Opinión

Linaje escogido: Ovejas de su prado, la obediencia, Por: José Cándido Viloria


Me encomiendo al Dios todo poderoso, Padre, hijo y Espíritu Santo, al Dios viviente, que está en medio de querubines, al Dios de los ejércitos, al que es digno de ser temido, al que guarda el pacto y la misericordia para todos aquellos que le aman y guardan sus mandamientos, al Dios de Abraham, quizás el hombres más obediente que haya conocido la tierra, al Dios sanador y salvador, al Dios de gracia y favor, al alfa y omega, al principio y al fin, a ese Dios pido su gracia, para que sea mi luz, para que me sobreabunde en sabiduría, ciencia e inteligencia, en este nuevo sendero que acojo como uno de mis ministerios, el de la escritura, escriba o escribano digital, como una ventana de Fe, que se destapa a la humanidad, bajo la SANA DOCTRINA, como LINAJE ESCOGIDO, OVEJAS DE SU PRADO, que somos del Dios que todo lo puede, título con el cual he determinado denominar esta ventana de Fe, cuya motivación está encaminada por la misericordia y gracia de mi Dios, padre, hijo y espíritu santo, en quien me fortalezco cada día para su honra y gloria; siendo esta ventana de fe, la iniciación de un compendio de enseñanzas, trazos y referencias de la obra de nuestro Dios, insertados en sus pasajes bíblicos, como manual de vida, que con la gracia y favor de Dios culminara en un libro o monografía cristiana para su honra y gloria. Aleluya.


La obediencia es la acción de obedecer, proviene del latín oboedientia, que deriva del verbo oboediere (obedecer), cualidad del que obedece, siendo utilizado en diferentes contextos como la religión, la familia, la educación o en el área militar, también podemos entender la obediencia, como sumisión, debajo de, acatamiento, a normas, leyes u ordenamientos, subordinación en las pirámides del poder, y como sometimiento voluntario a un determinado proceso sobre la persona; y su antítesis es la desobediencia, la rebeldía y la subversión al orden.

Obediencia a quien? A qué?, porque?, cuando profundizamos en el alcance y profundidad de la sumisión, nos debiéramos hacer estas preguntas, toda vez que, como miembros de la sociedad debemos estar inmersos, en patrones de conducta, que atañen a los distintos modos de vida, todos o en su mayoría vinculan a la obediencia desde el temor a Dios, la familia, la forma como nos acoplamos a la educación del estado, el orden militar, a los convencionalismos sociales, que redunda en la ética y los valores morales, como actos de conservación cívicos del ser humano, que abrigan en su yo interno, conductas de desprendimiento, que de una u otra forma, reflejan beneficios abstractos y específicos de su comportamiento; he allí el verdadero significado de la obediencia, y es que el desprendimiento, refleja la decisión del ser humano perce, de sumisión para alguien o para algo, que lo convierte en un ser de omisiones, obligaciones y prohibiciones; que para los cristianos, lo asociamos o vinculamos de manera directa a la obra de nuestros Dios.


Obedecer la voz de Dios, marca el camino, el principio y el fin de todo ser humano, y es que, como no seguir siendo guiados, por quien creó el mundo, el cielo, la tierra y toda cosa que sobre ella hay, como no tener sumisión a quien nos dio la vida, al dueño del oro y la plata, al que instruyo Manual de comportamiento para la humanidad, desde el comienzo del mundo, cuando con su propio dedo, esculpió su decálogo o tablas de mandamientos y luego fue dando luz, entendimiento y sabiduría a hombres sabios, sacerdotes, profetas iluminados, mediante su espíritu hecha palabra, para ser manuscritas, en un compendio de 66 libros, desde Moisés con Génesis, hasta Juan con Apocalipsis, que hoy gracias a ese Dios que todo lo puede, tenemos la biblia, como la herramientas más completa sobre la Fe, la Obediencia, y la mejor forma de conducirse, con que cuenta la cristiandad y el mundo, camino a la vida eterna ; de allí que la obediencia no solo es un desafío para el hombre, envuelto en infinidades de tentaciones, sino que constituye la vía expedita para serle agradable al Dios viviente, para que justamente nos ampare y libre de las tentaciones, de los demonios que andan sueltos, en la búsqueda de almas indefensas para llevarlas a sus tinieblas, abrumadas por el pecado; puesto que al entrar en sumisión, a nuestro Dios con desprendimiento de nuestra voluntad, nos crea un muro de protección, que configura un marco o cerco en torno a nuestras vidas, contra el mal, lo que significa, que hemos tomado el camino de la sabiduría, un verdadero principio de vida, el cual no solo permite, apartarnos del pecado, además permite pasos firmes, para llegar a las calles de la nueva Jerusalén; al tiempo que nos permite acceder a sus promesas de bendiciones clama a mí y yo te responderé, Jeremías 33:3, porque hemos elegido de manera correcta, hemos elegido la obediencia a nuestro Dios, nos sometemos a él y dejemos lo que suceda a su cuidado amoroso, porque los cielos cuentan su gloria, y el firmamento le hechura de sus manos, salmo 19, eme aquí nosotros criaturas hechas por el a su semejanza; dejemos en sus manos de alfarero, nuestras vidas cotidianas, obedezcamos a nuestro Dios con confianza, gozo y el cumplirá todas sus promesas; esperando con fe y fidelidad, respuesta a su problema o situación, no olvides que con cada problema o situación viene apareada lo solución, solo obedece a tu Dios; Medita en su palabra, nada más placentero para Dios, que la obediencia, cuando sus hijos escudriñan en su palabra, ella nos enseña, nos corrige, nos redarguye y nos instruye en justicia; escucha al espíritu santo, mediante el regocijo de la oración, intimar con el espíritu, es intimar con nuestro Dios, es escuchar su voz y esperar en él; siempre debemos estar dispuestos a soportar la prueba, porque ella nos restaura, nos edifica, cada prueba es un peldaño que escalamos hacia su gracia, es la direccionalidad del padre al hijo, es una simple una carrera con obstáculos, que al sortearlos conforme a la voluntad y obediencia a nuestro Dios, logramos llegar a la meta trazada, como lo es la santidad, porque él es santo y quiere a sus hijos santos; escuche el concejo de Dios y deje en sus manos las consecuencias, porque él es bueno y obra para que todo te sea para bien; es posible que la obediencia no sea fácil, ya sea por las criticas, los obstáculos o las posturas descabelladas de los demonios, pero ello los colocara, en una posición privilegiada, ante nuestro Dios, y él, se ocupara de dar respuesta a cada situación sobrevenida, manténganse en el camino de la obediencia a nuestro Dios y deje en sus manos el obrar, que él nos dará la victoria por medio de nuestro señor Jesucristo, su hijo amado, en quien confiamos; si me amáis, guardad mis mandamientos, Jn 14:15, para la honra y gloria de Dios.


Y creo Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creo; varón y hembra los creo. Y los bendijo Dios, y les dijo: fructificad y multiplicaos; llenad la tierra y sojuzgadla y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se muevan en la tierra. Génesis 1:27/28. Ciertamente desde el comienzo encomendó al hombre y mujer una loable tarea, el de poblar la tierra y señorearla, por ello su decálogo de los diez mandamiento para su obediencia, e instruyendo al hombre y mujer a crear o constituir una familia, donde coloco al hombre como cabeza y sostén de la familia y la mujer como su ayuda idónea, huesos de sus huesos, carne de su carne y será llamada varona, porque del varón fue tomada y serán una sola carne; desprendiéndose la obediencia no solo del hombre a Dios, si no que coloca al hombre a la cabeza de todo lo que hay en la tierra, lo que implica que, como responsable principal de la familia, de naciones, siendo Abraham, el ungido de Dios, llamado para ser el padre de las naciones y de toda una descendencia hasta nuestros días; los hijos debemos obediencia a nuestros padres; honra a tu padre y a tu madre y le irá bien.

Con el llamado de Dios a Abrahán, cuando Jehová, le dijo vete de tu tierra, de tu parentela y de la casa de tu padre a la tierra que te mostrare. Y haré de ti una nación grande y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre y serás bendición, y serán bendecidas en ti, todas las familias de la tierra. Génesis 12:1/2/3. He aquí que nuestro Padre Abrahán y padre de las naciones, no dudo ni un instante a los 75 años junto a Lot, su hermano y Saray su mujer, salieron de Harán, su tierra natal a Canaán y a Canaán llegaron, constituyendo esta acción, como el acto de obediencia de mayor trascendencia en la obra de Jehová, nuestro Dios, con cuyo acto, Dios se agrada y le dice a Abrahán, y haré de tu descendencia como el polvo de la tierra, que si alguno puede contar el polvo de la tierra, también tu descendencia será contada, y promete un hijo para Abrahán, diciéndole, tu galardón será sobremanera grande, tendrán un hijo tuyo, lo llevo fuera de la tienda, mira ahora los cielos y cuenta las estrellas, si las puedes contar, así será tu descendencia, y Abrahán le creyó, fue obediente una vez mas y le fue contado por justicia.


En un acto de desesperación de Saray, luego Sara, pide a Abrahán, que se llegue hasta su sierva egipcia Agar, para que ella le pueda dar hijos, ya que, yo no puedo, ya ves que Jehová, me ha hecho estéril, te ruego que te llegues hasta ella, y quizás tenga hijos en ella, fue así como la sierva egipcia da el primer hijo Abrahán, ya de 86 años, a quien Dios, mediante su ángel apareciéndosele a Agar, puso por nombre Ismael, prometiéndole multiplicar su descendencia, no pudiendo ser contada a causa de su multitud; siendo Abrahán de 99 años se le presenta Jehová, a Abrahán, para hacer el pacto de la circuncisión diciéndole, Yo soy tu Dios todo Poderoso, anda delante de mí y se perfecto, y pondré mi pacto entre mi y ti y te multiplicare en gran manera, serás padre de muchedumbre de gente, haré naciones de ti y reyes saldrán de ti, haré pacto perpetuo entre mi y ti y tu descendencia y generaciones, y seré el DIOS DE ELLOS, en lo adelante dejaras de llamarte Abran y te llamaras ABRAHÁM,( que significa padre del pueblo o de multitudes), a tu mujer no la llamaras mas Sari, sino que SARA(que significa Princesa), será su nombre, la bendeciré y ella te dará hijo, la bendeciré y vendrá a ser madre de naciones. Ciertamente Sara te dará un hijo y pondrás por nombre ISAAC, y confirmare mi pacto perpetuo para él y su descendencia después de él. Génesis 17; he aquí la gran bendición del Dios todo poderoso para quien obedece; siendo Sara de 89 años, con la presencia de tres varones con el espíritu de Dios, ante Abrahán, se presentan para anunciarle que según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo, a lo que Sara estando dentro a la puerta de la tienda oyó, sonrió en duda, no era para menos, ella de 89 y Abrahán de 99 años, mucho tiempo atrás había perdido la costumbre de las mujeres mensualmente, Jehová le increpa a Abrahán, por que se ríe Sara, diciendo, será cierto que daré a luz, siendo ya vieja y Jehová le reitera al padre de las naciones, HAY PARA DIOS ALGUNA COSA DIFÍCIL?. Y nuestro Dios cumplió su promesa luego de los 9 meses, Sara ya con edad de 90 años y Abrahán de 100 años reciben la bendición del creador, el nacimiento de ISAAC, el primogénito, que da origen a la configuración de esa gran familia, de la que hoy somos parte, como generación tras generación, vinculados al pacto perpetuo de Nuestro Dios, de generaciones y naciones; he allí la trascendencia de la obediencia y la voluntad de esperan en Dios, el es Dios que guarda el pacto y la misericordia para todos aquellos que siente gozo y complacencia en obedecerle; el desprendimiento de nuestra voluntad y el contentamiento en la sumisión a nuestros padres, dentro de la familia, lo percibe el Creador, como ofrenda agradable a su gloria, marcando el camino para la lluvia de bendiciones que sobrevendrán a ti, como recompensa a su obediencia, para su Honra y Gloria.


