Opinión

Opinión: Corrupción como filosofía de vida y trannsición Por Marlon Jiménez García

Profesor Universitario

La acepción corrupción proviene etimológicamente del latín y significa  “echar a perder”. En lo que respecta a la ética, la corrupción es una patología moral y en tanto patología involucra también una psiquis en cierto modo confundida. Rousseau, afirma al respecto, que la corrupción es el mal uso de la libertad que no mira el bien general, sino el particular. Locke, gran filósofo inglés, estudioso de la ética y la política, dice: “que no puede haber formas de gobierno corrupto, sino que la corrupción será parte o no de una forma de gobierno. La filosofía de vida, es personal, de particularidades especiales, que posee un conjunto de pensamientos, creencias y valores que nos ayudan a dirigir nuestras vidas en todo el contexto donde estemos involucrados. 

Los comunistas en el poder han tenido una forma de gobierno corrupta, la cual ha nacido de sus creencias, valores y objetivos. Cuando en una forma de gobierno el poder está centralizado y controlado por una camarilla que responde únicamente a los aspectos ideológicos, su filosofía de vida es apoderarse de todo aquello que pueda generar riqueza y esta se convierte en la razón de ser de sus acciones. 

El régimen y su “cofradía de bribones”, han arruinado la patria; derrocharon y se robaron más de un billón de dólares en 21 años (ahora hablan de Ley antibloqueo). El ejemplo, sin duda, lo dio el “comandante eternamente enterrado”, -nada más tenemos que ver las redes sociales para conocer la filosofía de vida de toda su familia, ¡dígame la María Gabriela!-, cuando se apoderó de más de seis mil medios de producción, bajo la figura de la “expropiación”, sin cancelar (¿es robo o no?) lo que constitucionalmente es un mandato, perdió en esencia la ética como gobernante. El engendro le siguió los pasos y allí lo tienes con una recompensa de 10 millones de $ por su captura y a las puertas de un juicio en la CPI. ¡Que joyitas!

La sociedad desesperadamente pide una transición para detener el caos, entre ellos, el “chavismo original”; pero ¿cómo ellos pueden integrarse; cómo poder olvidar ese legado negro y delictivo que han cultivado?

El ocaso del engendro y de su régimen es evidente, solo tenemos que observar la actitud revanchista de muchos de quienes en otrora eran parte de ese mamotreto llamado PSUV; ellos se desmarcan sin ningún tipo de rubor moral y sienten públicamente la manera de cómo el engendro burló el respaldo y la confianza que el “comandante eternamente enterrado”, le dio cuando pidió en cadena que lo eligieran Presidente de Venezuela.

En el ocaso del engendro también tiene un rol estelarísimo la FAN; ¿quién duda que el Alto Mando Militar sea impulsor del fracaso del engendro y de su régimen? Ellos aceptaron de rodillas que los cubanos gobernaran el país y permitieron que el G2 cubano asumiera las riendas de la totalidad del Gobierno. La FAN entregó a los cubanos la soberanía nacional, violando irresolutamente lo que están obligados a cumplir: la Constitución Nacional. Además, son protagonistas in situ de todo el espectro de corrupción que desfalcó las arcas del tesoro nacional y que tiene al pueblo al borde de la muerte. Ahora, muchos de ellos también se denominan “chavismo original”.

Ciertamente, Venezuela en su salvación estructural (transición en el poder)  necesita de todos y para ello es necesaria la mayor unidad posible, para construir un equipo de trabajo que en uno o dos años, puedan despejar el camino para lograr un verdadero Estado de derecho, que consolide en tiempo y espacio la CN y origine los cambios trascendentes en lo político, económico, social, cultural y ético. Veamos…

Estimado lector, haga la prueba: coloque el nombre en un biombo, de quienes ejercen o ejercieron, algún cargo durante los años del difunto y ahora con el Gobierno del engendro heredero; saque al azar el nombre (mejor, que sea una mano inocente) del funcionario X y le garantizo que pasó de ser un humilde pueblerino, muerto de hambre, antes de ir al Gobierno, a un personaje que hoy se vanagloria de su riqueza. En estos días, escuché a una persona, que se apellida Madroñero, y que aspira ser diputado por el PSUV, decir, sin ningún tipo de escrúpulo: “que las dos camionetas blindadas que tiene y los seis policías que lo escoltan se los facilitó el señor Maduro”. Estos señores “esconden la mano que roba, pero no la que gasta”. Para los chavistas, la corrupción es filosofía de vida, ¿pueden ser miembros del equipo de transición?.

Marjimgar54@hotmail.com

@marjimgar

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: