#NoticiaRegiones

Opinion: Argenis Chávez, Corrupción, Gas y Gasolineras, Por Isidro Camacho

Mientras la escasez sigue apareciendo en el escenario político-económico, la corrupción seguirá avanzando; sino no hay conciencia de clases, entre quienes tienen cargos de responsabilidad política esta crisis se seguirá profundizando y vendrá más escenarios violentos y de represión. Hemos visto, en las redes sociales en Barinas, sendas escenas en donde el elemento principal es la corrupción. Por un lado, presenciamos la filmación de un video por un comunicador social sobre una presunta venta irregular de cilindros del gas, realizada por unos trabajadores de la empresa estadal CADIGAS, a un negocio privado, mientras en los hogares se cocina con leña. Por el otro, una disputa muy parecida a la que los pranes hacen por el control de su territorio, en una gasolinera, entre una oficial de la policía del Estado y la que hoy en día es una de las candidatas por el estado Barinas a la Asamblea Nacional. No me voy a detener en los detalles porque son públicos y notorio. Mi atención gira en torno al fondo del asunto.

La empresa CADIGAS es la empresa que le fue otorgada en concesión a la Gobernación de Barinas para la distribución del gas. Su gerente es la licenciada Keissy Gómez, su gestión ha sido la más nefasta, ineficiente, y privatizadora que ha pasado por esa empresa. Desde su llegada a la gerencia los precios de los cilindro de gas han visto incrementar sus precios en más de un cinco mil por ciento. Otro de los desastre de esa torpe gestión es que la distribución empeora cada día más. No es solamente por el tema del bloqueo, que ciertamente tiene su impacto; el problema es que por la vía de hecho se han dolarizados los precios, como consecuencia de ello, a las casa de los desposeídos no llega el gas.

Otra de las perversidades que esta señora implementó es que, de forma fraudulenta, recogió los cilindros de 43 kilos (las Bombonas más grandes) de algunas comunidades y luego les dijo que les iba a devolver pero de 18 kilos (bombonas medianas). Eso fue una estafa porque ni le devolvieron los cilindros de 43 kilos ni los de 18 kilos. Todo el mundo sabe a dónde fueron a parar esos cilindros de 43 kilos, a manos de comerciantes que pueden pagar en dólares. Otra de las aberraciones que ha aplicado esta gerencia es que recoge los cilindros en las comunidades y pasan de tres a seis meses y no se los devuelve; ni Vacíos ni llenos. Los cilindros mientras tanto ruedan de mano en mano entre quienes pueden pagar las bombonas en dólares; sólo aparecen en las comunidades cuando surge una protesta. Detrás de todas estas nefastas maniobras se esconde un gran negocio, la venta del gas en dólares. En efecto, se deja de distribuir el gas por intermedio de los CLAP, porque tiene un precio estipulado y se distribuyen al mejor postor a empresas privadas o aquellas personas que tengan dólares.

Tanto el tema del gas como el de las gasolineras han venido siendo tratado con mucha torpeza por parte del Gobernador de Barinas. Hoy sin duda la pero gestión y de las más ineficientes y corruptas que han pasado por la Gobernación de Barinas es la de Argenis Chávez; para ponerle la guinda al pastel, postuló lo más granado de esa ineficiencia y corruptela como candidatos a la Asamblea Nacional que se elijará el 6 de diciembre. Son muchas las denuncias que se han formulado a lo interno de las propias filas revolucionarias en torno a la corrupción. La respuesta ha sido el silencio cómplice, con la excusa que eso es hacerle el juego a la derecha. Tamaña aberración lo que demuestra es que hace falta una alta dosis de conciencia revolucionaria para poder sacar adelante todo el esfuerzo que inició Chávez. Sin revolucionarios no hay revolución.

Dos plagas se juntan para que las cosas se estén saliendo de control: la ineficiencia y la corrupción. Estas plagas tan terribles como las bíblicas tienen poderosos aliados en los centros de toma de decisiones. Lo he dicho en numerosos artículos, en Barinas nos conocemos todos, seguimos siendo un pueblito por muchos centros comerciales que se hayan construidos con los materiales desviados de la Gran Misión Vivienda Venezuela.

Mientras siga existiendo el compadrazgo, el amancebamiento con el apellido del poder, el nepotismo, no habrá revolución ni nada. Mientras sigan privando los privilegios de los intereses personales, los contratista y otros bicho de uñas largas esto no avanza. Mientras el sectarismo prive sobre los intereses colectivos se podrá mal gobernar pero no se hará revolución.

Preocupa, por decirlo de la manera más elegante, que ante estos hechos públicos y notorios las autoridades ni siquiera hayan dicho esta boca es mía. El silencio cómplice hace más daño al proceso que una denuncia descontextualizada si fuese el caso, que en esta oportunidad no lo es. Solo el pueblo salva al pueblo, no los corruptos ni los ineficientes por más apadrinados que estén; más temprano que tarden recibirán su castigo. En estos momentos el peligro no viene sólo de afuera, con la invasión gringa, que cada vez se aleja más, el peligro lo tenemos adentro.

COMUNA O NADA, BASTA YA DE CORRUPTOS E INEFICIENTES.

Isidro Osvalinoc Camacho Manzano
osvalinoc@gmail.com


Comment here

A %d blogueros les gusta esto: