#Noticia

Opinión: Primarias del PSUV, hunden a Diosdado Cabello, Por Diógenes Tirado


El contexto real de las elecciones primarias del PSUV, es el enfrenamiento entre Nicolás Maduro y Diosdado Cabello, así se expresó en el desarrollo de la campaña abriéndose paso una corriente sobre la otra, ambos factores de poder esquivaron en todo momento la férrea disputa por el control del territorio, conjurándose amor eterno y fraternidad, afectos que se desplomaron frágilmente exponiendo públicamente los secretos mas íntimos sobre las ventajas, y trampas que oscurecen todo proceso electoral en Venezuela, que no evitaron dejar de relieve ni siquiera en unas primarias de su propia organización política, generando debates, rechazo y profundas humillaciones a sus militantes y dirigentes políticos, toda vez que fueron dispuestos a una cruzada de vida o muerte contra sus propios compañeros de partido.

Cascadas de denuncias inundan el país, los candidatos a través de interpuestas personas se torpedearon irregularidades; amedrentamiento con militares y colectivos, acaparamiento de combustible, corrupción, violencia de género, relaciones con opositores, presiones a los trabajadores del sector publico, uso excesivo de vehículos del Estado, derroche de dólares y euros, centros electorales abiertos durante 30 horas en votaciones infinitas, para favorecer a una determinada corriente y una extensa lista de quejas e insultos y violencia entre sí, de esa forma abonaron el transitar para que el día domingo 8, sus seguidores se enfrentaran en una verdadera guerra, exhibiendo niveles extraordinarios de indisciplina, de pugnas internas que serán a mi juicio imposible de reconstituirse, el PSUV, en toda su expresión demuestra la naturaleza de su existencia, una organización para; odiar y dividir, con una lucha enteramente por el poder sin compromiso real con el desarrollo del país, la libertad y la democracia.

En cuanto a la participación electoral, se debe hacer una valoración equilibrada, dejando aun lado los elementos imaginarios, que producen desde la dirección nacional, para crear sensacionalismos, votaron alrededor de tres millones quinientas mil personas, ellos representan el voto fuerte del régimen, en centros nucleados de hasta 8 centros electorales en uno solo, con una o dos maquinas electorales, para hacer notar largas colas y siendo elecciones primarias del PSUV, las dejaron en un concepto abierto, donde votaban todos los inscritos en el CNE, dejando la puerta abierta para el voto de la alianza alacrán, aspecto inédito en esa organización, que siempre estableció todas las consideraciones para que solo participaran los registrados en el partido, con todos estos desequilibrios, y una horrenda organización, queda demostrado lo que se expone en líneas generales, en el país; una enorme y cuestionable actuación de las autoridades de ese partido, que se caracteriza por la desorganización hasta de los aspectos mínimos, convirtiendo en desastre todo lo que toca.
El rostro de tanta incapacidad lleva implícito el nombre de Diosdado Cabello, quien asumió el PSUV como su más preciada propiedad, manejándola a su antojo, con sus hombres más cercanos dispuestos en las gobernaciones claves, de manera que su radio interno de acción le permitiera forzar decisiones al alto mando político de la revolución, toda vez que mostraba el poderoso musculo político que soporta al régimen aniquilador de la esperanza de toda la población. En vista de ello, la estrategia de Nicolás Maduro y de Jorge Rodríguez, ha sido disminuirlo en cada espacio de poder, durante el padecimiento de COVID-19, le restaron toda su presencia en las FANB a través de hombres de su confianza, ahora le allanaron el camino para que creyera en la posibilidad de asumir con mayor fuerza el liderazgo político, y se encauso en una jornada que lo impregna de una carga pesada, una derrota gigante, que le es muy difícil de esconder, y que deja una herida de altas dimensiones que él jamás perdonara.
Diosdado Cabello sabe que se juega su supremacía en el PSUV, no le importa el desprestigio ante la opinión pública, ha sido barrido por la corriente de Nicolás Maduro, con proporciones de 20 a 4, y ahora apela a un baremo para favorecer a sus allegados, navegando en las profundidades de la posibilidad de la desintegración de ese partido, que ya ha sufrido un desgaste bárbaro por decisiones antidemocráticas en hechos anteriores.

El abismo que crea el PSUV, entre la verdad y el engaño, será muy difícil de comprender para su militancia, que ya se desborda en denuncias y exigencias por necesidades, propias de la terrible crisis del país, una vez mas dejan ver su atroz acción totalitaria, coartándole la victoria a quienes por razones diversas aun siguen creyendo en ellos y sobre todo alimentan esa organización política, que pareciera estar destinada no solo al desprestigio sino que es empujada a su extinción.

Para concluir, 2 aspectos imposibles de soslayar que desencajan a Diosdado, la derrota de Claudio Farías de forma humillante, su hombre mas cercano e incondicional, no le es fácil de asimilar y la derrota de Ramón Carrizalez, que aun perdiendo intenta imponerlo, son eventos realmente trágicos en el hombre que concentró todo el poder del partido y lo manejó como un cuartel militar, su fracaso que muestra en este momento se le ha generalizado; fracasa políticamente, fracasa institucionalmente no posee fortalezas en instituciones notables, y fracasa militarmente, allí ha sido absolutamente diezmado, así que las primarias del PSUV significaron categóricamente el triunfo de Nicolás Maduro y la caída de Diosdado Cabello.

Comment here

A %d blogueros les gusta esto: