENA PERPETUA

Aunque Duque consiguió la cadena perpetua que la calle pedía, era previsible el fallo de la Corte Constitucional. La mayoría de expertos constitucionalistas advertían que no pasaría el examen del alto tribunal y la oposición política siempre ha tildado de “populismo punitivo” que no resuelve nada y ataca los derechos de los presos.

El propio Presidente del Colegio de Abogados Penalistas de Colombia, Francisco Bernate, señaló su inconstitucionalidad desde el principio: “Debe haber una responsabilidad política porque vendieron a la ciudadanía una promesa que sabían que no podrían cumplir, fue un acto de grotesca irresponsabilidad legislativa”.

En el mismo sentido se pronunció el reconocido penalista Iván Cancino. “Siempre dijimos que atacaba el núcleo de la Constitución. Una cadena perpetua no cabe en un Estado social y democrático de Derecho”.

Su colega, Abelardo de la Espriella, que ha llevado casos ad honorem como abogado de las familias de niñas asesinadas y violadas, estima, sin embargo, que “no es populismo punitivo, es lo que hay que hacer para proteger que los derechos superiores de los menores de edad. Si bien el sentido de las penas debe ser la resocialización, las investigaciones determinan que los abusadores de menores no tienen ninguna posibilidad de rehabilitarse. La única manera de garantizar los derechos de los niños es manteniendo a esos degenerados fuera de las calles”.

La sentencia de la Corte impide que vuelva a presentarse otra iniciativa parlamentaria que resucite la cadena perpetua. Pero Yohana Jiménez está decidida a emprender la vía de un referendo. Su madre, Gilma Jiménez, ya fallecida y en cuyo nombre lleva la ley ahora enterrada por haber sido el símbolo de la protección de los niños en Colombia, recogió dos millones de firmas en su día. Pero en aquella ocasión el Senado sepultó la iniciativa ciudadana con maniobras dilatorias. Ahora, asegura Yohana, volverá a intentarlo: “No voy a tirar la toalla. Los niños merecen nuestro esfuerzo”.

Tomado de El Mundo de España

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: