CaigaQuienCaiga.net

#NoticiaInternacionales

MUCHA CANDELA viene incluida en la elección del Alcalde de Miami Beach: Guerra a muerte entre Michael Góngora y Michael Grieco

Grabaciones secretas, acusaciones de recaudación de fondos: La contienda por la alcaldía de Miami Beach ya está caldeada

Cuando Michael Góngora y Michael Grieco se sentaron a tomar unas copas en La Cervecería de Barrio en Lincoln Road a finales de diciembre, Góngora habló con franqueza de su relación con Russell Galbut, quizá el urbanizador más poderoso en Miami Beach.

Grieco, quien en aquel momento sopesaba la posibilidad de competir con Góngora por la alcaldía de Miami Beach, le preguntó a Góngora si creía contar con el apoyo incondicional de Galbut.

“Ya está conmigo y me da dinero independientemente de quién se postule”, respondió Góngora, y añadió que él y la comisionada municipal Kristen Rosen González —su “esposa política”, bromeó— se habían reunido con Galbut el día anterior. “Repasé todo el escenario con él”, dijo.

Lo que Góngora no sabía era que Grieco estaba grabando toda la conversación en su teléfono.

Grieco, quien presentó su candidatura a la alcaldía la semana pasada, dice que hizo la grabación por motivos de “autopreservación”, para asegurar que Góngora no pudiera tergiversar nada de lo que Grieco dijera. Góngora había estado presionando para que se celebrara la reunión, según Grieco, e intentaba convencerlo que se mantuviera al margen de la contienda por la alcaldía.

Pero Grieco compartió más tarde parte del contenido de la grabación con el Miami Herald, diciendo que los comentarios de Góngora sobre el apoyo financiero de Galbut planteaban la posibilidad de infracciones de las normas de financiamiento de la campaña. Grieco está familiarizado con el tema: su recaudación de fondos para un comité de acción política (PAC) secreto torpedeó su primera candidatura a la alcaldía de Miami Beach en 2017.

“Nunca esperé que admitiera que estaba recaudando fondos activamente de quienes tienen prohibido donar a las campañas según nuestras leyes municipales, y que usara esa información para disuadirme de postularme”, dijo Grieco, refiriéndose a las leyes de financiamiento de campañas de Miami Beach, que prohíben a algunos urbanizadores, incluido Galbut, donar a los candidatos.

Góngora negó haber cometido infracción alguna.

Entidades vinculadas con Galbut donaron $10,000 en noviembre a un grupo de recaudación de fondos políticos que está apoyando la campaña de Góngora, pero Góngora dijo que no sabía nada de esas contribuciones y señaló que el grupo, una organización de comunicaciones de campañas electorales (ECO) llamada A Better Future for Miami Beach, está exenta de las normas de financiamiento de campañas de la ciudad.

Góngora presentó un formulario de divulgación esta semana diciendo que estaba solicitando contribuciones a la ECO, que comenzó a recaudar dinero a finales de 2021. Góngora escribió en el formulario que sus actividades de solicitud comenzaron este mes, aunque el Herald encontró que el verano pasado habló al menos con un donante sobre ese grupo.

El episodio marca el arranque de lo que probablemente sean nueve meses de enfrentamientos políticos y maniobras astutas antes de las elecciones de noviembre para reemplazar al alcalde Dan Gelber, quien tiene un mandato limitado y fue el oponente de Grieco para el puesto hace seis años.

Los aspirantes a la alcaldía discrepan ahora al menos en dos asuntos: si Góngora infringió las leyes de financiamiento de campañas cuando cortejó el apoyo de Galbut y no reveló inicialmente sus vínculos con la ECO, y si la grabación secreta de Grieco de su reunión de diciembre fue legal.

Góngora dice que Grieco ha vuelto a las andadas. En 2017 Grieco presentó una declaración de no impugnación de un cargo penal por aceptar una donación ilegal de un ciudadano extranjero a un PAC secreto. Dijo al Herald: “Míreme el alma”, mientras negaba cualquier conexión con el grupo.

Resulta “irónico”, dijo Góngora, que Grieco lo acuse ahora de una falta de honradez y unos tejemanejes de campaña similares. Cuando un periodista del Herald le dijo que Grieco había grabado en secreto su conversación, Góngora dijo que creía que eso era un delito.

“Tuvo un comportamiento delictivo al grabar ilegalmente una conversación privada sin mi consentimiento”, dijo Góngora.

Grieco, abogado penalista, dice que la grabación fue perfectamente legal porque se hizo en un lugar público. Dijo al Herald que “aprendí del pasado” y que es de Góngora de quien no se puede fiar.

“Esta contienda tiene mucho que ver con la configuración de nuestro futuro como ciudad y con contar con la plena confianza y el apoyo de nuestra comunidad”, dijo Grieco.

LA GRABACIÓN SECRETA

La ley de consentimiento de la Florida prohíbe en general grabar a alguien sin su conocimiento, con excepciones clave. Góngora dijo que planea denunciar las acciones de Grieco ante la Fiscalía Estatal de Miami-Dade y ante el Colegio de Abogados de la Florida.

La reunión de diciembre, dijo, tuvo lugar en una “mesa privada para dos sin nadie más alrededor”.

Grieco lo recuerda de otra manera, diciendo que él y Góngora estaban sentados en una cafetería al aire libre en medio de Lincoln Road sin ninguna expectativa razonable de privacidad, la norma que los tribunales han aplicado anteriormente a las leyes de grabación secreta de la Florida. “Nos reunimos en un entorno muy público y concurrido, con personas sentadas al alcance de la mano”, dijo Grieco.

En el audio revisado por el Herald se oyen otras voces de fondo, aunque no está claro lo cerca que estaban de Grieco y Góngora.

Expertos legales dicen que Góngora probablemente se enfrentaría a una ardua batalla en un caso contra Grieco por grabación ilegal, un delito grave de tercer grado en la Florida, dado que la reunión tuvo lugar en un restaurante.

“Cuando se está en un lugar público, es muy difícil demostrar que se tiene una expectativa razonable de privacidad”, dijo Bob Jarvis, profesor de Derecho de Nova Southeastern University.

Ed Birk, asesor legal de la First Amendment Foundation, una organización sin fines de lucro de Tallahassee, se mostró de acuerdo con esa apreciación, pero dijo que, en última instancia, dependería de los hechos concretos.

“¿Estaban las mesas muy juntas? ¿Hablaban en voz alta? ¿Intentaba susurrar la persona grabada? Es el entorno lo que sería un factor clave para el tribunal”, dijo Birk.

Cuestiones jurídicas aparte, Góngora dijo que el hecho de que Grieco grabara en secreto a un enemigo político debería inquietar a los electores.

“Al igual que cuando se postuló para alcalde en 2017 … mi oponente está actuando irracionalmente y sin una brújula moral”, dijo.

Michael Góngora, al frente a la izquierda, posa para una foto con la habitante de Miami Beach y boxeadora británica retirada Barbara Buttrick en 2020.

Góngora se postulará para alcalde en noviembre, para reemplazar a Dan Gelber, al frente a la derecha, cuyo mandato es limitado. La decisión de Grieco de volver a postularse a la alcaldía ha infundido una nueva competencia y dramatismo a una contienda en la que antes se veía a Góngora como el único candidato de peso. Grieco se ha recuperado políticamente desde su dimisión en 2017 de la comisión de la ciudad, ganando dos mandatos como representante estatal demócrata.

Góngora, abogado de una junta de condominios, prestó servicio en dos mandatos en la comisión y demandó a la ciudad en busca de un tercero en julio de 2021, pero fue bloqueado por un juez debido a los límites de mandato. Presentó su candidatura a la alcaldía en septiembre.

Jarvis dijo que la grabación de Grieco plantea preguntas sobre ambos candidatos.

“La pregunta como elector es: ¿por qué quieres votar por cualquiera de estos dos tipos?”, dijo.

“Miami Beach ha sido un pozo negro en materia de política mucho tiempo. Esto es normal”.

Otro aspirante pudiera entrar pronto en la contienda. El vicealcalde Steven Meiner declaró el miércoles al Herald que está “considerando seriamente” postularse a la alcaldía.

DUDAS SOBRE EL FINANCIAMIENTO DE CAMPAÑA

La declaración de Góngora a Grieco de que cuenta con el apoyo financiero de un importante urbanizador de Miami Beach afecta al reglamento de financiamiento de campañas de la ciudad, que establece que los urbanizadores, cabilderos y proveedores con proyectos activos en la ciudad no pueden hacer donaciones a los candidatos, y que los candidatos no pueden solicitarles dinero en efectivo.

Pero no está claro si la relación de Góngora con Galbut ha infringido esas leyes o, tal vez, si encaja en una de las muchas lagunas jurídicas que permiten a los urbanizadores eludir las normas municipales y desempeñar un papel importante en las elecciones.

El 17 de noviembre, un grupo de 20 entidades vinculadas con Galbut entregó un total de $10,000 a A Better Future for Miami Beach, la ECO vinculada a Góngora. Los candidatos de Miami Beach no pueden pedir “directa o indirectamente” a donadores prohibidos que den dinero a los PAC. Pero pueden pedirles que donen a las ECO, según un documento que resume las normas de la ciudad.

Las ECO, al igual que los PAC, pueden publicar anuncios políticos que destaquen la buena fe o los defectos de los candidatos, pero no pueden decir explícitamente a la gente que vote a favor o en contra de un candidato.

Solo pueden publicar anuncios en los 60 días anteriores a las elecciones y no pueden dar dinero directamente a los candidatos o a los PAC.

Varios contribuyentes de A Better Future for Miami Beach dijeron al Herald que donaron en el entendido de que ayudarían a la campaña de Góngora. Entre ellos estuvo David Weston, ex denunciante de los bomberos de Miami Beach, quien dijo que habló directamente con Góngora sobre el grupo antes de contribuir $10,000 en julio pasado.

“Así es como puedo ayudar a que sea elegido”, dijo Weston, relatando la conversación.

“Espero que sea verdad”. Cuestionado esta semana sobre la ECO, Góngora reconoció que espera que le apoye.

El martes, presentó el formulario de divulgación que se requiere según la ley de Miami-Dade para cualquier candidato que solicite donaciones a un PAC o una ECO.

Los formularios deben presentarse en un plazo de cinco días a partir del inicio de la recaudación de fondos. Las violaciones a la norma del condado reciben una advertencia por escrito por la primera infracción, seguida de multas de hasta $5,000. Aun así, Góngora dice que no cree que los $10,000 de las entidades de Galbut fueran para él.

“Creo que alguien me habría dicho si el dinero fuera para mí”, dijo. Y Galbut, cuya empresa Crescent Heights es una de las urbanizadoras de una futura torre residencial de 45 pisos en Alton Road, dijo que no recuerda para qué era.

“Ni siquiera recuerdo las contribuciones o la entidad”, dijo. Galbut no puede donar directamente a la cuenta de la campaña de Góngora, pero Góngora señaló que Galbut tiene numerosos familiares en Miami Beach que pueden apoyarlo. Y al usar una ECO, Góngora puede estar protegido en lo referente al reglamento de Miami Beach.

No obstante, Grieco acusó a Góngora de llevar a cabo una “operación secreta de recaudación de fondos” para cortejar intereses especiales y, en última instancia, financiar anuncios de ataque contra él.

A pesar de la laguna de la ECO, dijo, los candidatos no pueden usar los grupos únicamente para eludir las normas. Se refirió a un correo electrónico de 2011 del ex abogado municipal José Smith que decía que hacerlo podría violar las reglas de ética de Miami-Dade.

“Espero que la comisión de ética investigue las acciones de mi oponente”, dijo Grieco. A Better Future for Miami Beach, que está registrada a nombre del abogado de Tallahassee Mark Herron, ha recaudado $56,000 desde su formación en julio de 2021.

Entre sus donantes están entidades vinculadas a personas poderosas de Miami Beach, como el empresario David Grutman, el cabildero Michael Llorente, el magnate de los estacionamientos Andrew Mirmelli y el hotel Clevelander.

Llorente figura en la lista de donantes prohibidos por la ciudad. Michael Grieco fue elegido miembro de la Cámara de Representantes de la Florida tras dimitir de la Comisión Municipal de Miami Beach en 2017, en medio de un escándalo de financiamiento de campaña.

Las acusaciones de que los candidatos de Miami Beach incumplen o eluden las normas de financiamiento de campañas han enturbiado la política de la ciudad durante años.

Después que un comité político opaco recaudó más de $1 millón de urbanizadores locales, cabilderos y proveedores en 2015, el reglamento de la ciudad se amplió para abordar las contribuciones de los PAC.

El PAC secreto de Grieco durante su primera candidatura a la alcaldía, People for Better Leaders, recaudó $200,000 de poderosos intereses de la ciudad antes de ser disuelto.

En respuesta a las recientes acusaciones de Grieco en su contra en relación con el financiamiento de su campaña, Góngora se apresuró a señalar que Grieco todavía está lidiando con las secuelas del escándalo de 2017.

El mes pasado, un juez que investigaba el asunto recomendó una suspensión de 90 días de la licencia de abogado de Grieco. No está claro cuándo la Corte Suprema de la Florida tomará su decisión

Comment here