CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaEconomíaInternacionales

#LATINOAMERICA El lado oscuro del auge de los 63 millardos en remesas a México

Los mexicanos que viven en EEUU enviaron a casa unos asombrosos 63,2 mil millones de dólares en remesas el año pasado. | Foto cortesía : (Daniel Berehulak/The New York Times).

Se sospecha que los narcotraficantes están enviando dinero a casa junto con los inmigrantes trabajadores.

Los mexicanos que viven en EEUU enviaron a casa unos asombrosos 63,2 mil millones de dólares en remesas el año pasado y el presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la noticia como un triunfo.

“Esto significa que las condiciones de vida… mejoran y se reduce la pobreza”, dijo en un discurso la semana pasada.

Las remesas casi se han duplicado bajo la presidencia del izquierdista populista, de 34 mil millones de dólares en 2018. Los mexicanos envían más dinero a casa cada año que cualquier otro país excepto la India, cuya población es más de 10 veces mayor, según datos del Banco Mundial. Las remesas mexicanas ahora equivalen al 20 por ciento del presupuesto total del gobierno federal.

Los inversionistas también están contentos.

La avalancha de remesas ha ayudado a que el peso mexicano sea una de las monedas más fuertes del mundo en desarrollo en los últimos años, generando atractivos retornos para aquellos que invirtieron su dinero en pesos y obtuvieron el beneficio adicional de un gran diferencial de tasas de interés con los EEUU.

Pero si se observan más de cerca las cifras de las remesas, surgen grietas en la feliz imagen de mexicanos trabajadores ayudando a sus compatriotas en casa en números cada vez mayores.

El casi doble de remesas se produce al mismo tiempo que el número total de inmigrantes nacidos en México que viven en los EEUU —el grupo más propenso a enviar dinero a casa— ha disminuido ligeramente, de 11,7 millones en 2010 a 10,7 millones en 2022, según el Instituto de Política Migratoria.

Los ingresos en los sectores donde son más activos, hospitalidad y servicios alimenticios, han aumentado en un 32 por ciento en los cinco años de 2018 a 2022.

En el mismo período, el número de transacciones de remesas aumentó en más del 50 por ciento a 150 millones y el monto total enviado aumentó de 33,7 mil millones de dólares en 2018 a 58,5 mil millones en 2022.

La distribución geográfica de las remesas también plantea preguntas. Chiapas, que tradicionalmente no es un estado que envíe muchos inmigrantes a los EEUU, mostró un rápido crecimiento reciente en su participación en las remesas, aumentando del 2 por ciento en 2018 al 5,4 por ciento en 2022.

Si se profundiza un nivel más, surge que Ojuelos, una ciudad de solo 30.000 personas en el estado de Jalisco, recibió 38 millones de dólares en remesas en el tercer trimestre del año pasado, equivalente a 1.343 dólares por mes para cada hogar.

Sin embargo, a pesar de la infusión de efectivo, los datos oficiales del gobierno aún mostraban que el 47 por ciento de la ciudad estaba por debajo de la línea oficial de pobreza.

De hecho, un estudio del año pasado de la ONG Signos Vitales descubrió que había 227 municipios en México donde el número de transferencias era igual a más de una por mes para cada hogar en la ciudad.

Todo esto apunta a que hay otra explicación para el rápido crecimiento de las remesas. Los florecientes cárteles de drogas de México cambiaron durante la pandemia a enviar dinero a casa disfrazado de remesas porque los cierres de fronteras impidieron el método tradicional de trasladar efectivo en vehículos.

Los traficantes se dieron cuenta de que el nuevo método era conveniente, seguro y lo suficientemente fácil como para seguir utilizándolo después de que se reabriera la frontera, pagando a los mexicanos en casa una pequeña comisión por seguir las instrucciones enviadas por mensaje de texto sobre cómo recoger el efectivo transferido y luego dónde depositarlo.

Jalisco, Michoacán y Guanajuato, los tres mayores estados receptores de remesas, resultan ser hogar tanto de poderosos cárteles, como de inmigrantes.

“Cada vez se escuchan más voces diciendo que hay algo oscuro en todo esto”, dice Ernesto Revilla, economista en jefe de América Latina en Citibank y exfuncionario de alto rango del Ministerio de Finanzas de México. “Hay cada vez más evidencia de que podría haber dinero de drogas mezclado en las remesas”.

Como era de esperar, López Obrador ha resistido ferozmente la noción de que el dinero del narcotráfico podría estar impulsando el crecimiento en las remesas.

Después de que Reuters publicara una investigación detallada sobre el fenómeno el pasado agosto, el presidente denunció públicamente a la agencia de noticias como “falsificadores y mentirosos”.

También desestimó de manera similar el estudio de Signos Vitales, que estimaba que $4,4 millardos de las remesas hacia México en 2022 provenían de ganancias del narcotráfico.

Por supuesto, gran parte del dinero de las remesas proviene de mexicanos trabajadores que envían dinero a sus familias, y es imposible saber qué proporción del total representa a los narcos que envían ganancias.

Pero el tema es importante por dos razones: cuanto más dinero ilegal cruza la frontera y entra en el sistema financiero, más fuertes se vuelven los cárteles.

Y más vulnerable es el peso mexicano y la cuenta corriente a un shock repentino, ya sea por una mejor aplicación de la ley o por cambios en el comercio de drogas.

MICHAEL STOTT – Financial Times.

Derechos de autor – Financial Times Limited 2024.

Lee el artículo original aquí.

Comment here