Con la evolución de la sociedad, y el aumento de la conflictividad entre reyes alrededor de Manre, en Hebrón donde habito Abrahán, luego que Jehová le dijo que levantara su mirada, hacia el Norte, el Sur, el Este y el Oeste, porque toda la tierra que ves te la daré a ti y a tu descendencia para siempre; vino aviso a Abrahán de que su sobrino Lot, quien moraba en Sodoma. Había sido cautivo por los reyes de Sinar, Elasar, Elam y Goim, quienes arremetieron contra Sodoma y Gomorra, llevándose el botín y también a Lot, por lo que Abrahán, siendo un hombre rico y prospero, bendecido por Dios, armo a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho y los siguió hasta Dan, y en la noche hasta Hoba al norte de Damasco y recobro todos los bienes que le habían sustraído a Sodoma y Gomorra, y también a Lot su pariente y sus bienes; estando devuelta Abrahán de derrotar a Quedorlaomer y los reyes con quien el estaban; saliendo el rey de Sodoma al valle de sabe, el valle del Rey, justo allí surge MELQUISEDEC, quien era REY DE SALEN (hoy Jerusalén), y SACERDOTE DEL DIOS ALTÍSIMO, saco pan y vino; y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abrahán, del Dios Altísimo, creador de los cielos y la tierra, que entrego sus enemigos en sus manos; acto seguido Abrahán le dio los Diezmos de todo, de este relato bíblico se desprenden dos acontecimientos que han trascendido a la humanidad hasta nuestros días, por primera vez aparece en el libro sagrado, la figura del SACERDOTE DEL DIOS ALTÍSIMO, y con él y Abrahán aparecen también por primera vez LOS DIEZMOS, siendo MELQUISEDEC el primer receptor de los diezmos, configurándose en el, un tipo de sacerdocio de Cristo, que es para siempre, como gran conciliador entre Dios y el hombre, al fungir como Rey de Paz, Rey de Justicia, cuyo sacerdocio era superior al que realizaron los levitas, Génesis 14:18 y 20 y Hebreos 7: 8,9 y 17. Is 9:6.


Con MELQUISEDEC, Sacerdote del Dios Altísimo, se inicia el ungido de Dios para el Sacerdocio, para el pastoreo, luego los levitas, quienes se encargan de los asuntos de Dios, por intermedio de Moisés, hasta que llega el sumo sacerdote el CRISTO REDENTOR, quien encomendó a sus 12 discípulos o apóstoles para diseminar el evangelio por todo el mundo, hasta llegar a nosotros por intermedio de nuestros pastores los ungidos de Dios, para encargarse de sus asuntos dentro de su cuerpo, como lo es la iglesia, siendo el pastor o pastora, la persona en quien se le ha conferido autoridad, ungida por nuestro Dios, dentro de una iglesia cristiana para dirigir, pastorear y cuidar una congregación de fieles creyentes al Dios viviente, a quien debemos sumisión y obediencia, no solo a su autoridad, sino a todos los asuntos, normas y reglamentos de la iglesia, por ser el encargado de los asuntos de nuestro Dios para apacentar sus ovejas, como bien lo describe Jeremías 3:15, ÿ os daré, pastores según mi corazón, que os apacienten con ciencia y con inteligencia-*(RV60), quizás es con el Cristo redentor donde se acentúa con mayor énfasis la denominación de pastor, al él, denominarse a sí mismo como el Buen Pastor, según el evangelio de Juan 10:11, así mismo Jesús, le pide a Pedro que apaciente sus ovejas Juan 21:16, también Pablo en su carta a los Efesios, hace llamar a los ancianos, que bajo el espíritu santo, los ha hecho Obispos y su trabajo es pastorear la iglesia de Dios. Hechos 20:27; también Pablo hace referencia a los Apóstoles O quien apacienta el rebaño y no toma leche del rebaño. Corintios 9:7. También describe en Efesios 4:11, Pablo y el mismo constituyo a unos apóstoles,; a otros Profetas, a otros Evangelistas, a y Otros Pastores y maestros, por ultimo en primera de Pedro 5: 1-2 pedro pide a los ancianos que apaciente la grey de Dios; de tal modo que como cristianos no solo debemos obediencia y sumisión a nuestros Dios, también la debemos a sus asuntos en la tierra y por ende a sus ungidos que son los encargados de cuidar y pastorear su rebaño; sacarnos del mundo de tinieblas en que vivimos, esclavizados por el pecado y llevarnos al Reino de nuestro Dios, a la luz, recibimos vida, Gracia, gloria, perdón y esperanza, nos ayudan en la conducción, al llamado del reino y gloria, para alabanza del Dios de la misericordia, del Cristo redentor; de tal modo que no es miscelánea, el apacentar las OVEJAS DE SU PRADO, de allí que los invito a revisar a Corintios 9:25, leemos sobre «la Corona Incorruptible o Imperecedera», que se otorga a aquellos que han corrido la carrera de la vida y obtuvieron este premio por su OBEDIENCIA a la Palabra de Dios, y a sus ungidos; como también están, la corona que es incorruptible y nunca se desvanecerá ni desaparecerá. «La Corona de la Justificación o Justicia», es dada a todos aquellos que anhelan el pronto regreso del Señor Jesús, y claman la intimidad con Dios 2da de Timoteo 4:8; también ¡La Corona de la Vida!, Jesús vino a darnos vida y la da en abundancia; Que implica la Fidelidad hasta la muerte y el dará la corona de la vida, Santiago 1:12 y Apocalipsis 2:10; ¡La Corana del Regocijo! para los que se dedican a la evangelización, Filipenses 4:1 y 1ra de Tesalonicenses 2:19; y por último ¡La Corona de la Gloria, que concede el Creador a los clericós Cristianos que sirven para apacentar el REBAÑO DE SU PRADO, LINAJE ESCOGIDO, con amor desinteresado, el buen pastor de sus ovejas que por fidelidad y obediencia enseña la verdad, se adhiere a las autoridades y a los mandamiento de nuestro señor Jesucristo, en perfecta armonía y voluntad; si quieres ser coronado con alguna o las 5 coronas, del nuevo pacto, debes ser OBEDIENTE, entrar en sumisión con desprendimiento de su voluntad a Nuestro Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, a sus normas, reglamentos y demás asuntos en la tierra, a sus Ungidos, sus iglesias y normativa interna, y él la hará conocer la gloria, cumplirá sus promesas y te dará vida eterna, como premio a su OBEDIENCIA. Aleluya.

P.D. mi agradecimiento a mi Pastora Rossy Gil, Guía, que apacienta las ovejas, de la misión 56, Luz del Mundo, de Guanare, estado Portuguesa, Venezuela, por su sugerencia en escribir sobre la Obediencia, y aperturar esta ventana de Fe, LINAJE ESCOGIDO, OVEJAS DE SU PRADO, hoy me siento regocijado, mas OBEDIENTE y en sumisión a Dios, a sus ministerios y su ungida, gracias Pastora.

A mi costilla Carolina Meza, porque somos una sola carne, por su desprendimiento y constate apoyo, y a mi Shamy Aranhir, la siervita del Creador, por su amor filial. Dios les bendiga en Obediencia.

JOSÉ CÁNDIDO VILORIA
DULCE SERA MI MEDITACIÓN, ME REGOCIJARE EN JEHOVÁ

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: